Blancanieves (Mirror, Mirror)
Comparte con tus amigos










Enviar

Érase una vez un triste reino helado y una malvada reina. Érase una vez un espejito mágico y una dulce y tímida princesa que vivía encerrada en el castillo por orden de la malvada reina. Hoy toca conocer el cuento de… ‘Blancanieves (Mirror, Mirror)’.

“Nunca confíes en alguien que mida más de 1,20 metros”.

Blancanieves (Mirror, Mirror)

Crítica de Blancanieves (Mirror, Mirror)

Genial, divertidísima y un auténtico show visual con ciertos tintes de “bollywood” es lo que Tarsem Singh nos regala en esta particularísima adaptación del famoso cuento de ‘Blancanieves y los Siete Enanitos’. Recordemos que hablamos de un cuento popularizado fundamentalmente por los Hermanos Grimm. La pena es que, en su momento, esta película no fuera estrenada en cines en fechas navideñas. En esos mágicos días habría sido más disfrutable por su nevada y mágica ambientación.

Hay que destacar que Tarsem Singh y el productor Bernie Goldmann investigaron todas las variantes y versiones que del popular cuento de ‘Blancanieves’ que habían circulado por el continente europeo. De todas ellas cogieron algo y “el visionario” Singh también aportó sus ideas personales para la historia guionizada por Marc Klein y Jason Keller. Sus letras cobraron vida en los grandiosos sets de Montreal donde se construyeron la mayoría de estancias que se pueden ver en la película como el palacio,  la casa de los enanos, el bosque,…

Como he expuesto, la película es altamente divertida con diálogos y situaciones geniales que nos harán esbozar más de una sonrisa cuando no una buena carcajada. Además estamos ante un verdadero show visual. Un show al que contribuye su cuidado, original y llamativo diseño de producción. Y, por supuesto, su increíble, colorista, peculiar y, por momentos, estrambótico vestuario. Un vestuario que fue obra de la fabulosa modista japonesa Eiko Ishioka (ganadora de un Oscar por su labor enDrácula de Bram Stoker). Eiko ya había colaborado anteriormente con Tarsem Singh en Immortals (2011) y en ‘La Celda’ (2000). Desgraciadamente no pudo volver a trabajar con el cineasta porque murió a comienzos de 2012. Tarsem le dedicó este mágico y simpático film como recuerdo.

Blancanieves (Mirror, Mirror)

Es conveniente advertir que nadie espere aquí una versión clásica del famoso cuento. Olvidaos de eso y quitaos de la mente ideas ya establecidas sobre los personajes y la historia. Lo que tenemos en pantalla es “la versión de Tarsem Singh” y me atrevo a decir que muchos la considerarán indigna y una payasada. Sin embargo, personalmente me fascinó muchísimo. Esta es la realidad y no puedo decir lo contrario pues mentiría. Eso sí, ya reitero que algunos (o muchos) seguramente odiarán este film, lo cual comprendo y no critico.

Como consejo, insistir que cuando la vean, lo hagan dejando atrás ideas previamente establecidas. Siéntese a verla dispuestos a pasar un rato de mágico divertimento. Si ven ‘Blancanieves (Mirror, Mirror)’ de esta forma que les indico seguro que pasarán un buenísimo rato de diversión. Y esto es de lo que se trata con esta película genialmente interpretada.

Cabe resaltar también la banda sonora compuesta por Alan Menken, el famoso “compositor Disney”. En esta cinta crea unas bonitas y divertidas composiciones musicales con algún que otro momento “españolizado” con las castañuelas incluidas. Además, se incluye el pegadizo tema “I Belive” cantado mágicamente por la propia Lily Collins. Es imposible no ver el video “bollywoodiense” que Tarsem Singh monta para la joven inglesa y no empezar a tararear su estribillo de “I Belive, I belive, I belive in Love, Love, Love…”. Decir que para España la canción fue interpretada por la cantante Soraya Arnelas.

“Todo el mundo tiene magia dentro, pero muy pocos aprenden a usarla con prudencia”.-Espejo mágico.

