Tron
Comparte con tus amigos










Enviar

Esta fue una gran película totalmente adelantada a su tiempo. Ganó dinero, si, pero no ganó todo lo que se esperaba por lo que ofrecía… ni muchísimo menos. Cierta complejidad argumental en el uso de determinados conceptos, las referencias a otros films y otra serie de circunstancias… hicieron que este film, aún siendo una película para todos los públicos producida por Disney, no llegara a conectar con la gran mayoría de espectadores. Fue sin lugar a dudas la obra de un visionario. Un visionario como Steven Lisberger que finalmente quedó “atrapado en la botella del genio”. Esta es la crítica de Tron.

“TRON es un programa de seguridad que revisa los contactos entre el nuestro y los demás sistemas. Si encuentra algo que no está registrado lo bloquea”.-Alan.

Kevin Flynn

Crítica de Tron

Realmente ‘Tron’ fue una película muy adelantada para su tiempo, demasiado… y no sólo por sus espectaculares efectos visuales sino también por su argumento. Parte del mismo hacía referencia a videojuegos de recreativas, ordenadores, programadores, programas, antenas input-output, bits,… estos eran conceptos que en pleno 1982 para nada llegaban a todo el público, sólo a una pequeña minoría (incluso hoy en día no creo que estos conceptos alcanzasen al 60% de la población) que era la que podía disfrutar plenamente del film en su totalidad.

La cinta era para todos los públicos pero por las razones apuntadas en el párrafo anterior, si a un adulto se le escapaba determinados conceptos… ¿cómo no se le iban a escapar a un niño/a? En mi caso vi esta película cuando era poco menos que un mocoso y salió en VHS para alquiler y, sinceramente, ¡¡no me enteré de nada y me pareció muy aburrida!! Afortunadamente, decidí hace bien poco darle una nueva oportunidad comprando el DVD para coleccionistas y realmente ahora si que pude disfrutar de este maravilloso film en toda su plenitud.

input & output

Por todo lo comentado anteriormente, es claro que con Tron 1982 estamos ante la obra de un visionario. Este adjetivo se usa en la actualidad de forma muy alegre, hoy en día cualquier director puede ser “un visionario”… ¡¡menuda broma!!… Sin embargo, Steven Lisberger si que fue un verdadero visionario allá por los años 80. De hecho, opino que en el diccionario para definir las palabras “director visionario” tendría que salir su foto. ¡Madre mía! la que montó Lisberger con este film cuando la informática podemos decir que estaba en pañales. Incluso una persona que no esté muy puesta en cine puede ponerse a verla hoy en día sin conocer su año de producción y pensar que está viendo una película de producción reciente. Es increíble como Lisberger, en los años 80, llegó a alcanzar tales límites, límites que incluso actualmente y en años venideros seguirán haciendo de esta una película modernísima. Me quito el sombrero.

La pena es que Lisberger después de rodarla se quedó como “el genio de la botella” que decía una vieja canción de Christina Aguilera. Es decir, Lisberger se quedó atrapado por la magia y fantasía de este film y ya no rodó nada más destacable. De hecho, apenas dirigió dos películas con más pena que gloria. Lo dicho, “un genio atrapado en una botella de Tron”.

Tron

Pero aquí no sólo encontramos referencias a computadoras o videojuegos de esas míticas salas de recreativos que nos absorbían en la fabulosa década de los 80, no, en ‘Tron’ es posible encontrar referencias a otros films e incluso referencias bíblicas… claro que todo esto como bien escribí antes si para un adulto podría escapársele pues para un niño es claro que le venía demasiado grande.

Así, en la cinta podemos apreciar claras influencias de míticos films como ‘2001, una odisea en el espacio’ (allí teníamos al HAL 9000, y aquí tenemos al Control Central de Programas) o Espartaco (es clarísimo el homenaje en ‘Tron’ con esa rejilla de videojuegos en la que son encarcelados los viejos programas por el CCP para que participen en unos juegos mortales como último fin a su existencia. De esta forma, los viejos programas se convierten en inesperados gladiadores). Y, para terminar, en la Obra Magna de Lisberger tenemos también una clarísima referencia bíblica o mesiánica… la misma está representada en la fe ciega que los programas tienen sobre la existencia de sus programadores, y en el hecho de que estos algún día los liberarán del poder dictatorial del CCP.

