El secreto de sus ojos
Comparte con tus amigos










Enviar

Agosto de 2000, Darín nos regala ‘Nueve Reinas’. Noviembre de 2001, colapso, caos, miseria, injusticia y pobreza. Está a punto de estallar el “corralito”. Se agudiza el ingenio de los maestros. Campanella asombra con ‘El hijo de la novia’. Agosto de 2009, Darín y Campanella vuelven para descubrirnos ‘El secreto de sus ojos’. Desentrañemos el enigma de un film ganador al Oscar a la “Mejor Película de Habla no Inglesa”. (Sin destripes, por supuesto).

Argentina.1974. La convulsión y la inestabilidad política y social lo invaden todo. En medio de éste panorama un asesinato atroz.
Argentina.1999. Benjamín Espósito pugna por desvelar secretos, misterios, quiere conocer su propia identidad.

Benjamín Espósito

Crítica de El secreto de sus ojos

En la más pura esencia del “cine noir”, Juan José Campanella vuelve a dirigir con notable maestría un film que difícilmente podremos borrar de nuestras memorias. Ricardo Darín es el pilar sobre el que descansa la apuesta de Campanella. Y una vez más acierta. Encarnando perfectamente la evolución de un hombre desde su impetuosa juventud en 1974 hasta la pausada y evocadora madurez que vive veinticinco años después. Sus diferentes registros nos despiertan los sentimientos y nos transportan al corazón de la evolución histórica del país andino.

Y acompañando a nuestro Benjamín Espósito (Darín), su compañero de despacho judicial, Pablo Sandoval (interpretado por Guillermo Francella) y la jefa de departamento Irene (Soledad Villamil). Los tres forman un triángulo perfecto. El primero interpretando a un hombre alcohólico y atormentado dotado, no obstante, de unos principios éticos y un sentido de la amistad conmovedor. La segunda dando vida a una exquisita mujer de buena cuna y mejores maneras, pero no exenta de espíritu solidario.

El secreto de sus ojos

La ambientación destaca enormemente cuando se evocan los tiempos duros vividos durante la presidencia de María Estela Perón. En aquella Argentina predominaba el espionaje y varios grupos armados campaban por la vaga extensión andina. El gobierno actuaba de forma represiva y el ambiente era duro y hostil hacia las formaciones de izquierda. La Perón tomó el mando con determinación de acero, convirtiéndose en la mujer del látigo. En un clima político tan adverso y con el país sacudido por la crisis petrolífera, tan sólo los guiños al deporte rey, el fútbol, mantienen al argentino medio ajeno a las preocupaciones. Campanella también sabe proporcionarnos pequeñas dosis de ésta pasión compartida.

Después de arrasar Latinoamérica desde el festival de La Habana a los Premios Clarín, la película irrumpió en España, siendo nominada hasta en nueve ocasiones a los Premios Goya, donde la parcial academia tan sólo quiso concederle dos estatuillas. Más tarde hizo las maletas hacia Hollywood buscando el Óscar a la “Mejor Película de Habla no Inglesa”. Estatuilla que, por supuesto, consiguió.

juan-jose-campanella-oscar

Conclusión.
Termino esta crítica de El secreto de sus ojos, con la afirmación de que estamos ante una película dotada de una notable dirección, un gran guión y unas sobresalientes interpretaciones. Su premio Oscar fue justo y merecido. Esta es una película que no deberían perderse.

Curiosidades.
-Esta fue la segunda nominación para un Oscar que recibió Campanella, después de la que tuvo en 2001 con ‘El hijo de la novia’, y fue también la sexta nominación para el cine argentino: ‘La Tregua’ (Sergio Renán, 1974), ‘Camila’ (María Luisa Bemberg, 1984), ‘La historia oficial’ (Luis Puenzo, 1985), ‘Tango’ (Carlos Saura, 1998) y ‘El hijo de la novia’, también de Campanella.
-El cine argentino (de las seis nominaciones comentadas) obtuvo su único Oscar en 1985, gracias al filme ‘La historia oficial’, de Luis Puenzo.
-El anuncio de las películas competidoras para el Oscar a la mejor película de habla no inglesa fue hecho por el presidente de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas estadounidense, Tom Sherak, y por la actriz Anne Hathaway.

Películas nominadas