Superman: Hijo rojo
Comparte con tus amigos










Enviar

Basado en el cómic homónimo de Mark Millar aquí nos cuentan la historia de Superman desde otra perspectiva: ¿Qué hubiera pasado si su cohete se hubiera estrellado en la Unión Soviética? Un concepto sumamente interesante donde se presentan a los personajes de DC examinados desde otra visión. Si te apasiona este tipo de argumentos “What if” disfrutarás con lo que ‘Superman: Hijo rojo’ tiene que ofrecer.

Crítica de Superman: Hijo rojo

Como ya expuse en la introducción, esta película se basa en el cómic del mismo título. Una novela gráfica perteneciente a lo que antes se llamaba “Otros Mundos” (ahora Black Label). Me refiero a historias fuera de la continuidad de DC. En esta ocasión se presenta cómo habrían sido las cosas si el cohete de Superman (voz de Jason Isaacs) hubiera aterrizado en la URSS.

Como es costumbre, lo que conocemos de estos personajes es diferente en mayor o menor medida. Hagamos un pequeño resumen de esta nueva reinterpretación. En primer lugar Superman decide abandonar su identidad secreta y trabajar para el gobierno rojo. Por supuesto, Lex Luthor (Diedrich Bader) está representado tan brillantemente como siempre. Aquí colabora con el gobierno norteamericano para hacer frente al “Superman rojo” y a la Unión Soviética. Por su parte, Lois Lane (Amy Acker) sigue siendo reportera y es la pareja de Luthor. También aparece Wonder Woman (Vanessa Marshall) como embajadora de Themyscira, y amiga de Superman y aliada de la URSS (algo que se refleja en su traje). Finalmente, Batman (Roger Craig Smith) también nace y crece en la Unión Soviética. Sin embargo, se dedica a enfrentarse al gobierno comunista sin importar las vidas que se lleve por delante.

Esta película me recuerda a Liga de la Justicia: La Nueva Frontera (Dave Bullock, 2008). Así pues, su mayor peso recae en el contenido argumental. Con esto me refiero a que, sobre todo, se basa en el drama/historia. Las escenas de acción son su menor aporte. Las que tiene son buenas pero no espectaculares. Advierto que, como espectador, no la veas con las expectativas de ver a Superman repartiendo golpes a diestro y siniestro de manera constante porque no es el caso.

Un aspecto a destacar es que, pese a Superman haber sido criado en la Unión Soviética, no significa que sea un villano. Como tampoco se demoniza al país. Sí, mostrarán en particular una situación deplorable que llevaba a cabo el gobierno pero tampoco supone que la URSS sea el infierno en la Tierra. Por su parte, el Hombre de Acero tampoco es un asesino conquistador de mundos. Su modo de pensar y sus acciones son forjadas a causa de su crianza y su entorno. Sin embargo, no deja de ser bueno en su interior y desear lo mejor para la humanidad… pese a que sus métodos para lograrlo resulten muy cuestionables.

También me gustaría comentar un apartado que me llamó mucho la atención y considero que es su punto fuerte: el tiempo. A diferencia de los cómics donde básicamente este elemento se va estancado de manera que los personajes siempre se mantengan jóvenes aquí no es el caso. Desde que comienza el film, en 1946, continúan pasando los años hasta su culminación en 1983. A protagonistas como Superman y Wonder Woman no les afecta físicamente por su naturaleza pero al resto, como pueden ser Lex y Lois, sí que les pasa factura viéndolos envejecer. Aún más inteligente y genial es que la narrativa se vincula con los sucesos históricos y reales del mundo.

Por último, decir que, pese a haber nombrado tan sólo a cinco personajes como los centrales del film, esto no significa que sean los únicos representados. Habrá unos pocos más que tendrán su participación. Será limitada pero importante. Y si no los menciono es para que suponga una sorpresa para el espectador como lo fue para mí.

Conclusión.
Concluyo esta crítica de Superman: Hijo rojo, una buena película en todos sus apartados. Ahora bien, pese a ello, considero que solamente disfrutarán de ella las personas a las que les apasione este tipo de narrativas y fans acérrimos de los cómics, DC y/o Superman. De lo contrario te podrá parecer un tanto repelente y/o aburrida.

Tráiler de Superman: Hijo rojo