La cuarta fase
Comparte con tus amigos










Enviar

La primera fase: Avistamiento. La segunda fase: Evidencia. La tercera fase: Contacto. La cuarta fase: Abducción. Llega la hora de que Milla Jovovich nos de paso a ‘La cuarta fase’.

“No hay nada más aterrador que la cuarta fase” (Doctora Abigail)

La cuarta fase

Crítica de La cuarta fase

Estamos ante una película que podría atreverme a definir como “docu-realista”. Acuño este término porque el film viene a mezclar imágenes de ficción con imágenes supuestamente “reales”. Son imágenes de fragmentos de la entrevista a la “verdadera” Dra. Abigail y fragmentos de sesiones de hipnosis con sus pacientes. Estas supuestas “imágenes reales” están combinadas con las de ficción con un estilo visual de viñetas muy similar al que vimos, por ejemplo, enHulk (Ang Lee, 2003), aunque otras veces se nos muestran totalmente en pantalla.

Esta técnica, empleada con cierto éxito por el director y guionista Olatunde Osunsanmi, es utilizada básicamente para tratar de conseguir un mayor impacto en la credibilidad de los hechos que se nos narran. Para tratar de convencernos de que los sucesos que atormentaron a la doctora sucedieron de verdad. Por ello, y aunque la propia Milla Jovovich afirme, tanto en la introducción de la película como en el final de la misma, que todo depende de lo que queramos creer, lo cierto es que lo se pretende es convencernos totalmente de que lo que pasó fue real.

No obstante lo anterior, nada de lo que se cuenta en esta cinta sucedió nunca. Todo fue fruto de una campaña de marketing-viral de la productora. Se intentó hacer pasar por reales sucesos y personajes que nunca pasaron/existieron. Para los interesados en el tema, comentar que todo esto quedó desmotado en uno de los programas de ‘Cuarto Milenio’ en el que fue objeto de un reportaje.

Centrándonos en lo que es el film, cabe decir que estamos ante una producción modesta que entretiene. La película no pretende ni quiere asombrarnos con grandes efectos especiales ni con un gran despliegue de luces. ‘La cuarta fase’ trata de introducirse en el fenómeno de los abducidos desde una perspectiva absolutamente “realista” y minimalista. Esto significa que nadie espere encontrar aquí algo parecido aEncuentros en la tercera fase (Steven Spielberg, 1977) porque entonces la decepción sería enorme.

La película se va desarrollando través de una serie de entrevistas, vídeos y sesiones de hipnosis regresivas. De esta forma, el film trata de buscar respuesta a: ¿quién demonios está detrás de estos inquietantes y terroríficos casos de abducciones?… En el transcurso de la narración incluso se llega a dar una respuesta al fenómeno que es cuanto menos curiosa. ¿Hombres de negro? ¿Extraterrestres? ¿Demonios? ¿Sugestión? Quizás, y como diría el fallecido y mítico Dr. Jiménez del Oso, “la madre que los parió”.

La cuarta fase

Los actores que intervienen brillan todos de manera positiva. La ausencia de alardes técnicos provoca que los artistas sean los verdaderos protagonistas por encima de cualquier efecto. De esta manera, nos encontramos con una sobria y dramática actuación de Milla Jovovich. Una interpretación que contrasta (y mucho) con los papeles más físicos a los que nos tiene acostumbrados. También tenemos a un Elias Koteas que siempre cumple y parece que podría aspirar a más. Destaca también Hakeem Kae-Kazim que realmente me sorprendió con una buena presencia en pantalla. Y, finalmente, querría destacar a un gran Will Patton como August, el sheriff local. Patto exhibe en pantalla una autoridad y un poderío digno de alabar. En su caso, estamos ante otro de esos actores que demanda un reconocimiento mucho mayor del que tiene o ha tenido.

“Al final lo que crean es decisión suya” (Milla Jovovich)

Will Patton

En conclusión.
Concluyo esta crítica de La cuarta fase, un film bastante curioso por combinar “realidad” y ficción. Una cinta modesta que destaca por esa sorprendente propuesta y por las destacadas actuaciones de los protagonistas. Puede ser muy peligroso, decepcionante y muy injusto tratar de comparar este film con ‘Encuentros en la tercera fase’ u otros de la misma temática pero rodados de manera espectacular. Estáis advertidos.

Tráiler de La cuarta fase