Fuego en el cuerpo
Comparte con tus amigos










Enviar

En Miranda Beach es época de mucho calor y Ned Racine va a pasar más calor todavía cuando conozca a Matty Walker. La temperatura sube, las pasiones y los malos pensamientos se disparan… es entonces cuando se da el fenómeno bautizado por Lawrence Kasdan como ‘Fuego en el cuerpo’.

“Cuando se proyecta cometer un crimen hay cincuenta modos de meter la pata. Si consigues rebajarlos a veinticinco eres un genio… y tu no eres un genio”.-Teddy Lewis.

Fuego en el cuerpo

Crítica de Fuego en el cuerpo.
Muy notable muestra de cine negro con el sello de principios de los 80. La película en todo momento transmite esa aplastante y agobiante sensación de calor que supuestamente hay en Miranda Beach (personajes casi siempre sudados, imágenes soleadas, campanillas…) y arranca con un Ned Racine de cama en cama, continúa luego con un calentón y encoñamiento tremendo con Matty Walker, y culmina con un Racine totalmente envuelto en la tela de araña que esa mujer fatal llamada Matty Walker ha tejido casi sin que se de cuenta el mujeriego de Ned ni los boquiabiertos espectadores.

En un film como ‘Fuego en el cuerpo’ hubiera sido muy fácil que Kasdan cayera en lo vulgar en lo que a las escenas de cama y sexo se refiere (casi sin querer pienso en dos o tres directores españoles que seguro os vienen ahora a la cabeza a todos/as, y acierto al pensar que con ellos al mando la pantalla se habría llenado de vulgaridad a más no poder…), pero las calurosas imágenes de Kasdan magistralmente rodadas insinúan más de lo que realmente ofrecen, apenas hay una o dos escenas en las que Hurt y Turner enseñen más de lo “normal” (especialmente ella).

De hecho lo verdaderamente importante del film sería su “segunda parte”, es decir, pasada la etapa de conocimiento y desfogue sexual de Ned y Matty, lo mejor viene luego cuando los dos protagonistas planean el asesinato del marido de Matty. Las consecuencias que luego vendrán son fabulosas, es ahí dónde el film se vuelve bárbaramente interesante.

Fuego en el cuerpo

Además, en un film de este tipo es absolutamente imprescindible que todo el reparto esté a la altura para que la película funcione. Y vaya si están a la altura todos los actores que intervienen. Destaca, por su puesto, la pareja protagonista formada por un absolutamente convincente William Hurt que da vida a un encoñado Ned Racine, y una Kathleen Turner que recrea una explosiva Matty Walker. Kathleen Turner está tan bien en esta cinta que incluso cuando sabes que está mintiendo en la película pues nos la creemos igual, es así de buena es su interpretación.

A esta gran pareja protagonista la acompaña un elenco fabuloso de secundarios, a saber: Richard Crenna da vida de forma perfecta a un rico hombre de negocios, Crenna con su actuación hace que su personaje de Edmun Walker nos caiga mal para poder así obviar su triste destino (como Peter Lowenstein viene a sentenciar en un momento dado: “Edmun Walker era un tiparraco…me trae sin cuidado que alguien se haya hecho rico a costa suya”). Un increíble Ted Danson totalmente alejado de sus registros más cómicos hace un notable papel como Peter Lowenstein, fiscal y amigo de Ned Racine. Un sorprendente Mickey Rourke tiene un pequeño pero importante papel dando vida a Teddy Lewis, un delincuente de esos de “entrar y salir de la cárcel”. Terminando nos encontramos con J.A. Preston que infunde vida de manera notable a Oscar, un inspector de esos rectos y obsesionados por cumplir con su deber sin que nada ni siquiera los amigos se puedan interponer en su camino.
Lo dicho, un gran reparto para una gran película. No podía ser menos, y es que es precisamente la actuación de todos estos actores la que hace que en esta película realmente haya “fuego en el cuerpo”

Para terminar con esta crítica de Fuego en el cuerpo, se remata esta destacada película con una muy lograda y hermosa banda sonora a cargo de John Barry. Especialmente es de destacar el hermoso y sensual tema principal de la misma que suena al principio y al final de los créditos.

Fuego en el cuerpo

En conclusión.
Con ‘Fuego en el cuerpo’ estamos ante una película que deleita los paladares más exigentes de todos aquellos/as amantes del cine negro. Además, por mi parte, también recomiendo su visionado para todos aquellos/as que quieran pasar una buena y calurosa noche de verano con un film que transmite como pocos el agobio de pasar calor y sudar al lado de una insaciable mujer fatal…

Curiosidades.

  • Alan Ladd Jr. que acaba de fundar la Ladd Company apostó fuerte por Lawrence Kasdan, así a pesar de ser casi un debutante (Kasdan apenas había colaborado en los guiones de ‘El imperio contraataca’ y ‘En busca del Arca perdida’) le permitió escribir y dirigir el film.
  • Gracias a su papel de Matty Walker una primeriza Kathleen Turner (esta de hecho era su primera película) se convirtió en toda una estrella de la noche a la mañana.

“Más hielo… me quemo por dentro”.-Matty Walker.

Matty Walker