Sky Rojo: Temporada 1
Comparte con tus amigos










Enviar

“Esta es la historia de una huida: la de tres mujeres… pero es, sobre todo, la historia de esas mujeres. De las víctimas que rompieron la tela de araña que las atrapaba y de sus sueños. Y también de la amistad que han forjado, de la solidaridad que las une y de la energía descomunal que las mantiene vivas”. Álex Pina y Esther Martínez Lobato nos presentan a Coral, Wendy y Gina sobreviviendo a tope en ‘Sky Rojo’.

“Soy la puta favorita de un proxeneta. Antes era ama de casa. Y antes de eso era bióloga… Así que es difícil explicar cómo he llegado hasta aquí” (Coral)

Resumen.
A continuación, una breve descripción-sinopsis de los ocho capítulos que componen la temporada 1 de ‘Sky Rojo’. Esta serie fue vista en exclusiva a través de Netflix. Los resúmenes se presentan con sus títulos en español y sin importantes destripes.

Episodio 1: Sofá de Sky Rojo.
Después de un grave incidente en el Club “Las Novias”, tres prostitutas llamadas Coral, Wendy y Gina huyen del local con destino incierto. Por su parte, Romeo, el dueño del club, queda gravemente herido.

Episodio 2: La realidad paralela.
Coral, Wendy y Gina terminan refugiadas en unos grandes almacenes cerrados al público. Al mismo tiempo, y en el hospital, Romeo despierta y encarga a sus dos esbirros favoritos, Moisés y Christian, que encuentren a las chicas y las lleven ante su presencia para ajustarles las cuentas.

Episodio 3: El amor de las putas.
Gina lleva a Coral y Wendy hasta una urbanización en la que dice que Fernando, un amigo especial, las ayudará. Sin embargo, Gina terminará dándose cuenta de que Fernando no la quiere en el mismo sentido que ella a él.

Episodio 4: Pollo y sangre.
Las tres chicas deciden entregarse a Moisés y Christian… pero con sus propias normas y con ellas al mando.

Episodio 5: La evasión.
Coral y Gina acuden al rescate de Wendy que se ha quedado atrapada en un solitario almacén de ninots perseguida por Moisés y Christian.

Episodio 6: Liebres o zorras.
Coral, Wendy y Gina deciden llevar a un hombre malherido al hospital y allí, irónicamente, se encuentran con Romeo al que le están dando el alta. Inevitablemente empieza una implacable persecución.

Episodio 7: Pensar con la polla.
Romeo regresa paralítico al club y allí recibe la visita de Fernando, que quiere comprar la libertad de Gina. Por su parte, las chicas planean su golpe final.

Episodio 8: Trampa de osos.
Coral, Wendy y Gina ejecutan su plan perfecto para acabar con Romeo y sus secuaces y hacerse con todo el dinero del club. Sin embargo, no todo saldrá como ellas esperaban…

Crítica de Sky Rojo: Temporada 1

Álex Pina, creador de ‘La casa de papel’, vuelve a unir fuerzas con una de sus guionistas, Esther Martínez Lobato, para traernos otra serie que no ha dejado a nadie indiferente. Me refiero a ‘Sky Rojo’, una nueva ficción de Netflix dividida en dos partes o dos temporadas confirmadas. La primera tanda de episodios nos llegó el pasado de 19 de marzo esperando los nuevos capítulos para el próximo 23 de julio.

Antes de entrar en detalle, conviene recordar como Álex y Esther presentaban ‘Sky Rojo’ con estas palabras: “Buscamos como siempre hacer una acción frenética que sea puro ‘pulp latino’. Todo apoyándonos en 25 minutos de duración para enfatizar el dinamismo de la trama: la huida y la carrera por la supervivencia. En el tercer acto de una película, o de un capítulo, converge toda la energía y es la explosión más efervescente de los conflictos que se están narrando. Así pues, nos planteamos hacer un tercer acto constante y meter toda nuestra historia en un embudo de frenetismo”.

