Mamá
Comparte con tus amigos










Enviar

Película basada en un corto del mismo título obra de los hermanos Andy y Barbara Muschietti. El apadrinamiento y la producción ejecutiva es obra de Guillermo del Toro. Con estos créditos de entrada, damos paso a una dramática historia. Un cuento de terror con el que pasar un «buen rato» de la mano de nuestra… ‘Mamá’.

Érase una vez…”.

Crítica de Mamá

Esperaba con mucha expectación este nuevo film de terror firmado por Andy Muschietti, un especialista en publicidad. De hecho, esta fue su primera película. Película a la que dio luz junto a su hermana, la productora Barbara Muschietti. Ambos tomaron como punto de partida su aclamado corto del mismo título que conquistó a la comunidad amante del género en 2008. Destacar también que la cinta se presentó producida por el siempre interesante Guillermo del Toro.

Como digo, esperaba repleto de entusiasmo el film, sobre todo tras ver como películas recientes de ese mismo periodo como The Possession(Ole Bornedal, 2012) o Sinister(Scott Derrickson, 2012) no habían cubierto por completo mis expectativas. Necesitaba al grito de «¡ya!» un film de terror que me llenara. ¿Lo haría ‘Mamá’?

Y la respuesta se encuentra en esta crítica de Mamá y es… ¡SI! Tengo que reconocer que el film me consiguió meter en su propuesta y lo disfruté. Hacía tiempo que una cinta de terror no me lo hacía pasar “tan bien” y me sentía tan metido y atrapado en su historia. Es cierto que tampoco ofrece nada especialmente nuevo que no hayamos visto antes. Sin embargo, su gran acierto es hacer un uso sobresaliente de recursos mil veces empleados en estos y otros films de terror. Recursos tales como: casas “encantadas”, gemidos y lamentos, imágenes escalofriantes y/o perturbadoras, el uso de la música y el sonido para asustar. Amén de la presencia de niños en la trama para causar más horror o desasosiego en el público.

A este sobresaliente empleo de los elementos anteriormente citados hay que sumar una fenomenal y conseguida atmósfera de terror. Y ¡claro! unos sustos muy buenos provocados por el horror de la presencia dela mamá del título. Una criatura con gran maquillaje y, en cierta manera, “pariente” de la Niña Medeiros vista en REC’. No en vano el actor que las interpreta es el mismo: el español Javier Botet. Botet es un tipo larguirucho (2,13 metros) que en palabras de del Toro: “Es un artista del arte de performance, danza y mímica escalofriante”.

Por otro lado, hay que destacar la historia del film. Una historia a modo de cuento maldito de esos que tanto le gustan al realizador mexicano. Aquí tenemos una trama suficientemente intrigante, terrorífica y dramática para mantenerte entretenido los 100 minutos que viene a durar. Quizás lo más flojo sean algunas actuaciones, por lo demás, objetivo cumplido totalmente.

La música de la película cuenta también en positivo. Hay que resaltar a nuestro compatriota Fernando Velázquez, que es ya un habitual en Hollywood. Fernando se luce bárbaramente con unas composiciones y pasajes musicales que resaltan todavía más los puntos fantasmagóricos y dramáticos del metraje.

Esas niñas son lo más importante del mundo para mí”… Amor de madre.

En el reparto empezamos con Jessica Chastain y Nikolaj Coster-Waldau como Annabel y Lucas. Annabel es una rockera que no está en absoluto preparada para ejercer de madre. Lucas es su novio que se gana la vida como dibujante y quiere que sus sobrinas vuelvan a tener otra oportunidad. La verdad es que quizás sean las actuaciones, tanto de Jessica Chastain como de Nikolaj Coster-Waldau, lo menos «creíble» del film. A Jessica, pese a lo gran actriz que es, no la terminé de encajar en este rol de «madre» rockera. Por su parte, Nikolaj está un poco mejor escogido para el rol de tío. Sin embargo, su personaje no tiene momentos verdaderamente buenos y/o destacados.

Por el contrario, las actuaciones de las pequeñas Megan Charpentier e Isabelle Nélisse como Victoria y Lilly me parecen sobresalientes. Ambas niñas brillan en sus roles desasoseagadores y les comen totalmente la tostada a todos los adultos. También cabe destacar a Daniel Kash como el Doctor Dreyffus, el encargado del estudio de las pequeñas, un personaje que podía haber dado más. Por su parte, la actriz Jane Moffat simplemente aparece como la tía de las pequeñas por parte de madre para causar problemas.

Finalmente, el anteriormente citado Javier Botet es el alma en pena llamada “mamá”. Una criatura diseñada por Andy Muschietty al estilo del surrealismo pop. Un estilo popularizado por el artista estadounidense Chet Zar, conocido por el carácter sombrío de sus obras, maquillaje de efectos y animación digital.

¿Quién es “mamá”?…”.

En conclusión.
Siendo el cine o el gusto por un film determinado algo muy personal, cuando hablamos de films de terror el tema ya se vuelve muchísimo más personalizado. Así las cosas, lo que a uno puede darle miedo a otro puede causarle risa, decepción o indiferencia. Esto es así, pocos films se libran de la excepción a esta regla. En el caso concreto de ‘Mamá’, mi experiencia con este «cuento» ha sido positiva. La cinta me ha dado todo lo que buscaba. He pasado un buen rato de terror viendo una película con una lograda atmósfera. No creo que tenga que pedirle mucho más, ni tampoco pienso que la cinta de Andy Muschietti tuviera mayores pretensiones que estas. En consecuencia, y por mi parte, la recomiendo.

Tráiler de Mamá