Dark City
Comparte con tus amigos










Enviar

Hace veinte años Alex Proyas, director de ‘El cuervo’ (1994), escribió y dirigió una película cuya exótica mezcolanza de géneros la convirtió no en un éxito… pero si en un film de esos que, con el tiempo, logran alzarse con la etiqueta de “film de culto”. Bienvenidos a una ciudad sumida en una negra y eterna noche. Bienvenidos a… ‘Dark City’.

“Al principio había oscuridad… luego llegaron Los Ocultos…”.-Doctor Schreber.

Crítica de Dark City

‘Dark City’ es todo un clásico de culto y muy probablemente sea la mejor película de Alex Proyas. El conocido cineasta nacido en Egipto dirigió esta interesantísima historia de la que luego beberían, en mayor o menor medida, muchas series y películas posteriores, especialmente la famosísima ‘Matrix’, estrenada tan sólo un año después por las hermanas Wachowski. Del guión se ocupó el propio Proyas con la colaboración de Lem Dobbs y el prestigioso, y hoy muy reconocido, David S. Goyer, sobre todo por sus colaboraciones con Christopher Nolan. Conviene resaltar que la historia original fue escrita por Proyas y que tanto Dobbs como Goyer perfilaron el guión con sugerencias y algunos cambios más o menos importantes.

Y lo que esta tripleta nos ofrece es un “mosaico” con muchas influencias y que combina, de manera francamente sugestiva y original, temas siempre atractivos como los extraterrestres, el alma humana, los recuerdos, las trampas mentales, la realidad y la experimentación. Todo esto a través de una trama de homenaje al “cine negro” y la ciencia ficción. Trama que queda desnuda en su primer minuto cuando el Doctor Schreber pronuncia su monólogo de presentación del film y de “Los Ocultos” y sus habilidades, especialmente la conocida como “sintonización”. Conviene dejar claro que esta exposición fue impuesta por New Line ya que los tests de proyección tuvieron resultados negativos. Se pensó que aclarando la situación desde el principio el film sería más entendible. Posteriormente Alex Proyas se arrepentiría de haberse “esposado” ante el estudio.

Ahora bien, el hecho de “desnudar” la presencia de “Los Ocultos” nada más comenzar tampoco juega tan en contra del film… al contrario, ya que ayuda a entender desde el minuto uno muchas cosas que son importantes… amén de que luego lo interesante es ir descubriendo, poco a poco (y al mismo tiempo que John Murdoch), lo que realmente está en juego y el increíble misterio que oculta esta ciudad en la que nunca sale el sol.

Pero ‘Dark City’ no sólo destaca por su genial guión/historia… también lo hace por su fabulosa ambientación en la que resalta el trabajo realizado por gente como Richard Hobbs (arte), Patrick Tatopoulos (producción) o Liz Keogh (vestuario). Esta tripleta nos hace adentrarnos en una ciudad absolutamente apelmazada y opresiva, de aspecto retro y deudora, en cuanto a su diseño y vestuario, de la Nueva York de los años 50-60. Además, también destaca la cuidada fotografía monocromática de Dariusz Wolski, que combina la oscuridad de la ciudad con algunos brillantes tonos interiores como el amarillo del restaurante al que entra John Murdoch o la tremenda luminosidad del final.

En el vestuario de la anteriormente citada Liz Keogh destacan, sobre todo, los trajes de “Los Ocultos”. Trajes en los que podemos apreciar una doble influencia: por un lado la del expresionismo alemán en sus “uniformes de calle” y, por otro lado, la del filmHellraiser (Clive Barker, 1987) en las vestimentas que llevan en el submundo, de hecho, salvo los clavos de Pinhead en el cráneo, bien se puede decir que “Los Ocultos” vestían en la misma sastrería que “Los Cenobitas”.

También digna de mención es la BSO de Trevor Jones que se apoya sobre composiciones misteriosas y vibrantes, destacando un muy poderoso tema principal, uno de esos temas que contribuyen a dar grandeza a las películas en las que suenan.

“Debemos tener a ese hombre”. Mad City.

El protagonismo principal recayó en Rufus Sewell que aquí tuvo la oportunidad de su vida, ya que para su papel se llegaron a barajar los nombres de Johnny Depp o el mismísimo Tom Cruise, ambos artistas se querían utilizar como reclamo comercial. Finalmente, el personaje de John Murdoch fue para el intérprete inglés. Rufus realiza una buena labor en el rol de este hombre que no recuerda nada de su supuesto pasado criminal… Dándole la réplica, en el lado de la Ley, nos encontramos a un gran William Hurt que encaja muy bien en su papel del Inspector Frank Bumstead, el policía al que se le encarga el caso del crimen inicial supuestamente cometido por John Murdoch. Tremenda la personalidad y el empaque de Hurt en este papel, quizás se pueda reprochar la forma en la que termina su andadura en el film… pero esto ya no es cosa atribuible al intérprete.

Por otro lado, la mejor interpretación se la lleva Kiefer Sutherland en una caracterización sensacional como el Doctor Daniel P. Schreber. Sutherland recrea a un hombrecillo cojo, miope y temeroso, un psiquiatra que se ha vendido a “Los Ocultos” con tal de no sufrir cambios en su identidad. Al respecto de estos poco hay que comentar porque los actores llevan a cabo interpretaciones idénticas, dada la ausencia de personalidad y carácter anti-empático de estos seres. No obstante, los que más destacan son Ian Richardson (Señor Libro, el jefe y el más poderoso) y Richard O’Brien (Señor Mano, el más sanguinario).

Finalmente, las únicas actrices con trascendencia son una dulce Jennifer Connelly como Emma Murdoch (la amante esposa de John que quiere recuperarlo a toda costa) y Melissa George interpretando a May (una prostituta que se fija en John). Como curiosidad cabe comentar que este fue el debut en cines de Melissa y no le hizo ascos al hecho de aparecer desnuda.

En conclusión.
Termino esta crítica de Dark City, un film cuya calidad e influencia es indiscutible. Puede que haya caído en el olvido popular… pero es una obra que, en muchas escuelas de cine, se usa como referencia en todos sus aspectos: artístico, filosófico,… En definitiva, esta es la mejor película de Alex Proyas y su visionado resulta obligatorio para todo buen amante del cine negro y de ciencia ficción. Película de culto claramente recomendada.

Tráiler de Dark City