Los juegos del hambre: En llamas
Comparte con tus amigos










Enviar

Llegó el momento de volver con nuestros amigos Katniss y Peeta para saber cómo les ha ido después de su inesperado éxito en los conocidos “Juegos del Hambre”. Llega la hora de regresar a Panem en busca de algo de esperanza. Es tiempo de celebrar… ‘Los juegos del hambre: En llamas’.

“Que la suerte siempre esté de vuestra parte. Siempre de vuestra parte”

Crítica de Los juegos del hambre: En llamas

Francis Lawrence toma el relevo en la dirección de Gary Ross en esta secuela de Los juegos del hambre (2012). El director austriaco nos entrega un film muy parecido al anterior en lo que es su estructura narrativa. Así las cosas, aquí volvemos a tener tiempo para los personajes y sus problemas, presentación/preparación del show y los juegos en vivo con sus típicos cañonazos. Como se puede ver, nada cambia ya que es más de lo mismo. No obstante, contamos con un mejor desarrollo de personajes (por ejemplo, tendremos a una Effie Trinket más humana y cercana con Katniss y Peeta). Y también tenemos determinados giros que pueden sorprender o no…

Respecto a la temática del film, cabe decir que esta es muy variada y heredada de la anterior entrega. Así pues, seguimos teniendo la manipulación político-televisiva para dominar, entretener y controlar al pueblo (en definitiva, hacerlos más sumisos para seguir poniéndoles la bota encima). Por supuesto sigue habiendo romance en forma de triángulo amoroso (Peeta, Katniss y Gale). Se mantienen las intrigas políticas del Capitolio personificadas por el Presidente Snow y Plutarch (el nuevo jefe del control televisivo del show). Y claro, seguimos teniendo el show de “Los juegos del hambre”, ese detestable evento de supervivencia mezcla de “GH” con “Supervivientes” que vienen a ser el opio de este pueblo futuro.

Está bastante claro que cuando uno habla de una película como esta hay que comentar el vestuario. Todas las vestimentas fueron confeccionadas por Trish Summerville en colaboración con el diseñador Tex Saverio. El armario del film resulta muy efectivo (los trajes de Adidas de los participantes en los juegos o los monos blancos de los miembros del ejército), espectacular (atención al memorable traje que Cinna le prepara a Katniss para el show de “El Vasallaje”), estrambótico y chillante a más no poder en según qué personajes (esa Effie Trinket que es un delirio andante con sus modelos y pelucas imposibles) y elegante y sobrio en las figuras de Snow y Plutarch. Esta saga de películas es el sueño de cualquier amante de la moda.

Los escenarios resultan igual que las vestimentas, esto es, muy variados. Tenemos la pobreza y tristeza de los Distritos (especialmente el distrito 12), el lujo y la pompa del Capitolio y la residencia presidencial, el futurismo del campo de entrenamiento y, finalmente, el exotismo “naturalista” del campo de juegos. Es justo resaltar que estos dos aspectos (vestuario y escenarios) están muy cuidados en esta saga y realmente llaman la atención de cualquier espectador.

Por mi parte, y siendo honestos, la verdad es que no me considero un gran fan de esta franquicia, y esta segunda parte me recordó mucho a la anterior. Ahora bien, reconozco que esta secuela tiene un cierto buen ritmo pues sus casi 150 minutos no se me hicieron tan pesados como pensaba. Se consigue un mejor retrato de los personajes y, sobre todo, cuenta con unas muy buenas interpretaciones de todo el reparto liderado por esa enorme actriz que es Jennifer Lawrence.

En los aspectos técnicos resaltar que la empresa Double Negative y el supervisor de efectos visuales Adrian de Wet se hicieron cargo de más de 400 planos digitales. Entre estos planos estaban la Avenida de los Tributos, los trajes de fuego o la niebla. Respecto a la banda sonora decir que repite el maestro James Newton Howard. Detalle importantes es que en la misma podemos escuchar a Coldplay. El famoso grupo compuso y grabó su primer tema original para una película: la canción “Atlas” que suena en los créditos finales.

