Raised by Wolves: Temporada 1
Comparte con tus amigos










Enviar

“Siempre estoy buscando nuevas fronteras en el género de la ciencia ficción. Aquí tengo un nuevo mundo completamente distinto e imaginativo. Un lugar con personajes que se plantean preguntas existenciales…”. Ridley Scott nos lleva de visita al planeta Kepler 22b para presentarnos ‘Raised by Wolves’.

“Fuimos los primeros, los pioneros… pero no tuvimos miedo. Sabíamos que, pasara lo que pasara, Madre y Padre nos mantendrían siempre a salvo” (Campion)

Resumen.
A continuación, una breve descripción-sinopsis de los diez capítulos que componen la temporada 1 de ‘Raised by Wolves’. Esta serie fue vista en exclusiva a través de HBO Max. Los resúmenes se presentan con sus títulos en inglés y sin importantes destripes.

Episodio 1: Raised by Wolves.
Dos androides llamados Padre y Madre llegan la planeta Kepler 22b después de que la Tierra haya sido destruida en una guerra entre ateos y creyentes en el dios Sol. La misión de los androides es dar a luz a seis embriones humanos para empezar una nueva humanidad. Tras pasar 12 años en el planeta sólo quedan Padre, Madre y su “hijo” llamado Campion.

Episodio 2: Pentagram.
Retrocedemos hasta el año 2145 para conocer la verdadera identidad de los mitraicos Marcus y Sue. De vuelta a Kepler 22b Madre reactiva a Padre e intenta adoctrinar en la ciencia a los niños que sacó del arca mitraica. Por su parte, Campion empieza a recelar de Madre.

Episodio 3: Virtual Faith.
Los mitraicos supervivientes del arca se reagrupan y planean ir a rescatar a sus niños en poder de Madre. Por su parte, Hunter intenta seguir sembrando la desconfianza de Campion. Finalmente, Madre descubre que Tempest tiene un embarazo no deseado y la anima a tener el bebé.

Episodio 4: Nature’s Course.
Los mitraicos llegan hasta una impresionante construcción que identifican con Sol y allí subirán de tono las discrepancias entre Marcus y la “eminencia” Ambrose. En el campamento, Padre intenta que los niños aprendan a madurar matando a una criatura para comer.

Episodio 5: Infected memories.
Marcus se convierte en la nueva “eminencia” y ordena la búsqueda de los niños en poder de Madre y Padre. Mientras tanto, Madre se conecta a una cápsula de simulación de los restos del arca y logra descubrir su origen y recordar a su creador.

Episodio 6: Lost Paradise.
Marcus idea un plan para destruir a Madre. Por otro lado, Campion y Paul tienen los primeros roces en su amistad.

Episodio 7: Faces.
Con Madre gravemente dañada, y Padre reprogramado, la victoria de Marcus como nueva “eminencia” parece ser total. Sin embargo, Marcus deberá hacer frente a sus propios demonios y fantasmas internos.

Episodio 8: The Mask.
Marcus se convierte totalmente a la fe de Sol e incluso cree ser él elegido de la profecía ‘Pentagram’ y se enfrenta a Sue maltratando a Paul. Por su parte, Madre intenta repararse en las ruinas del arca y descubre una gran sorpresa en el interior de su cuerpo.

Episodio 9: Umbilical.
Sue y los niños encuentran a Madre y Tempest e intentan ayudarse mutuamente. Hunter logra reestablecer el programa de Padre y Marcus busca contactar con Sol.

Episodio 10: The Beginning.
Padre discrepa más abiertamente que nunca con Madre a raíz del estado de esta última. Paul descubre la verdad acerca de sus falsos padres, Marcus y Sue. Finalmente, Marcus deambula ido por el planeta y se encuentra con unos visitantes inesperados.

Crítica de Raised by Wolves: Temporada 1

Aaron Guzikowski es el showrunner y creador de esta compleja serie. Echando la vista atrás sobre sus pocos guiones anteriores destaca su script paraPrisioneros’, el excelente film dirigido en 2013 por Denis Villeneuve. Quitando ese libreto, sus otros cuatro créditos anteriores no hacían presagiar que fuera capa de alumbrar una historia como la recogida en ‘Raised by Wolves’.

