Kingdom: Temporada 1
Comparte con tus amigos










Enviar

Corea del Sur sigue en su afán de promover el cine y las series fantásticas. Ahora nos presenta ‘Kingdom’, una bizarra mezcla de intrigas palaciegas y amenaza zombie recién salida del cine actual de género. Ya mismo nos trasladados al periodo Joseon sumido en una amenaza de infectados. Esto es Kingdom: Temporada 1.

Resumen.
A continuación, una breve descripción-sinopsis de los 6 episodios que componen la primera temporada de ‘Kingdom’. Esta serie fue estrenada y vista en Netflix. Los episodios no presentan títulos.

Episodio 1.
En Hanyang se rumorea que el rey ha fallecido. Por su parte, Chang, el joven príncipe heredero, investiga y descubre una grave epidemia que afecta a las provincias más allegadas. Esta epidemia convierte a los infectados en seres hambrientos de carne humana.

Episodio 2.
El descubrimiento en Jiyulheon lleva a terroríficas consecuencias. Mientras tanto, los conspiradores siguen con su trama de quitar de en medio al príncipe Chang, a quien acusan de traidor pidiendo su captura.

Episodio 3.
Los infectados asolan Dongnae y los supervivientes tratan de luchar con todas sus fuerzas. A su vez, en la capital, se duda de que el rey esté vivo. Por otro lado se descubre la causa de la epidemia y de quién fue idea mantener la mentira sobre el rey.

Episodio 4.
El príncipe busca la ayuda de su antiguo mentor, Ahn Hyeon, y se encuentra con una gran cantidad de supervivientes que intentan escapar de Dongnae. Mientras tanto, los líderes de la ciudad intentan escapar a bordo de un barco hacia Jiyulheon para refugiarse de las hordas de infectados.

Episodio 5.
El grupo se encuentra un pequeño poblado donde al parecer no hay falta de comida. Además, las pesquisas de Seo-bi sobre la raíz de la enfermedad pueden llevar hasta un lugar concreto: el valle helado.

Episodio 6.
El primer ministro real, y máximo conspirador, Cho Hak-ju, le deja las cosas claras a la reina. Por otro lado, el grupo se encuentra con Hyeon para descubrir que los infectados han adquirido nuevas y terribles habilidades.

Crítica de Kingdom: Temporada 1

Vertiginosa, sangrienta y directa. Estos son tres acertados adjetivos para definir la primera temporada de ‘Kingdom’. Aquí tenemos una serie surcoreana con una bizarra premisa que combina las intrigas palaciegas de la época Joseon (periodo en que Corea sufrió constantes invasiones de los japoneses) con la temática zombie (o infectado, aunque la serie deja claro que los infectados son muertos).

Esta primera temporada no da ni un respiro a la hora de pergeñar su trama, presentar a sus personajes y mantener un equilibrio en lo concerniente a lo que normalmente el cine/series venidos de Asia nos suelen presentar. Esto lleva a que la guionista de la serie, Kim Eun-hee, introduzca un ritmo narrativo trepidante. Eso sí, no se pierde de vista la anticipación (el primer infectado no aparece hasta el final del primer episodio y culmina con una de las secuencias visualmente más potentes de la temporada) combinada con el misterio de la epidemia y las intrigas planteadas por el primer ministro real para hacerse con el control del país.

La arriesgada combinación anterior da sus frutos a lo largo de sus seis episodios. Hablamos de episodios que se muestran tremendamente apetitosos y trepidantes. Está claro que los acontecimientos que se van sucediendo dejan con ganas de pasar inmediatamente al siguiente capítulo. También se agradece que no se alarguen innecesariamente determinadas sub-tramas, aunque esto afecte a sus personajes.

‘Kingdom’ también tiene a su favor un cuidadísimo diseño de producción. Un diseño fiel al periodo histórico en el que transcurren los acontecimientos. Por supuesto, también hay que citar el gran trabajo de los especialistas a los que se les saca mucho provecho. En este aspecto la serie nos deleita con un buen puñado de secuencias de acción (imperdible la secuencia entre el príncipe Chang y sus perseguidores, o en el segundo episodio la primera acometida nocturna de los infectados). Además, la serie presume de haberse realizado sin ningún tipo de uso de CGI y presentando un excelente trabajo de maquillaje para los zombies/infectados. Ojo a la enorme brutalidad de los ataques que protagonizan.

En lo concerniente al director, Seong-hun Kim, comentar que realiza bastante bien su labor tras las cámaras. Cierto es que no me dejó una huella memorable pero sí que reconozco su eficacia y solidez. Además controla una enorme cantidad de extras y presupuesto. Por su parte, la música de Young-Jin Mok simplemente sirve para acompañar las secuencias de acción, intriga y terror de una manera funcional y tirando de oficio.

El cast de actores escogidos para la ocasión cumplen con eficacia sus roles asignados. Hay que tener en cuenta que seis episodios no dan para un gran desarrollo. En este aspecto casi todo el esfuerzo de los guionistas y directores van para el desarrollo de la trama más que al de los personajes. En consecuencia, varios de ellos quedan en un mero boceto y, por si fuera poco, en el segundo capítulo varios de ellos son tremendamente insufribles.

No obstante lo anterior, destacan positivamente Donna Bae como Seo-bi, la enfermera que va descubriendo los entresijos de la epidemia. También luce Ji-Hoon Ju como el protagonista absoluto de la serie, el príncipe Chang, quien está determinado a descubrir la verdad a toda costa y desenmascarar a los conspiradores que quieren asumir el poder ocultándose tras la epidemia.

En el bando de los conspiradores, y como cabecilla y máximo exponente en cuanto a interpretaciones, resaltar a Seung-ryong Ryu como el primer ministro real Cho Hak Joo y, a su vez, líder del clan Haewon Cho, una de las grandes familias. El actor logra recrear un villano que puede llegar a ser más terrorífico que los propios infectados. Joo es un sujeto capaz de hacer lo que sea para mantenerse en el poder. Lo acompaña en un rol más secundario su hija y actual reina. Me refiero a la actriz Hye-Jun Kim, que tendrá un rol más importante en la segunda temporada. Eso sí, al final de estos seis primeros capítulos nos sorprende con algo que será muy importante…

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Kingdom: Temporada 1, una serie trepidante, cargada de sangre y de infectados que no pierde ni un minuto en sacar adelante su trama y bizarros componentes. Todo esto contando con un buen puñado se secuencias de acción. Por si fuera poco, esta primera temporada finaliza con un estupendo cliffhanger que deja las puertas abiertas a su continuación.

Imágenes Netflix.

Tráiler de Kingdom: Temporada 1