Annabelle vuelve a casa
Comparte con tus amigos










Enviar

“Todo lo que ve ha sido objeto de algún embrujo o se ha empleado en algún tipo de práctica ritual. Aquí no hay juguetes. Es más seguro que estas cosas estén aquí dentro que ahí fuera. A veces es mejor mantener al genio dentro la lámpara”. Llega la hora de ‘Annabelle vuelve a casa’.

“¿Puedo jugar con Annabelle?”

Crítica de Annabelle vuelve a casa

El guionista especialista en cintas de terror Gary Dauberman debuta tras las cámaras de su gran creación: la muñeca Annabelle. Dentro del Conjuring-Universe de James Wan esta muñeca ha sido alzada como un gran icono del género. Destacar que Dauberman, además de guionista y director en este film, también se encargó de redactar el libreto de La monja (Corin Hardy, 2018). El que sí que regresa con su música es el sempiterno Joseph Bishara, otro de los elementos claves del Conjuring-Universe junto a Wan.

‘Annabelle vuelve a casa’ es un film que sirve para seguir rellenando espacio en carteleras y estantes de tiendas. Todo hasta la llegada de la gran ballena blanca que supondrá ‘Expediente Warren: Obligado por el demonio’ (Michael Chaves). Así pues, esperar mucho de ‘Vuelve a casa’ sería esperar demasiado. Al igual que en los films anteriores de Annabelle, estamos ante “una nueva historia de origen”. En este caso del origen de cómo llegó Annabelle a la casa de los Warren y del poder que es capaz de desatar sí abren la vitrina que mantiene al mal que alumbra encerrado.

La cinta funciona como una especie de “tren de la bruja” en donde los ítems que guardan los Warren van “encendiéndose” por medio del faro del mal que Annabelle supone. Ahora bien, si ya de antemano sabemos que la muñeca es el mayor y más fuerte de los portales, entonces, el resto de objetos portadores no nos asustarán más allá del posible jumpscare del momento. Ojo, como cinta de terror y sustos cumple si lo que se busca es pasar “un mal rato”. En ese aspecto satisface de sobra, pero en global queda por debajo de las dos entregas anteriores. Incluso puede quedar también por detrás de ‘La monja’. Digamos que juega en la misma liga queLa llorona (Michael Chaves, 2019), es decir: un film que se deja ver pero que no aporta nada más.

La historia tampoco quiere y/o pretende abarcar demasiado. Sin embargo, y al mismo tiempo, quiere presentar nuevos demonios y objetos portadores de lo siniestro para, en un futuro, tirar de ellos en nuevas continuaciones. Básicamente todo el film transcurre en casa de los Warren durante una sola noche. En esa jornada nocturna Judy (Mckenna Grace), la pequeña hija de Lorraine y Ed, debe permanecer en casa sin sus padres y a cargo de una niñera asmática llamada Mary Ellen (Madison Iseman) y de la entrometida amiga de ésta, Daniela (Katie Sarife). Sobre la aparición de Vera Farmiga (Lorraine) y Patrick Wilson (Ed) no se hagan ilusiones. El guionista, por motivos obvios, se encarga rápidamente de quitarlos de en medio tras la presentación de la trama. Así pues, casi toda la acción transcurre sin que ellos estén presentes.

De las interpretaciones ciertamente no se puede juzgar mucho. Aquí todos están para ser asustados y asediados por los espectros. En consecuencia, poco más pueden hacer que pasar un mal rato y sobrevivir como sea. Quizá la mejor parada es Mckenna Grace. Esta jovencita hereda, dentro de sus posibilidades, el rol de Lorraine en otros films de la saga. Además de ser el personaje en el que más ahonda la historia, haciendo especial hincapié en el precio a pagar por el diferente, en este caso, la profesión de sus padres y las visiones.

A pesar de las auto-limitaciones del film, no estamos ante una cinta que visualmente luzca barata. Y eso a pesar de que básicamente son sólo dos o tres escenarios donde acontece todo: el colegio de Judy, el supermercado al cual acude Ellen a comprar y el más jugoso de todos los enclaves: la casa de los Warren. En la película conoceremos algo más del vínculo de Judy con los fantasmas, claramente heredado de Lorraine. Al mismo tiempo también tendremos la ración de fe y religión que debe de hacer frente al mal absoluto.

En resumidas cuentas.
Termino esta crítica de Annabelle vuelve a casa, el listón estaba muy alto con la saga ‘Expediente’ y las tramas bien cerradas con ‘Creation’. Así las cosas, un nuevo film con la muñeca no era para nada necesario. Aún y con todo, ‘Annabelle 3’ funciona para una noche que se quiera pasar un mal rato dependiendo de la animadversión que despierte en cada uno las muñecas tétricas.

Relacionado: ‘Annabelle’ y ‘Annabelle: Creation’. 

Tráiler de Annabelle vuelve a casa