G.I. Joe: La venganza
Comparte con tus amigos










Enviar

Vuelven los G.I. Joe con más ganas y más fuerza que en la floja ‘G.I. Joe’ (Stephen Sommers, 2009). Ahora se enfrentan al temible Comandante Cobra y a sus esbirros en ‘G.I. Joe: La venganza’. Acompañad a “los Joes” en su lucha contra la despiadada organización llamada “Cobra”, una banda cuya única misión es la de dominar el mundo.

“Lo quiero todo”.-Comandante Cobra.

Tatum y The Rock

Crítica de G.I. Joe: La venganza

Cuando se llevaron a “los Joes” al cine mi decepción fue bastante gorda. Cierto es que G.I. Joe’ (Stephen Sommers, 2009) era una película en cierta manera entretenida. No obstante, su infidelidad a los personajes originales hacía que el film pareciera más una versión en carne y hueso de los “Team America” que de “los Joes” que todos conocemos. ¿Dónde estaba ese Duke que pateaba el culo a los Cobra? ¿Y la Scarlett que era imparable? Y lo peor de todo ¡los cambios de origen de algunos de los personajes! Algunos de ellos realmente degradantes y para nada fieles al material. Por ejemplo, la invención del origen de un personaje tan mítico como la Baronesa.

Es cierto que ‘G.I. Joe’ recibió críticas bastante duras, y no sólo de los críticos especializados, también de los fans más acérrimos de la franquicia. Este servidor se encontraba decepcionado, ya no sólo con el guión, sino también con la dirección. Stephen Sommers no fue en absoluto el realizador más adecuado para dirigir la cinta. Podían haber esperado un poco y se la hubieran dado a Michael Bay o a Peter Berg. Ambos podían haber sido los directores más adecuados para la misma y no Sommers.

G.I. Joe: La Venganza

Unos años antes de estrenar ‘G.I.Joe: La venganza’ se anunció que Sommers no la dirigiría. Sin embargo, lo que salió a la luz daba muchos más motivos para atemorizarse. Me refiero a elección de Jon Chu, un realizador que venía de “arrasar” con la última película de Justin Bieber. Esto no era precisamente señal de que los productores estuvieran en su sano juicio. Además de que la mitad del reparto original desaparecía para dar lugar a un nuevo casting. Fue ahí, queridos lectores, dónde empecé a vislumbrar un poco de lucidez, porque aunque Channing Tatum seguía a bordo, aparecía también alguien capaz de quitarle el mérito de ser protagonista: Dwayne Johnson, un actor que, con sólo su presencia, puede llenar la pantalla.

Después de verla puedo asegurar que ‘G.I. Joe: La venganza’ es una película de G.I. Joe al 100%. De hecho, la trama es calcada a lo que solían ser las de la mítica serie de dibujos animados (algo que Sommers no comprendía ni de lejos) o algunos de los cómics. Los mejores alicientes de esta segunda parte son: el citado Johnson (su carisma llena cada una de sus apariciones como Roadblock, que además es calcado al personaje original), la presencia del mítico villano Comandante Cobra (cada vez que aparecía en la película este servidor se retrotraía a su más tierna infancia) y las escenas de acción (rodadas de manera brillante y limpia que dejan ver todos y cada uno de los golpes). Así pues, y en líneas generales, la cinta de Chu sabe representar la esencia de los G.I. Joe en la gran pantalla.

Por otra parte, no podemos dejar pasar el punto principal fuerte de la cinta: su aspecto visual. Chu ofrece varias set-pieces muy espectaculares. Me quedo, de lejos, con la gran secuencia de 11 minutos de la lucha de ninjas. Una escena que, en este aspecto, es el punto destacado de esta secuela-reboot.

G.I. Joe: La Venganza

Quizás la mayor pega de esta película sea que, su trama, aunque refleja claramente el carácter de estos populares personajes, se puede decir que resulta muy del montón. El argumento, en ocasiones, parece sacado de esas míticas películas de acción de los 80 y los 90. Aquí encontramos casi todos los ingredientes de aquellas añoradas épocas: héroes duros de roer, tías duras, unos malosos con ganas de meter caña y mucha testosterona (algo de lo que esta película rebosa a lo largo de sus 110 minutos). Amén de la sempiterna dominación del mundo. Con todo esto me encuentro muy satisfecho. Personalmente sólo le pedía al film entretener y hacer disfrutar al espectador con las múltiples flipaciones y efectos visuales… y esto es lo que la cinta nos ofrece.

En el apartado interpretativo, ‘G.I. Joe La Venganza’ no gana ningún “premio”, algo que está claro. No obstante, y en líneas generales, el reparto cumple con su cometido. Especialmente destacaría a Dwayne Johnson en su papel de Roadblock. Por sí solo, el coloso actor sabe ganarse al espectador. No en vano, su carisma no tiene parangón y sus apariciones no hacen sino subir aún más la película. Habría sido un error volver a darle el protagonismo a Channing Tatum en su horrendo papel de Duke.

Por otro lado, Adrianne Palicki se encarga de poner la parte “sexy”. D.J Cotrona salva la papeleta como Flint. Byung Hun Lee vuelve a demostrar que como actor de artes marciales también sabe hacer más y su primera aparición ofrece uno de los mejores momentos del film. Troy Baker como el Comandante Cobra se come cada escena en la que aparece en lo físico. ¿Y qué se puede decir de Bruce Willis? Pues que su aportación es poca. El mítico actor sólo aparece en contadas ocasiones y para soltar sus famosas frases sentenciarias.

“Me encanta el pequeñín”.-Roadblock.

Bruce Willis

En conclusión.
Acabo ya esta crítica de G.I. Joe: La venganza, una entretenidísima secuela-reboot. Prácticamente supera en todo a su floja antecesora, lo cual (dicho sea de paso) tampoco era muy complicado. Un entretenido blockbuster que debería hacer las delicias de los fans más acérrimos de los Joes.

Tráiler de G.I. Joe La venganza