Julia Roberts y Lyli Collins

““Espejito, espejito mágico”. Érase una vez…

Julia Roberts y Lily Collins son las protagonistas absolutas de la película. Una película en la que también destacan los simpáticos actores que se ocupan de dar vida a los famosos siete enanitos. Es cierto que también figura en los créditos del film un actor tremendamente sólido como Sean Bean, pero su participación como rey es muy escasa y casi reducida a un simple cameo.

Julia Roberts interpreta a la malvada Reina/Madrastra y resulta extraordinaria, sublime, divertida, paródica, malvada, astuta, envidiosa, conspiranóica,… Julia Roberts se sale con este papel autoparódico. Sinceramente, no me la esperaba encontrar con este aire pero se nota que debió disfrutar muchísimo metiéndose en la piel de esta malvada reina. La actriz logra transmitir plenamente ese divertimento al espectador. Por favor, si pueden vean el film en VO para comprobar de primera mano todo esto que digo en favor de la eterna “pretty woman”. Julia Roberts fue la única considerada por el equipo de producción, en todo momento, para ese papel

Julia Roberts

Por su parte, la joven actriz inglesa Lily Collins encarna a Blancanieves. Y miren ustedes por dónde también consigue una buenísima actuación. Lily nos ofrece una dulce, ingenua y hermosa Blancanieves. Pero ¡ojo! que esta Blancanieves también deja aparcada toda esa dulzura e ingenuidad para mostrarse (llegado el momento) como una jovencita valiente, intrépida y luchadora. Bien, muy bien por Lily.

Destacar que los cineastas montaron un casting enorme para buscar a una actriz que pudiera encarnar la inocencia y determinación del personaje. Pasaron un mes de pruebas hasta que descubrieron a Lily. La joven actriz, fue elegida el 1 de abril (el día tradicional de las inocentadas en Estados Unidos) y cuando su agente la llamó, a las 24 horas después de haber hecho la prueba, Lily pensó que se trataba de una broma.

Lyli Collins

Armie Hammer es el Príncipe Andrew Alcott del rico reino de Valencia. Su personaje es valiente, atrevido y justo. No obstante, también es “un tipo muy pagado de sí mismo” y que no deja de hacer el ridículo con momentos de total payasete. Quizás sea el tratamiento de este personaje lo que más pueda chocar a los seguidores del cuento tradicional. Avisados quedan.

El veterano Nathan Lane da vida a Brighton. Brighton es el esbirro “para todo” de la malvada reina y el que cumple todos sus caprichos por malvados que estos puedan llegar a ser. Muy lograda también la interpretación de Lane desde un punto de vista cómico.

Armie Hammer

Y luego nos quedan los simpáticos y originales siete enanitos de esta historia. Todo ellos están interpretados bárbaramente por Martin Klebba (Matón), Danny Woodburn (Mandamás), Mark Povinelli (Media-Pinta), Joe Gnoffo (Glotón), Jordan Prentice (Napoleón), Sebastian Sarraceno (Lobo) y Ronald Lee Clark (Risitas). Los siete han abandonado las minas para dedicarse al robo y al pillaje, “esto es mejor que trabajar en las minas” llegan a decir en un momento dado. Cada uno de ellos es experto en un “arte” de vivir de lo ajeno y del engaño y pondrán sus servicios a disposición de Blancanieves. Hay que decir que en vez de partir del grupo familiar de personajes de animación para inspirarse, los cineastas permitieron que cada uno de los actores contratados definieran un personaje original.

Blancanieves (Mirror, Mirror)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Blancanieves (Mirror, Mirror), una película divertida, llamativa y un verdadero show visual con geniales interpretaciones. Al igual que ‘La invención de Hugo’ (Martin Scorsese, 2011) resulta un film de “dibujos animados” pero de imagen real. Habrá quién la ame (como es mi caso) y seguramente habrá quién la odie. Lo que está claro es que no creo que deje a nadie indiferente. Ahora bien, es una película hecha con la intención de que nuestra vida sea más divertida, así lo dijo el propio Tarsem Singh: “Mi objetivo principal con esta película es crear un película familiar con la que la gente se divierta”. En lo que a mi concierne ¡lo consiguió!

Tráiler de Blancanieves (Mirror, Mirror)