Lincoln
Comparte con tus amigos










Enviar

En 2012 Steven Spielberg nos trajo en ‘Lincoln’ su visión de los últimos días del presidente más famoso de la historia de los EE.UU.: Abraham Lincoln. En el film, el mítico presidente hará frente al final de la guerra civil y a la aprobación de la “13ª Enmienda”, con la cual pretende abolir la esclavitud. Estamos ante un camino largo y Spielberg nos mostró la enorme tarea de Lincoln para lograr su deseo más profundo en su carrera como Presidente.

“Soy el Presidente de los Estados Unidos de América, investido con un inmenso poder… y van a procurarme esos votos”.-Lincoln.

Lincoln

Crítica de Lincoln. 
Nunca he sido muy fan de las películas sobre la política americana, más que nada, porque pienso que más de una propone una visión bastante “facilona” de lo que son en realidad los entresijos de la política del país. Eso sí, hay cintas que retratan bastante bien el tema, especialmente ‘Todos los hombres del presidente’ o la semi-documental ‘El Desafío: Frost contra Nixon’, ambas ambientadas en los famosos sucesos del Watergate.

La cinta de la que me ocupo en esta reseña (con un guión basado en el libro: “Team of rivals: The political genius of Abraham Lincoln”, de Doris Kearns Goodwin) trata sobre lo que tuvo que soportar Lincoln para poder lograr la aprobación de la “13ª Enmienda”, con la cual mataría dos pájaros de un tiro, a saber: la brutal Guerra de Secesión y la esclavitud propugnada por los estados del Sur. Aquí podremos ver que no le faltaron innumerables desafíos y obstáculos (tanto internos como externos) para lograrlo, algunos políticos y otros personales.

Por lo tanto, Spielberg lo tenía difícil (o fácil, según algunos). Personalmente, creo que hacer una película sobre el presidente más famoso de los Estados Unidos, por una parte es “fácil”, ya que el taquillaje lo tenía más que asegurado… Pero, por otro ladro, es bastante sencillo caer en el telefilm barato sobre un personaje histórico… y Spielberg superó la prueba entregando un film muy bien filmado (es de esos directores que demuestran un auténtico amor por el cine), magistralmente interpretado y con un guión que, si bien resultó un tanto técnico en determinados factores, pues lo cierto es que consiguió ser bastante interesante cuando se examinó la figura del presidente. Un presidente que quedó retratado como una persona con miedos, dudas, pero que era sincero con los que le rodeaban. ¡Ojo! que no digo que el guión del film fuera mediocre, sólo que si no se entiende la política americana, es probable que a alguien neófito en ella, le pueda resultar aburrida o bastante aburrida.

Lincoln

Además, ‘Lincoln’ brilló en su reparto, encabezado de manera brillante por un Daniel Day-Lewis metido al 110% en el personaje de Abraham Lincoln. A pesar de que existieron dudas, pues en principio al personaje lo iba a interpretar Liam Neeson (una elección más que notable para el personaje) sin embargo, como consecuencia del retraso del rodaje, Neeson abandonó y se buscó a otro actor con algún parecido con el presidente. Fue entonces cuando se optó por Daniel Day-Lewis, y la verdad es que lo bordó. “Su Lincoln” es brutalmente humano y de una sinceridad totalmente natural.

Por si eso fuera poco, a Daniel Day-Lewis le acompañó un reparto de esos que dejan huella: Tommy Lee Jones con un Stevens que deja patidifuso (en VO emociona este hombre); por otro lado encontramos a Sally Field en una Mary Todd bastante comedida pero realmente impecable. Además, se contó con Joseph Gordon-Levitt que cada vez se le ve más impecable y más metido en los personajes que interpreta.
En resumidas cuentas, el reparto en general fue de esos que dejan pasmado por la naturalidad, además de que se notó que Spielberg se sabe manejar con sus actores y actrices, siendo su dirección impecable en todos y cada uno de sus planos.

Stevens

Y para ir finalizando con la presente crítica de Lincoln, al igual que sucede en todos los films de Spielberg, los aspectos técnicos resultaron de sobresaliente: la fotografía, el vestuario y el diseño de producción fueron impecables. En estos campos, Spielberg contó con los habituales de su filmografía: en la fotografía, Janusz Kaminski. En el montaje, Michael Kahn. En el diseño de producción, Rick Carter. Y en la música con John Williams (nominado por la partitura del film que nos ocupa), quien demostró sus dotes de compositor en muchos de los momentos del film, logrando una excelente convergencia entre música e imagen. Para quitarse el sombrero ante el legendario compositor.

Lincoln

En conclusión.
‘Lincoln’ es una muy buena película. No sabría decir si de las mejores de Spielberg, pero, de nuevo, el mítico director logró lo que yo llamo “buen cine”. Un excelente reparto, un apartado técnico de infarto y una excelente dirección son los ingredientes que hay en la cinta.

Mary