Aquí estamos ante un show que ahonda y mezcla temáticas tan “diferentes” entre sí como la Ciencia y la Religión. Quizás fuera esto lo que atrajo al mítico Ridley Scott para subirse al proyecto como director y productor ejecutivo. Inclusive, Ridley trajo también a bordo a su hijo Luke Scott. Entre Ridley y Luke dirigieron 5 capítulos de la serie: 2 el padre y 3 el hijo. El resto de episodios ya están dirigidos por otros realizadores, pero todos plegados al estilo marcado por Ridley al comienzo. Hechas las presentaciones principales entremos más profundamente en materia…

Para empezar, y desde un punto de vista puramente argumental, la serie parte con una clara analogía hacia el Antiguo Testamento de la Biblia. En ‘Raised by Wolves’ dos androides llamados Padre y Madre son enviados a un planeta virgen. Su misión no es otra que desarrollar una nueva e inocente humanidad partiendo de cero. Como vemos, Padre y Madre vendrían a desempeñar los roles de unos cibernéticos Adán y Eva. Pero hay muchas más referencias Bíblicas y Mesiánicas…

Teniendo en cuenta lo que acabo de comentar, destaca la presencia de la serpiente pintada en una pared de la choza de Padre y Madre. Serpiente que, al final de la serie, tomará forma… También tenemos las referencias a un Mesías salvador que guiará a la humanidad en su nuevo comienzo. En la serie esto queda plasmado en la profecía del “Pentagram”. Y, claro, luego tenemos la división entre los ateos y los mitráicos que siguen fervorosamente la religión de Sol, un dios “inventado” que vendría a sustituir al de la Biblia. Dicho enfrentamiento terminó con la destrucción del planeta Tierra y la búsqueda de un nuevo Edén en un moderna Arca. Como vemos, el Arca es otra referencia a la Biblia… y así podría seguir plasmando más analogías, pero creo que ya se entiende y por dónde va el espíritu de ‘Raised by Wolves’.

Con respecto a la Ciencia se vuelve sobre el interesante concepto de la vida artificial y su intento de humanización. Nuevamente esta idea se recoge en los androides Padre y Madre, especialmente en esta última. Serán varias las conversaciones entre ambos acerca de sus respectivas funciones y cómo debe ser su trato hacia los humanos, en este caso con los niños a su cargo. Madre hará honor a su nombre protegiendo más allá de lo permitido a sus “hijos” y defendiendo a toda costa la maternidad. Incluso, llegado el momento y ante nuestros asombrados ojos, será capaz del mayor de los milagros…

No obstante lo anterior, en Madre también hay una cierta contradicción. Por un lado la vemos defender ante Tempest el derecho a la vida del hijo no deseado que esta lleva en su interior… y, por otro lado, la propia Madre será capaz de liquidar a casi todos los pasajeros del Arca (niños incluidos). Ni que decir tiene que esta última acción vulnera totalmente la primera Ley de la Robótica de Assimov. Ciertamente, Madre es un personaje bastante complejo mientras que Padre es mucho más “simple”. Por si fuera poco, las “vivencias” que Madre tendrá al conectarse a la cápsula perdida del Arca aumentarán más su complejidad, dudas,…. Bien puedo decir que Madre resulta mucho más cercano a lo que sería un ser humano (en todos los aspectos) que Padre. Y esto último es algo que también terminará por desorientar y “enfurecer” a Padre.

Del guión queda por comentar los “guiños” a la saga Alien y los cabos que, de momento, quedan sueltos. Respecto a los primeros podemos ver cómo la llegada de la nave Kepler 22b con Padre y Madre a bordo es idéntica a la vista en Prometheus (Ridley Scott, 2012). También muy parecidos a esta última película son los controles holográficos de la tecnología que veremos. También tenemos la sangre de Padre y Madre que es del mismo color que la de “personas artificiales” como Bishop o Ash. Y no me puedo olvidar del parecido de las criaturas de Kepler 22b con el neomorfo de Alien: Covenant (Ridley Scott, 2017). Por último están los cabos sueltos como son: la enigmática construcción dedicada a Sol, los supuestos habitantes anteriores de Kepler 22b, las voces que escucha Paul y los restos que se van encontrando los protagonistas…

