Elektra
Comparte con tus amigos










Enviar

“La leyenda habla de un guerrero extraordinario. Un alma perdida. Ese guerrero es una mujer, una hija sin madre y su sino es descompensar la balanza entre el Bien el Mal. Ella es un tesoro y ambos bandos la buscan para que sea el arma definitiva en una antigua guerra”. Hoy os presentamos a Jennifer Garner convertida en ‘Elektra’.

“Ella es imparable. No hay quién la detenga”

Crítica de Elektra

El personaje de Elektra apareció por primera vez en enero de 1981 en el número 168 de Daredevil siendo creada por Frank Miller. Pronto se convirtió en el primer amor verdadero de “El hombre sin miedo” y en una asesina letal. Su muerte a manos de Bullseye en el número 181 todavía se recuerda hoy en día.

En la película, el equipo de guionistas formado por Zak Penn, Stuart Zicherman y Raven Metzner retoman, a modo de flashbacks, los sucesos acontecidos en la infravalorada ‘Daredevil’ (Mark Steven Johnson, 2003). Si recordamos, en el film Elektra era ensartada por Bullseye y dada por muerta. Aquí la veremos recogida de la ambulancia y salvada por Stick, el maestro de “La Casta”. El Sensei de los cómics le enseñará nuevos poderes y conocimientos. Sin embargo, también la rechazará haciendo que se convierta en la asesina letal que vemos en los primeros y espectaculares minutos del film. Así pues, toda esa parte del libreto está bastante bien y sigue más que menos la mitología de los cómics. Los problemas son otros…

Y los problemas surgen cuando Elektra se niega a ejecutar un nuevo encargo como asesina. En ese tramo los guionistas se equivocan y arriesgan poco o nada. Comento esto porque los tres se decantan por la típica y tópica historia del asesino letal que simpatiza con su objetivo hasta protegerlo personalmente. Esto es algo que hemos visto cientos de veces y que se podían haber ahorrado, especialmente teniendo entre manos un personaje tan atractivo como Elektra. Además, se aprovecha esta situación para sacar un lado maternal que el personaje nunca ha necesitado ni tampoco le pega. También en menor medida se establece un pequeño romance. Así las cosas, lo peor de este film es su guión que se fue por un lado claramente equivocado.

No obstante lo anterior, es posible romper algunas lanzas en favor del script. Por ejemplo, no encontraremos en la película ni uno solo de los molestos chistes que salpican las actuales producciones del MCU. También es posible adivinar varios guiños al universo de Elektra y a otros personajes Marvel. Algunos ejemplos son: la irrupción de los Ninjas de “La Mano”, la presencia de Stick y “La Casta”, la aparición de María Tifoidea y otros villanos, o el apellido del personaje de Goran Visnjic (Miller, en claro homenaje a Frank Miller).

Respecto a la puesta en escena llevada a cabo por Rob Bowman ninguna queja, todo lo contrario. La película está francamente bien filmada y las escenas de acción son bastante buenas. Tenemos que tener en cuenta que Bowman tenía una amplia experiencia en televisión dirigiendo episodios míticos de Expediente X’. Incluso había dirigido para cinesExpediente X: Enfréntate al futuro (1998) y la estimable ‘El imperio del fuego’ (2003). Desgraciadamente, el fracaso de ‘Elektra’ hundió su carrera en la gran pantalla cuando es un realizador bastante válido.

La única pero importante queja respecto a la acción del film reside en la forma tan estúpida y fácil con la que Elektra finiquita a sus rivales, incluso a los más poderosos. Todos ellos caen de la manera más tonta y simple cuando parecía que iban a dar mucha más guerra. Quizás esto tenga que ver con las presiones que Bowman afirmó haber recibido. Según el director, el primer corte del film era mucho más duro y digno de una calificación “R”. Sin embargo, los productores obligaron a rebajar el tono de violencia. Esto se puede apreciar en esa extrañísima nube de humo amarillo que sustituye a la sangre y que se forma cada vez que un rival es abatido.

“No se puede luchar contra un fantasma”. Elektra Lives Again.

La gran protagonista del film es Jennifer Garner interpretando a Elektra, personaje que ya había encarnado estupendamente en la citada ‘Daredevil’ (Mark Steven Johnson, 2003). Precisamente fue su labor allí la que le hizo ganarse esta “continuación” en la que vuelve a ser lo mejor. No obstante, ella ha declarado en alguna ocasión que esta cinta la hizo por obligaciones contractuales.

En cualquier caso, Jennifer Garner recrea a la perfecta Elektra, especialmente desde un punto de vista físico. La actriz presenta una figura fina y envidiable con un físico de cómic y la musculatura perfecta y sin exagerar. Cierto es que puede fallar en las escenas dramáticas, ahora bien, lo compensa luciéndose con creces en las set-pieces y llenando por completo el traje de la asesina sin trucajes ni armaduras, tan sólo con su propio cuerpo. Esto último es algo que no pueden decir la gran mayoría de superhéroes y superheroínas actuales.

Entre los aliados de Elektra destacan Terence Stamp como Stick y Colin Cunningham como McCabe (personaje creado para el film). Stamp simula bien su ceguera pero, lastimosamente, su interpretación es totalmente hierática pareciendo un duro busto parlante. Por su parte, Cunningham cumple bien pero no tiene ni minutos ni verdadera importancia para ir más allá. Por otro lado están Goran Visnjic y Kirsten Zien como Mark Miller y su hija Abby, los objetivos de Elektra. El primero no brilla pero tampoco desentona y la segunda resulta demasiado cotilla y llega a caer mal.

Entre los malos sobresalen Will Yun Lee y Cary-Hiroyuki Tagawa que, junto a Jennifer Garner, son lo mejor. La pena que es que Tagawa casi es un cameo sentado aunque se agradece mucho su autoridad como Roshi. En cuanto a Lee destacar su insolencia al tratar con el consejo de “La Mano” y la autoridad y poder que exhibe en los combates. Realmente logra un villano destacado como Kirigi.

Finalmente, su equipo de asesinos lo componen Bob Sapp, Chris Ackerman, Edson T. Ribeiro y Natassia Malthe. De todos ellos la única que realmente tiene relativa importancia y algunas líneas de diálogo es Natassia Malthe encarnando a María Tifoidea. El resto apenas tenían experiencia en la gran pantalla y se limitan a repartir palos y lucir físico. Especialmente no pasa desapercibido el gigantón Bob Sapp con su tremebundo cuerpo portando además una porra de “hierro”. Para terminar, muy breve presencia de Jason Isaacs al principio del film recibiendo “la visita” de Elektra.

“Ya están muertos, no tienen ninguna posibilidad” (McCabe)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Elektra, una película que tiene cosas buenas y malas de manera muy acentuada. Un film que, ni de lejos, es la porquería que se llegó a afirmar en su momento. Es cierto que la historia no hace justicia al personaje pero, al menos, podemos disfrutar con una gran Jennifer Garner y una ausencia total de los chistes fáciles que ametrallan las películas Marvel actuales.

Tráiler de Elektra