Paseando a Miss Daisy
Comparte con tus amigos










Enviar

Cuatro Oscars de Hollywood se llevó este film que cumple 30 años: Mejor película, actriz principal, guión adaptado y maquillaje. Además, fue nominada a otras 5 estatuillas. Todos estos premios y nominaciones se consiguieron adaptando al cine la obra de Alfred Uhry titulada ‘Paseando a Miss Daisy’.

“Señorita Daisy, usted necesita un chofer y yo necesito un trabajo. ¿Por qué no lo dejamos así?” (Hoke)

Crítica de Paseando a Miss Daisy

Casi todo director tiene su momento de gloria y Bruce Beresford lo tuvo en 1990 con ‘Paseando a Miss Daisy’, film que consiguió 4 Oscars incluyendo el de “Mejor Película”. Anteriormente había destacado con su nominación por ‘Gracias y favores’ (1983) pero “Miss Daisy” es su obra más recordada. A partir de la misma su labor tras las cámaras decayó considerablemente.

Un aspecto que está muy cuidado en la película es la ambientación. No es que haya muchos escenarios exteriores ni interiores… pero todos los que salen destacan y te transmiten la sensación de estar en décadas pasadas. En este sentido, lo que más llama la atención son los cuatro coches clásicos que veremos en la película. Tres auténticas piezas de colección. Me refiero al Chrysler Windsor negro que Daisy estampa en el jardín del vecino, el Hudson Commodore rojo del 49 que es el primer vehículo en el que Hoke pasea a Daisy, el impresionante Cadillac negro serie 62 del 56 y, finalmente, el Cadillac DeVille del 65 que será el último modelo que ambos compartirán.

Naturalmente, otro aspecto destacado en ‘Paseando a Miss Daisy’ es el guión. Aquí tenemos un libreto firmado por Alfred Uhry sobre su propia obra que, a la vez, estaba basada en la relación que tuvo su propia abuela con su chofer personal. El libreto de Uhry acierta plenamente en el retrato de Daisy Werthan y Hoke Colburn. Menos desarrollo y minutos tiene Boolie Werthan, el hijo de Daisy. Lo cierto es que no hay muchos más personajes, ya que la historia se centra básicamente en este trío. Lógicamente, lo que más nos atrapa es ver cómo va evolucionando la relación entre Daisy y Hoke. Al principio ella no lo acepta pero, poco a poco, irán limándose asperezas aunque siempre estará presente una “barrera invisible” que Daisy no se atreve a derribar… hasta el emotivo y sincero final que quieras o no te va a tocar el corazoncito.

La ya comentada relación dará lugar para tocar variados temas del día a día entre dos ancianos como son Daisy y Hoke. La pena es que hay temáticas que sólo son tocadas muy superficialmente. Este es el caso del racismo. En el film se lanzan varios mensajes contra esta plaga pero de manera muy superficial y sólo hay dos o tres escenas tratando el tema directamente pero poco más… Esto deja la impresión de que no se quiso ir más allá en ese aspecto, cuando entiendo que se podía haber sacado mucho más jugo a los avatares entre una anciana judía y un chofer negro en una relación que abarca desde los años 50 hasta los 70. Es el único “pero” que le pongo al relato junto a la ausencia de un poco más de sarcasmo.

También es justo destacar el trabajo de Hans Zimmer con la banda sonora. El famoso compositor venía de componer el año anterior la música de un film radicalmente diferente a este. Me refiero al thriller de acción tituladoBlack Rain (Ridley Scott, 1989). Sin embargo, en “Miss Daisy” cambia completamente de tono entregando unas composiciones ciertamente amables y una melodía principal fácilmente identificable de esas que se quedan en la cabeza.

“Me encanta el olor de los coches nuevos”. ¿Te gusta conducir?

El papel de Miss Daisy fue un auténtico caramelo para Jessica Tandy. Tan es así que consiguió ganar su único Oscar a la mejor Actriz en la gala de 1990, aunque ella no se lo esperaba… Es importante destacar que Tandy no recrea a la típica vieja malhumorada y gruñona que pudiéramos esperar. Nada de eso. En su lugar tenemos a una anciana temperamental, muy independiente y hecha a sí misma. Especialmente remarcado queda su carácter independiente sabiendo lo que le puede esperar el día que no pueda valerse por sí misma. De ahí una frase que le dice a Hoke cuando muere cierto personaje y de ahí también el impacto cuando la vemos al final del film. Por eso funciona tan bien el final… porque antes Jessica Tandy y el guión han remarcado tanto su independiente y fuerte carácter (que no malhumorado ni hosco).

La interpretación de Morgan Freeman como Hoke también es de muchos quilates. En su caso hay que destacar que cuando se filmó la película tenía 52 años y, sin embargo, aparenta 70 u 80. Esto es algo que Freeman consigue no sólo gracias al maquillaje… sino que lo logra gracias a su perfecta expresión corporal y movimientos. Freeman camina y se mueve como un auténtico anciano. En verdad creerás que tiene la edad de su personaje. También digno de mención es el rol de Dan Aykroyd encarnando a Boolie, el potentado hijo de Miss Daisy y todo un empresario de éxito. El papel de Aykroyd es menor en minutos pero está en total sintonía con Daisy y Hoke. Con la primera interacciona mucho por teléfono y con el segundo personalmente. Resultan divertidas las réplicas que tiene con Tandy y los intercambios informativos con Freeman.

Finalmente, tan sólo cabe destacar a dos actrices más que son las que completan este corto elenco. Me refiero a Patti LuPone y Esther Rolle. La primera encarna a la altiva esposa de Boolie y la segunda a la asistente para todo de Daisy. Más allá de ellas no hay ningún otro actor o actriz con algún papel relevante. Y lo cierto es que tanto LuPone como Rolle salen en contadas escenas, más la segunda que la primera.

“No te necesito. No te quiero. Y no me gusta que digas que soy rica” (Miss Daisy)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Paseando a Miss Daisy, una película “pequeña” que explota sus virtudes para lograr destacar. Claramente son Morgan Freeman, Dan Aykroyd y, sobre todo, Jessica Tandy los que elevan el film ayudados por un libreto que retrata bastante bien a sus personajes. Por supuesto, tampoco podemos obviar un final que se hace corto pero que realmente logra emocionar por todo lo anterior.

Tráiler de Paseando a Miss Daisy