The Descent: Part. 2
Comparte con tus amigos










Enviar

Cuatro años después de habernos asustado conThe Descent, Neil Marshall produce esta secuela directa a video, donde la historia sucede 24 horas después de lo sucedido en la anterior cinta. De nuevo regresamos a la cueva maldita con ‘The Descent: Part. 2’, donde la sangre, el terror, la oscuridad y la claustrofobia volverán a fluir de nuevo.

the-descent-part-2-sarah-grita

Crítica de The Descent: Part. 2:
Cuando Neill Marshall estrenó en 2005 The Descent, fueron muchos los que alabaron de manera positiva el film, no en vano, era una película que seguía el esquema de las mejores cintas de terror de los últimos años, contando con una trama entretenida (con un giro final bestial), unas interpretaciones solidas de un reparto totalmente femenino, unos niveles de gore realmente sobresalientes y una atmósfera de terror realmente potente. Todo eso es lo que hizo que ‘The Descent’ fuera un film notabilísimo, con un loable ritmo y que, con escasas pretensiones, fuera una de las mejores propuestas de terror de los últimos años. Lástima que la secuela no esté a la altura.

En parte creo que uno de los mayores errores del cine de terror es que si haces una saga, suele suceder que la secuela no suele estar a la altura, ojo, existen secuelas que realmente son incluso mejores que el film original o incluso igualan la calidad del mismo, pero cuando visioné ‘The Descent: Part 2’, no sólo me sentí defraudado en términos de que la trama es simplemente más de lo mismo (esto me lo imaginaba), sino que los aspectos técnicos, los personajes y la atmósfera son notoriamente más flojos que en la cinta original… no en vano, el presente film salió directamente en formato doméstico (en España, aun no lo ha hecho) y esto se nota de manera brutal con un enorme descenso en muchos de los aspectos de la cinta, por ejemplo, destaca la enorme falta de sensación de terror por culpa de algunos decorados hechos de manera bastante decepcionante que hacen acentuar más la sensación de una cinta de serie B (ojo, que la cinta original, contó con un presupuesto bastante pequeño, pero se nota a leguas que Marshall está muchísimo mas curtido en términos técnicos y de presupuesto que Jon Harris, editor de la primera cinta) que a una cinta de terror con una atmósfera lograda y claustrofóbica.
Sin embargo, tengo que ser justo en una cosa, a pesar de los múltiples fallos, ‘The Descent: Part 2’ tiene algunos más que decentes aciertos. Especialmente hablamos de un film que no es para nada lento y que va directo al grano, a pesar de que en su segundo acto se resuelva de prisa y corriendo, dando lugar a unos cuantos momentos apresurados, no obstante creo que la cinta gana lo suficiente para ser mínimamente pasable.

the-descent-part-2-camara

Si algo hace que esta cinta entretenga es que contiene ciertas secuencias gore realmente destacables, y que su primer y tercer actos son realmente decentes (especialmente, el primero). Sin embargo, el segundo acto termina por ser un mero slasher por parte de los guionistas, donde los personajes secundarios (que en teoría deberían haber sido más carismáticos) son meros trozos de carne, salvo quizás el personaje de Shauna McDonald, aunque su conversión de víctima a “terminator” sea totalmente increíble. Parte del problema es que sus guionistas son incapaces, dado en este punto, de dotar de un buen segundo acto a la cinta y se limitan a “borrar” a los personajes secundarios para llegar hasta el clímax de la cinta, el cual la salva levemente de la quema, pero no termina de ser tan satisfactorio.

Las interpretaciones de los actores son bastante dispares. Shauna McDonald es quizás mucho más antipática de lo que fue en la primera cinta, es más, su citada conversión de persona amnésica a puro Terminator es cuanto menos inverosímil. A su lado tenemos al típico grupillo de personajes de una película de terror: el sheriff dispuesto a todo, la ayudante temerosa, el grupo de rescate cojonudo y un largo etcétera que terminan dañando una película que seguramente con unos guionistas más inspirados y un director mejor preparado podría habernos entregado una mejor secuela.

the-descent-part-2-cath

Y ahora entramos en el aspecto más decepcionante (o uno de los más decepcionantes) de la cinta, el cual no podemos dejar de lado en la presente crítica de The Descent: Part. 2: los efectos especiales. Si algo me ha enseñado el cine de terror es que cuando suele haber presupuestos bastante bajos, o el realizador tiene buenas ideas y hace unos buenos efectos de maquillaje con un presupuesto bajo o simplemente hace un copia y pega de lo que se hizo en la anterior y entonces el resultado baja sobremanera. En este aspecto, Harris no logra ni por asomo igualar lo que hizo Marshall en la primera película, sencillamente porque los efectos de maquillaje (los de gore son mejores) son mucho más cantosos y peores que los de la primera parte (a pesar de que el equipo de maquillaje es el mismo), quizás fuera parte de culpa del presupuesto o que Harris no logró en ningún momento hacer un buen uso de la herencia recibida.

Dejando los efectos a un lado, la dirección de Harris es bastante floja, no en vano, es su primera película, pero se ve totalmente incapaz (como expuse párrafos más arriba) de lograr un nivel de tensión o atmosfera realmente inquietantes. Todo se queda en un pasable producto sangriento que al final del día sólo tiene de bueno su primer y tercer acto y el gore. El resto resulta sinceramente muy pobre.

the-descent-part-2-criatura

En conclusion:
‘The Descent: Part 2’ podría ser una pasable secuela donde su primer acto y el tercero al menos son entretenidos. No obstante no convine olvidar que sus personajes son tremendamente planos, sus efectos de maquillaje flojos y que no logra, en ningún momento, tener la tensión que tuvo la cinta origina. Una pena.

the-descent-part-2-sarah