Efectivamente, y tomando las palabras de Álex y Esther, lo primero que llama la atención de la serie es su corta duración por capítulo. En pantalla tenemos 8 capítulos de 25 a 30 minutos de duración (31 creo recordar dura el octavo). Hablamos de un formato que varios años atrás sólo presentaban las sitcom y las series de animación. Sin embargo, y en los últimos tiempos, se ha extendido también al resto de shows. Con esto se busca un consumo rápido que entretenga y enganche al espectador de manera total. Poco a poco van quedando por el camino series que desarrollan sus tramas en temporadas de 20 o 25 episodios con 40 o 50 minutos de metraje. En cualquier caso, la oferta actual es casi infinita abarcando todo tipo de gustos.

En relación a lo anterior, personalmente me sé amoldar y disfrutar con cualquier formato siempre que el show sea bueno. Y ‘Sky Rojo’ lo es. Los ocho capítulos de esta “Parte 1” son como un tiro. Van a toda caña y siempre están pasando cosas y ofreciendo multitud de información de todos los personajes. Tan es así que, al llegar al final, conoceremos bastante bien tanto a las chicas buenas como a los chicos malos. Inclusive podemos comprender los motivos por los cuáles cada uno actúa de un modo determinado. En este, y otros aspectos, la serie es francamente buena.

A lo largo de los 8 capítulos, el show nos ofrece comedia, acción, sexo y drama. Todo ello a través de un ritmo frenético. Empiezo desarrollando un poco los dos primeros puntos. Así pues, respecto a la comedia decir que, específicamente, estamos hablando de ironía y humor negro. En este sentido, presenciaremos situaciones tan exageradas y tan llevadas al límite que nos será imposible no reírnos, a pesar de las maldades… Por su parte, la acción es una maravilla, así de claro. Todas las secuencias de este tipo están filmadas como Dios manda y de una manera tan brillante que te llegan a doler los golpes y disparos. Especial atención a cuando capturan a Wendy, también cuando Christian es atropellado o la inenarrable e interminable pelea en una ambulancia entre Cachopo y un enfermero.

Paso ahora a comentar el sexo y el drama pues van estrechamente ligados. Lógicamente en la serie hay desnudos, ligueros, medias negras, minifaldas,… y todo lo que uno espera encontrar en una serie en la que uno de sus ambientes es un burdel. Ahora bien, hablamos de escenas muy breves y que son cortadas hábilmente para que solo se vea lo mínimo. Finalmente, el drama claramente procede también del sexo al tener atrapadas a un montón de chicas obligándolas a ejercer la prostitución. Ojo porque en este aspecto se nos dejarán varias frases emotivas que van directas al corazón del espectador. Algunas de las que más me llegaron fueron: “Un burdel es una realidad paralela” y “Lo peor de todo es tener que sonreír todo el rato”. Creo que dicen mucho y que no hace falta ahondar más por aquí…

Y no me olvido de los homenajes y/o guiños. Entre ellos destacaría la inevitable referencia aPretty Woman (Garry Marshall, 1990), la copia de la publicidad inversa de los carteles deTres anuncios en las afueras (Martin McDonagh, 2017), o las constantes aperturas de maleteros a imagen y semejanza del estilo popularizado por Quentin Tarantino. Y de este último tampoco podemos obviar los chutes de droga y posterior resucitamiento al estiloPulp Fiction (1994).

Ahondando ahora en la narración decir que la misma está dividida en dos tiempos: pasado y presente. Al pasado accedemos a través de varios flashbacks que son una constante en cada capítulo. En esas miradas al pasado conoceremos los motivos que llevaron a cada chica a prostituirse en “Las Novias”. Por su parte, en el presente tendrá lugar un montón de acción con las chicas escapando del Club, de Romeo y de sus esbirros. También, en alguna ocasión, se romperá la cuarta pared con Coral, Wendy y Gina dirigiéndose directamente al público. El ejemplo más claro de esto lo veremos en el último capítulo con Coral hablándonos directamente a nosotros.