“La gente depende de ti. Tú eres el sinsajo”… This Girl is on Fire.

En el reparto destaca el trío formado por Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson y Liam Hemsworth que repiten en los papeles de Katniss, Peeta y Gale. Hay que decir bien alto y claro que la que lleva los pantalones muy bien puestos es Jennifer Lawrence. Los personajes de Peeta y Gale demuestran una falta de carácter absolutamente espectacular. Y, aunque Peeta tenga algún buen arranque público, lo cierto es que ambos personajes masculinos son demasiado sosos y blandengues como para merecer a una mujer como Jennifer. Una mujer que, en según qué, escenas parece la reencarnación de Cleopatra. Además, la actriz nacida en Kentucky demuestra una credibilidad con su personaje absolutamente sobresaliente. A todo eso le suma una tremenda personalidad para estar delante de las cámaras comiéndose cada plano. Bien, muy bien, sobresalientemente bien Jennifer Lawrence. Hutcherson y Hemsworth resultan meros acompañantes.

Aprovecho la mención a Jennifer Lawrence para dejar unas declaraciones suyas sobre la evolución de su personaje en esta nueva entrega: “Katniss sigue siendo un personaje que adoro, pero lo que tiene en juego esta vez es muy distinto. En la primera película era una heroína indecisa que lo único que quería realmente era salvar a su familia, pero ahora soporta una carga mucho mayor. Siente una responsabilidad hacia todas esas personas que cuentan con ella, aunque tenga ciertos problemas con eso, porque no es ni mucho menos lo que quería”. Por otro lado,  Lawrence tuvo que someterse de lleno a una intensa preparación física necesaria para afrontar este film. Esto le llevó a pasar horas practicando con el arco y puliendo toda una serie de movimientos y habilidades de estilo parkour.

Elizabeth Banks, Stanley Tucci y Woody Harrelson siguen dando vida a Effie, Caesar y Haymitch. Destaca como Elizabeth Banks da a Effie un toque más cercano y sensible con lo que ella ya considera “su equipo” (Peeta, Katniss y Haymitch). Caesar sigue siendo el presentador amo del show mostrando su fabulosa dentadura blanca, su falsa sonrisa y su repertorio de “interesantes” preguntas para los participantes… Y, finalmente, Woody Harrelson sigue a lo suyo con su personaje de Haymitch que ofrece consejos varios (sobre todo a Katniss) y bebiendo todo o casi todo lo que cae en sus manos. Eso sí, también presenta momentos de gran seriedad cuando las cosas se ponen difíciles.

Por su parte, el mítico Donald Sutherland disfruta, una vez más, metiéndose en el pellejo del Presidente Snow y contando esta vez con más minutos en pantalla. El fallecido Philip Seymour Hoffman debutó en la saga con su profesionalidad habitual para hacerse cargo de la vacante del malogrado Seneca Crane. También debutan en esta segunda parte artistas como: Sam Claflin (Finnick), Jena Malone (Johanna), Jeffrey Wright (Beetee) o Amanda Plummer (Wiress). Y de la primera parte se mantienen entre los secundarios Lenny Kravitz (Cinna), y Paula Malcomson y Willow Shields como la madre y la hermanita de Katniss.

“Propongo sembrar el miedo. Más miedo” (Plutarch)

En conclusión.
Termino con esta crítica de Los juegos del hambre: En llamas, una secuela se sitúa globalmente al mismo nivel de su primera parte y a ratos superior. Una primera parte que, en algunos momentos, se me hizo algo tediosa y esto no me ha pasado en esta ocasión. ‘En llamas’ queda especialmente recomendado para los seguidores de Katniss, Peeta y Gale, y para los amantes de Jennifer Lawrence.

Tráiler de Los Juegos del hambre: En llamas

Escucha nuestro último episodio del podcast