La película además es todo un espectáculo visual inigualable. Rodada con la técnica del “contra-luz”, acuarelas de fondo y 20 minutos de imágenes producidas por ordenador (algo insólito para la época) convierten su visionado en toda una experiencia única para el espectador. Puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que nunca se había visto en cines nada como ‘Tron’. Si no la habéis visto… correr a verla porque os estáis perdiendo un film único en la historia del cine. Puede que luego no os guste pero su visionado por todo lo que aporta es obligatorio. Así de claro lo digo.

“Esto no puede estar pasando. Es una pesadilla”.-Flynn.

Tron

En el reparto del film encontramos caras conocidas como Jeff Bridges, David Warner o Barnard Hughes. Pero también destaca la presencia de actores como Bruce Boxleitner o Cindy Morgan que eran más habituales de la televisión que del cine. Todos ellos rozan un gran nivel de actuación, sobre todo, sus actuaciones son destacables porque era de las primeras veces (sino la primera) que unos actores se vieron obligados a actuar con fondos en los que no había nada, con fondos de color negro en este caso. A día de hoy esto es muy habitual pero en el año 1982 debió ser toda una experiencia para este plantel actoral.

Sí quisiera destacar (aún reconociendo los méritos de todos) a David Warner que interpreta genialmente a Dilliger/Comandante Sark. Para un actor veterano como ya era David (o el propio Barnard Hughes) el reto de interpretar en esta cinta debió ser más complicado que para los más jóvenes. Por ello, creo que es justo destacar tanto a David Warner como a Barnard Hughes, sin que ello suponga tampoco restar mérito alguno al trío de jóvenes protagonistas interpretados por Jeff Bridges (Kevin Flynn), Bruce Boxleitner (Alan, el programador de Encom creador del sistema de seguridad conocido como TRON que escapa al poder casi omnímodo de Control Central) y Cindy Morgan (Lora, la novia de Alan y la clave para tener acceso a la computadora de Encom).

Finalmente, no puedo dejar de comentar la curiosa (mezcla la orquesta con los coros y la música de órgano) y futuristicamente (empleó también diversos tipos de sintetizadores) bella BSO de Wendy Carlos. Estamos ante una BSO que, por momentos, engrandece todavía más la película en si misma. Una buena partitura para un gran film.

Comandante Sark

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Tron, sinceramente pienso que esta es una película de visionado obligatorio para todo aquel o aquella que se declare amante del buen cine. Sus espectaculares y bellas imágenes, su modernidad (incluso hoy en día), sus referencias a otros films, sus innovadores efectos visuales… Todo, todo… la convierten en una película de culto. Puedo estar de acuerdo en que es posible que una vez vista no os guste… pero lo que si que opino y defiendo con gran entusiasmo es que es un film que sencillamente hay que ver. Un film de esos que de una forma o de otra dejan huella en el espectador por todo lo que supuso en su momento y por lo que sigue suponiendo hoy en día.

Tron

Curiosidades.
-El primer diseño/imagen de lo que sería el personaje de Tron fue creado tiempo antes del film por su director Steven Lisberger como imagen para el anuncio de una emisora de radio.
Peter O´Toole en principio iba a hacer el papel de Dilliger/Sark, pero rechazó el papel al enterarse de que los tanques, las naves, las motos… se iban a añadir en post-producción y que iba a tener que actuar sobre fondos negros.
-Del montaje final se eliminó una escena de amor entre Yori y Tron. Steven Lisberger (director) y Harrison Ellenshaw (artista de Fx visuales) tuvieron una discusión acerca de eliminar o no la escena. Al final Lisberger decidió eliminarla porque no era el momento de hacer conjeturas sobre si “los programas” podían sentir amor. Prometió volver a profundizar en el tema en una posible secuela.
Wendy Carlos en un principio fue conocida como Walter Carlos. En 1972 se sometió a una operación de cambio de sexo y pasó a llamarse Wendy Carlos.
La Academia de los Oscars se negó a nominar a ‘Tron’ para el Oscar a los mejores efectos especiales, consideraron que el uso del ordenador era como un “truco” que le daba ventaja sobre el resto de películas.
-La puerta de seguridad de Encom de tres metros de grosor era de verdad. Era la puerta antirradiación del Laboratorio Lawrence Livermore.
-En la escena que tiene lugar en el minuto 43:30 cuando Sark observa el panel de su nave se puede apreciar en el lado derecho de la misma un mítico comecocos (ver foto de debajo).

“Fin de impresión”.-Control Central de Programas.

Tron