Adiós a Joel Schumacher
Comparte con tus amigos










Enviar

Antes de que pudieran sonar las doce campanadas de la medianoche del día 22 de junio de 2020 nos llegó la noticia del fallecimiento de Joel Schumacher. Hablamos de un director que logró entrar de lleno en el panteón de los cineastas imprescindibles de los años 90. Sirva este pequeño recordatorio de su obra como último adiós.

RIP JOEL SCHUMACHER (1939-2020)

En lo bueno y en lo malo Joel Schumacher se convirtió en uno de los grandes nombres propios durante las décadas de los 80 y 90. Además, en esos años, el director neoyorquino logró sacar adelante interesantes títulos. Hablo de films del calibre de ‘St. Elmo, punto de encuentro’ (1985), ‘Jóvenes ocultos’ (1987), ‘Línea mortal’ (1990), Un día de furia (1993) o ‘El cliente’ (1994). Este último fue el que le puso en la lista A de directores. Una lista que le llevó a ser el sustituto de Tim Burton enBatman Forever (1995). Tras el éxito de ‘Forever’ para la Warner, no tardaría mucho en repetir con la major en otro film de juicios desde los libros de John Grisham con ‘Tiempo de matar’ (1996). A esta le seguiría la inefable Batman & Robin (1997).

El durísimo traspiés de ‘Batman & Robin’ llevó a Schumacher a unas vacaciones prolongadas de casi dos años. En ese tiempo se dedicó a vivir la vida a lo grande. Finalmente regresó con un trabajo que, por méritos propios, se debe situar entre lo mejor de su carrera. Me refiero a Asesinato en 8mm (1999). Prácticamente se puede decir que, coincidiendo con el fin de la década, Schumacher tocó techo. Cinematográficamente ya había dicho todo lo que tenía que decir… Si bien, seguiría dirigiendo durante tres lustros. Eso sí, sus obras quedarían lejos del alcance mediático y artístico de todo lo filmado anteriormente.

También es de justicia resaltar que fue Schumacher quien le dio a Colin Farrell su primer gran papel protagonista en ‘Tigerland’ (2000). Como agradecimiento, Farell aceptó filmar en tiempo récord ‘Última llamada’ (2002), una cinta que el estudio acabaría por montar sin la aprobación del propio director, cambiando incluso al villano que había elegido por el que finalmente vemos en la película.

Joel Schumacher se retiraría en el año 2013 para luchar contra el cáncer. Esta implacable enfermedad le acabó quitando la vida el 22 de junio de 2020 en su casa de Nueva York, a falta de escasos meses para cumplir 81 años. Puede que le hayamos perdido en vida, pero su cine siempre estará ahí para recordarlo como un inmortal. Ahora su estrella brilla con fuerza en ese gran salón de la fama que es el firmamento. ¡Hasta siempre y adiós a Joel Schumacher!