Cambiando ahora de tercio decir que el diseño de producción es excelente. La práctica totalidad del rodaje tuvo lugar en escenarios naturales de Sudáfrica perfectamente elegidos para hacerlos pasar por parajes grises y secos, y con mucha niebla en las zonas boscosas. Se busca así la apariencia de un planeta, el Kepler 22b, “quemado” y con cierto parecido con el planeta visitado en la ya citada ‘Prometheus’. Aunque varias veces los personajes aluden con su marcha a una esperanzadora zona tropical. Respecto a las escenas que tienen lugar en la Tierra (los flashbacks) recuerdan mucho a la atmósfera militar de los videojuegos de la saga ‘Gears of War’. Esta ambientación resulta adornada con la música de Marc Streitenfeld y Ben Frost que completa el aire bíblico-mesiánico del show. También merece citarse la canción de los apocalípticos créditos iniciales interpretada por la sueca Mariam Wallentin.

Por otro lado, los efectos especiales y visuales están cuidadísimos. Destacan no sólo las pantallas holográficas de los controles de las naves… sino que también las pocas naves que salen parecen sacadas de una película de sci-fi de alto presupuesto. Y, por supuesto, las apariciones de Madre convertida en la Nigromante son altamente espectaculares. Como espectaculares y tremendamente sangrientas, y con elementos gore, resultan todos sus ataques con sus ojos y chillidos.

En el casting destaca la brillantísima interpretación de Amanda Collin como Madre, una androide capaz de transmitir cariño pero también terror. La actriz clava todos sus gestos estudiados hasta el más mínimo detalle. Además su imagen andrógina (se presenta incluso sin pezones e inspirada en Ziggy Startdust) realmente te llega a impactar y a centrar tu atención en ella cada vez que está en pantalla. Abubakar Salim es Padre y a pesar de que también hace una gran labor no puede evitar quedar por debajo de Amanda. En su caso nos entrega un androide servicial y con cierto sentido del humor que, de alguna manera, resulta más cercano que Madre.

El plantel de niños lo encabeza Winta McGrath como Campion, el único niño de la “camada” inicial que logra sobrevivir. Para ser tan joven, Winta logra aportar buenas dosis de carisma y valor a su personaje. Otro jovencito que también logra destacar es Felix Jamieson como Paul, el “hijo” de Marcus y Sue que trabará amistad con Campion. De alguna forma es su otro yo desde el punto de vista de Sol. Por último buenos trabajos con ocasionales aportes importantes para Ethan Hazzard (Hunter, el hijo de un clérigo), Jordan Loughran (Tempest, una joven con un embarazo no deseado), Aasiya Shah (Holly, toda una creyente en Sol) e Ivy Wong (Vita, la pequeñina del grupo).

Como “antagonistas” a los androides tenemos a los mitraicos, unos fervorosos creyentes en un nuevo dios llamado Sol. La guerra entre los mitraicos y los ateos al parecer destruyó la Tierra o la hizo inhabitable. De ahí el éxodo a nuevos planetas. Entre estos nuevos feligreses destacan dos infiltrados ateos: Marcus y Sue. El primero es interpretado por Travis Fimmel dejándose atrapar, poco a poco, por la locura y la fe en Sol. A la segunda la encarna Niamh Algar en un rol con que paulatinamente va ganándose las simpatías del público. Fimmel quizás llega a alcanzar algún punto histriónico mientras que Algar mantiene un tono relativamente tranquilo. Como curiosidad apuntar que, antes de cambiar sus rostros y nombres, estos mismos papeles son interpretados por Jack Hawkins (Caleb) y ¡Sienna Guillory! (Mary). Por su parte, Matias Varela es Lucius, un soldado mitraico que creerá ciegamente en Marcus.

“El futuro es invisible… incluso para los androides” (Madre)

En conclusión.
Termino esta crítica de Raised by Wolves: Temporada 1, una serie visualmente magistral ofreciendo justo lo necesario de cada elemento. Además su trama resulta francamente interesante a la vez que va abriendo pequeñas brechas para que el espectador vaya construyendo sus propias teorías. Religión, fe, ciencia, maternidad, guerra, génesis, apocalipsis, mesias,… todo esto y mucho más nos espera en Kepler 22b.

Imágenes: Coco Van Opens – Warner Media LLC – HBO max

Tráiler de Raised by Wolves: Temporada 1

Escucha nuestro último episodio del podcast