La hora más oscura
Comparte con tus amigos










Enviar

Nos adentramos en un periodo de tiempo que amenaza con ser oscuro y complejo. Un tiempo que se presenta incierto y que seguramente provocará grandes sacrificios. Un tiempo que nos traerá meses, días y horas oscuros. Incluso a alguna de esas horas la podremos llegar a conocer como… ‘La hora más oscura’.

“Esto no es normal” (Sean)

Crítica de La hora más oscura

He aquí una honrada película de 30 millones de presupuesto que no engaña absolutamente a nadie. Y tampoco pretende pasar por lo que no es. Estamos ante una película de serie B de ciencia ficción. Una cinta que guarda una estrecha relación en su historia con lo que pudimos ver en 2010 con el film de los hermanos Strause tituladoSkyline’. Si les gustó lo que allí vieron, entonces, es muy posible que lo que tiene que ofrecer ‘La hora más oscura’ también les guste.

Al igual que en la citada ‘Skyline’, aquí nuevamente nos encontramos ante un film baratillo. Un film con unos buenos efectos especiales, y una notable ambientación en la que destacan las calles desiertas, los aviones estrellados o los barcos encallados… El telón de fondo de todo esto es una nueva historia de invasión alienígena ejecutada de la noche a la mañana. Una invasión que coge a todo el mundo por sorpresa y en la que sólo unos pocos sobreviven. Tal y como pueden apreciar, casi calcado el asunto a ‘Skyline’ y cintas similares.

En la notable ambientación destacan claramente los escenarios moscovitas. En este sentido, todo el equipo de producción del film decidió desde un primer momento ambientar la película en Moscú. Se quería conseguir así un toque nuevo e innovador a las historias de invasiones alienígenas. Además, se contribuía de esta forma a crear más indefensión en los protagonistas humanos que serían de esta forma unos extraños en un territorio de su propio planeta. También se decidió rodar el film en 3D para captar totalmente el ambiente de Moscú y destacar al máximo al nuevo tipo de extraterrestre invasor.

En la dirección encontramos a Chris Gorak en la que fue su segunda película. Desde entonces no hemos vuelto a tener noticias suyas ¡y ya han pasado 11 años! Aquí se muestra conocedor de sus limitaciones y de la producción en la que se encontraba. Por ello entrega un metraje corto de 90 minutos tratando de potenciar al máximo el deslumbramiento en pantalla que producen los llamativos efectos especiales. Efectos provocados por la presencia de estos particulares alienígenas y el estado de despoblación y abandono del Moscú post-invasión. Inevitablemente, al ser una producción estrenada en cines con Rusia como protagonista, el conocido realizador Timur Bekmambetov se incorporó al proyecto como productor aportando ciertos recursos, entre ellos su productora cinematográfica: Bazelevs.

Al respecto de estos extraterrestres decir que su origen es bastante interesante. El guionista Jon Spaihts los concibió como una especie de combinación de mecánica y electromagnetismo con electricidad por sangre. Disponen además de un escudo que los hace invisibles y que tiene una doble finalidad: ofensiva y defensiva. En el resto del libreto hay poco que resaltar puesto que abundan las frases tontas, y las acciones y personajes disparatados. Un dato importante es que este fue el primer guión de Spaihts y recordemos que una década después sería nominado al Oscar por Dune(Denis Villeneuve, 2021).

Al respecto de los personajes humanos decir que no dan para mucho. Los por entonces casi desconocidos, y jóvenes, Emile Hirsch, Max Minghella, Olivia Thirlby, Rachael Taylor y Joel Kinnaman forman el típico grupo de turistas que intentan tener controlada una situación que se les escapa. Los chicos intentan proteger a las guapas chicas de turno que no tienen otro rol en el film que el de ser salvadas mientras se meten en líos. Por el camino se les unirán otros supervivientes más maduros que les ayudarán en su odisea por este Moscú post-apocalíptico.

Por último comentar las 3Ds que se dejan notar en la creación de profundidad de los fondos. No obstante, en aquellos efectos que implican interactuar con el espectador (objetos arrojados y tal) ya resultan más limitadas. Como curiosidad relevante señalar que esta fue la primera película de Hollywood rodada íntegramente en Moscú con una tecnología de 3D de vanguardia. El rodaje tuvo lugar en varios lugares emblemáticos como: La Plaza Roja, los grandes almacenes GUM, el Puente del Patriarca y la hermosa estación Mayakovskaya. También podremos ver la Biblioteca y la Plaza Lenin, el aeropuerto de Sheremetevo, el Instituto Nachimovsky, la Explanada de la Academia de las Ciencias y la Plaza de la Catedral, algún plano del Kremlin, y vistas a lo largo del curso del río Moscova y el Edificio del Terraplén Kotelnicheskaya que es uno de los rascacielos conocidos como las Siete Hermanas de Stalin.

“Han muerto todos. Ha sido una masacre” (Skyler)

En conclusión.
Termino esta crítica de La hora más oscura, pese a las deficiencias que la película puede presentar, creo que la misma merece ser vista por la originalidad de su propuesta en cuanto a la configuración de los extraterrestres, su buena ambientación en un Moscú totalmente vacío y sus llamativos efectos visuales. Aquí tenemos 90 minutos de evasión en un Moscú abandonado a su suerte con los que pasar un rato diferente. Especialmente recomendada para los que como un servidor somos amantes de invasiones alienígenas y escenarios y ambientes post-apocalípticos sin grandes exigencias.

Tráiler de La hora más oscura

Escucha nuestro último episodio del podcast