Contrarreloj
Comparte con tus amigos










Enviar

Nicolas Cage sólo tiene 12 horas para conseguir hacerse con un botín de 10 millones de dólares con el que pagar la libertad de su hija. Ciertamente lo tiene complicado… pero si algo nos ha demostrado Nic Cage en los últimos años es que, por mal que estén las cosas, nunca se rinde. Así pues, es hora de acompañarle en una frenética carrera… ‘Contrarreloj’.

“Me quedo sin tiempo…”.-Will Montgomery.

Contrarreloj

Crítica de Contrarreloj

Empiezo a sentir gran debilidad, cariño, admiración y respeto por Nicolas Cage. Sí, es cierto y no va de broma. El amigo Cage lo tenía todo en la vida hasta que, en parte por su mala cabeza y en parte por su administrador, perdió toda su fortuna. A partir de ahí le quedaban dos opciones: rendirse o empezar de nuevo.

Y Nic Cage decidió optar por la segunda alternativa, viéndose abocado a protagonizar un sin fin de películas de “baja calidad” (por así decirlo) lejos de las grandes producciones de antaño. Estos films de ahora son los que le sirven para ir pagando facturas, convertirse en un “género en sí mismo” y recuperar la pasta perdida. Y entre toda esa ristra de películas que Cage protagoniza anualmente hay de todo… como en la viña del Señor: las hay flojas y plagiadoras como Bajo amenaza(Joel Schumacher, 2011), las hay geniales como Furia ciega(Patrick Lussier, 2011) y también las hay entretenidas y dignas de echarles al menos un vistazo como esta que se titula ‘Contrarreloj’. Un film que, pese a sus conscientes “fallos” (“soluciones” demasiado fáciles, atropellos y volcaduras sin daños… o un plan final descaradamente sencillo y ¿risible?), se sitúa por encima de sus últimos trabajos.

Will Montgomery

Y seguro que parte de la culpa de que ‘Contrarreloj’ más que menos funcione, a pesar de las carencias citadas, viene por la elección de Simon West como director. Y es que West es un “artesano” que sabe lo que se hace en lo que al cine de acción se refiere. Ahí están títulos como: ‘Con Air’ (1997),Lara Croft: Tomb Raider(2001) o la más reciente y apabullante Los Mercenarios 2(2012). Así las cosas, las secuencias de acción del film, especialmente todas las que tiene que ver con los coches tales como: persecuciones, volcamientos, accidentes, explosiones… están muy bien rodadas, francamente bien rodadas teniendo en cuenta que no estamos ante una gran producción (atención a la huída de Wilt Montgomery en un coche patrulla).

Contrarreloj

Además, West y el guionista David Guggenheim tienen el acierto de situar la acción en plenos carnavales de Nueva Orleans, esto le da al film un aire más vivo, alegre y colorista que ayuda a subir el nivel visual del global, alejándolo de aquel ambiente tan triste, solitario y “barato” que pudimos presenciar en El pacto (Roger Donaldson, 2011), cuya acción también se desarrollaba en Nueva Orleans. Recuerdo que aquella vez escribí que esa película podría haber sido “más apetecible de ver” con un mejor “envoltorio”, pues bien, esto es precisamente lo que pasa aquí con ‘Contrarreloj’, que su “envoltorio externo” es bueno y eso hace mejor o al menos más disfrutable a esta película.

Y para terminar, la cinta presenta también ciertos golpes de humor, tanto voluntarios (ese perro que no para de ladrar) como “involuntarios” (ese plano a lo T-800 del personaje interpretado por Josh Lucas) que le sientan fenomenal al film. Cierra la cinta una muy adecuada BSO de Mark Isham que ya había trabajado con West en ‘The Mechanic (2011). Sus partituras, por momentos, parecen evocar las melodías de los clásicos del cine de policías y ladrones.

Contrarreloj

“Queremos nuestra parte”… Quién roba a un ladrón…

En el campo de las interpretaciones está claro que el protagonismo principal recae en Nicolas Cage que interpreta a Will Montgomery, un tipo que es todo un experto en lo que a robar bancos y joyerías se refiere, su única distracción de este “oficio” de apropiarse de lo ajeno es el cariño que siente hacia su hija, Alison. Decir que el amigo Cage se encuentra más suelto y vivo que en ‘El Pacto’ y creo que más en “su salsa”… pero procurando estar medianamente contenido.

Atención a las pintas que presenta Josh Lucas como Vincent, un antiguo socio de Will que ahora le va a causar muchos problemas… La verdad, Josh Lucas recrea un villano absolutamente esperpéntico. Un auténtico y grotesco “pirata cojo” pero en versión malvada y alejado de aquel truhán cuya vida quería vivir el propio Sabina. Un maloso con el que es imposible no echarse unas buenas risas en según qué escenas. Yo me lo pasé pipa con él.

Danny Huston es Tim Harlend, un agente del FBI que quiere pillar a toda costa a Nic Cage. Es su Némesis particular (“Que le admire no significa que me guste”) y su razón de seguir trabajando para el FBI. Bastante bien Danny Huston en este papel que no le requiere de grandes complicaciones. Finalmente, se dejan ver también Malin Akerman y Sam Gayle como Riley y Alison, respectivamente. La primera es una socia en el delito de Will y la segunda es su hija. Las dos actrices realizan una labor correcta pero el peso principal de la película recae sobre sus compañeros masculinos.

Josh Lucas

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Contrarreloj, un film muy consciente de sus limitaciones y “fallos” pero también de sus virtudes. Precisamente sabe explotar las mismas para convertirse en un film entretenido, por momentos divertido y con escenas de acción bien resueltas. Sincera y honestamente, creo que a este tipo de films no es necesario exigirles mucho más.

“Nadie decide ser un criminal”.-Will Montgomery.

Contrarreloj

Curiosidades.
-Uno de los títulos que se barajaron par este film fue el de ‘Medallion’ que es la compañía de los taxis que salen en la película.
-‘Contrarreloj’ volvió a unir a Nic Cage con Simon West, su director en ‘Con Air’ (ópera prima de West) con la que consiguieron un gran éxito de taquilla en 1997 con 224.012.234 $ a nivel mundial. En ‘Con Air’ figuraba también otro actor de ‘Contrarreloj’: M.C. Gainey.

Tráiler de Contrarreloj