La doble narración también trae consigo una destacadísima y brillante doble ambientación. Todos o casi todos los flashbacks tendrán lugar en el Club con las chicas vestidas de manera sugerente y rodeadas de un entorno de neones, fluorescentes y lujuria. En cambio, el tiempo presente se desarrollará prácticamente en la carretera. Aquí predominarán los tonos color naranja y tierra con una magnífica ambientación por los desiertos tinerfeños.

La banda sonora es otro punto a destacar con multitud de canciones no originales perfectamente escogidas. Aquí tenemos de todo: pop, flamenco, baladas, rock… Artistas y grupos como Los Panchos, Camarón, Johnny Hallyday, Hombres G, Lou Reed, Celia Cruz, Los Bravos,… irán sonando a lo largo de los ocho capítulos. Personalmente agradezco infinito a la serie el haberme recordado y refrescado un bolero tan hermoso como “Perfidia” de Los Panchos.

Las interpretaciones son lo mejor del show, tanto del lado de las heroínas como del lado de los villanos. Como expuse antes, un punto a destacar es que se ahonda en el pasado de todos ellos para intentar comprender sus motivaciones. Empiezo por las chicas con Verónica Sánchez encarnando a Coral, la “líder” del trío. Verónica nos entrega la performance más cínica y misteriosa de todas. De una parte apoya claramente a Wendy y Gina. Sin embargo, por otra banda, parece incapaz de romper sus vínculos con Romeo y Moisés. Tan es así que Wendy la llega a definir como: “Una funambulista de la ambigüedad”. Quédense con sus escenas en la piscina totalmente ida de coca o cuando torea al coche de Moisés…

Y hablando de Wendy… decir que el papel recae en Lali Espósito con una performance repleta de espontaneidad, carisma, valentía y fuerza bárbaras. No dudo en afirmar que es mi favorita de toda la serie. Ojo a sus secuencias en el desierto cuando la atrapan Moisés y Christian, o cuando amenaza al veterinario por el telefonillo. El trío lo completa Yani Prado como Gina, una chica cubana que vino engañada por todos a Tenerife. La actuación de Yani es la más dulce y vulnerable de todas. Sin duda estamos ante tres chicas con caracteres perfectamente dibujados y que se complementan a la perfección. ¡Un trío muy top!

Y de un trío muy top a otro que tampoco tiene nada de desperdicio: el de los malosos. El gran jefe de todo, y dueño del Club Las Novias, es Romeo interpretado de manera sobresaliente por Asier Etxeandia. El actor nacido en Bilbao nos entrega a una especie de Ayatolá de la prostitución. Un individuo amoral que dice saber lo que quieren las prostitutas y que les anota hasta los gastos de las bragas. Por si fuera poco, su imagen con barba de chivo lo convierte en una especie de sátiro diabólico. Su lema es: “La polla es lo que mueve el mundo…”. Sus dos principales esbirros son dos hermanos interpretados por Miguel Ángel Silvestre (Moisés) y Enric Auquer (Christian). También geniales los dos con sendos papeles bien diferentes. Silvestre como el cerebro y cachitas familiar, y Enric como un fumeta con dificultades para controlar su ira.

“Cuando tu vida empieza a caer por el abismo… siempre hay una milésima de segundo para preguntarte cómo empezó todo” (Wendy)

En conclusión.
Concluyo esta crítica de Sky Rojo: Temporada 1, una serie que va a saco metiendo la quinta marcha desde el principio. Acción, drama, humor negro, carretera, sentimiento y corazón a lo largo de 8 capítulos a cada cuál mejor. Entiendo las críticas que le puedan venir de un lado y de otro… ahora bien, pese a sus “exageraciones”, “extravagancias” y “excesos”, no deja de ser una visión más que menos realista de una realidad incómoda.

Imágenes: Netflix.

Tráiler de Sky Rojo: Temporada 1