Las brujas (de Roald Dahl)
Comparte con tus amigos










Enviar

“Aunque Roald Dahl tiene una amplia biblioteca al servicio de cualquier realizador, creo que ‘Las brujas’ es uno de sus mejores libros, si no el mejor. Por eso estaba particularmente interesado en hacer esta película. Las brujas son diabólicamente deliciosas. Son malvadas pero no se arrepienten. Quieren librar al mundo de los niños y me pareció que era una idea maravillosamente subversiva para un cuento infantil”. Robert Zemeckis nos presenta a ‘Las brujas (de Roald Dahl)’.

“Las brujas son de verdad… Son como un grano en el culo y viven entre nosotros”

Crítica de Las brujas (de Roald Dahl)

En 1990 se estrenó La maldición de las brujas’, un film de Nicolas Roeg sobre el cuento de Roald Dahl. La película no fue ningún exitazo pero sí que, a posteriori, llegó a alcanzar cierto status de culto. En la misma sobresalía la gran actuación de Anjelica Huston, sus criaturas recreadas gracias a la magia de Jim Henson y su tono entre infantil y terrorífico que tanto nos gustaba en las décadas de los 80 y 90.

Expuesto lo anterior, a nadie le escapa que, actualmente, vivimos una época en la que el mercado cinematográfico hace un completo abuso del pasado. Esto nos lleva a ver constantes remakes, precuelas, secuelas, actualizaciones,… Películas que, en la gran mayoría de los casos, son innecesarias y que lo único que hacen es intentar sacar dinero a costa de la nostalgia pasada. Pues bien, esto es lo que sucede con ‘Las brujas (de Roald Dahl)’.

Para empezar cuesta mucho ver a un director como Robert Zemeckis, que siempre se ha movido por terrenos originales y mágicos, ponerse detrás de las cámaras de este “remake”. Y cuesta ver a Zemeckis en esta película porque parece un film hecho por encargo y para cumplir. Supongo que el fracaso comercial de sus últimas cintas, Aliados (2016) yBienvenidos a Marwen (2018), le habrá empujado a ir a lo “fácil” y “seguro”. El caso es que a nivel de dirección poco aporta viendo el original de Roeg. Incluso hay escenas que literalmente son un calco. Entre ellas puedo citar la reunión de las brujas en el salón del hotel o el momento en que el Bruno-ratón arroja la fórmula 86 a la sopa que estas se van a tomar.

Pasando ahora al guión nos encontramos también al propio Zemeckis junto a Kenya Barris y Guillermo del Toro. Resulta sorprendente que nombres tan ilustres apenas introduzcan novedades al adaptar la obra Roald Dahl. Cierto es que la novela es la que es, pero teniendo ya el film de los 90 podían haber aprovechado esta nueva adaptación o remake para aportar algo de cosecha propia. Sin embargo, pocas novedades encontrarás si eres fan del film original. Las más llamativas son la ausencia de la maldición de los cuadros, la presencia de una niña-ratona y el cambio del final.

Por otro lado, es obligatorio destacar el cambio en la raza de la abuela y el nieto. Así las cosas, y en pos de la diversidad con la que continuamente nos machacan, los protagonistas cambian de blancos a negros. Y la acción pasa de situarse en Noruega para localizarla en Alabama y que así el cambio de raza esté justificado. Además se incluye una bruja negra y un hotel para blancos ricos en el que casi todo el personal subordinado está representado por negros, siendo los blancos los jefes y clientes principales… en fin, en esas estamos. Sorprende que Zemeckis, Barris y del Toro sólo se haya “estrujado” el cerebro para esto.

En el terreno de los efectos especiales la película presenta luces y sombras. Las luces vienen representadas por la buena factura que Zemeckis entrega siempre en sus películas y también por la recreación de algunos poderes de la Gran Bruja. Las sombras están representadas por la recreación de los niños-ratones mediante un CGI bastante cuestionable. Podemos decir que los niños-ratones cumplen en determinados planos pero cuando la cámara se acerca cantan muchísimo y no quedan bien. Personalmente me quedo con los niños-ratones de la película de Nicolas Roeg.

“Las brujas odian a los niños”. En tiempo de brujas.

En cuanto al elenco hay que dejar muy claro que Anne Hathaway es la auténtica jefa del show. Para mi gusto su Gran Bruja llega incluso a superar a la de Anjelica Huston. Admito que puede pecar de excesiva furia e histrionismo pero al personaje le sienta genial. Tan genial como todos los trajes que luce con especial atención al morado (y su “serpenteante complemento”) con el que se presenta en la conferencia… Una vez más es obligatorio ver la cinta en versión original para poder escuchar todos los matices y rabia desatada de Hathaway. En este aspecto resulta totalmente impagable su acento de Europa del este. Ya sólo por ver a una actriz tan calmada como ella en un papel tan poderoso y colérico como este merece la pena ver este “remake”.

Tampoco decepciona Octavia Spencer como la abuelita que todos querríamos tener. Cierto es que estamos ante un papel “fácil” para una actriz de su categoría… pero esto no demerita su trabajo. Lástima que no pueda decir lo mismo del nieto encarnado por Jahzir Bruno que debuta en la gran pantalla. Su interpretación resulta muy apagada y prácticamente no cambia de expresión en sus escenas. No obstante, en su descargo decir que sí resulta muy efectivo doblando a su versión ratonera. Un doblaje del que también se ocupa Chris Rock con buenos resultados haciendo las veces de narrador.

Del resto de personajes poco hay que destacar, en todo caso mencionar a un muy apagado Stanley Tucci como Mister Stringer, el gerente del hotel. En principio esta era una buena elección, pero Tucci no se esfuerza en absoluto por dotar de algún tipo de gracia o brillo a su personaje. Quizás alguien como Alan Cumming habría sido una mejor opción o incluso rescatar a Rowan Atkinson en lo que, sin duda, habría sido un guiño genial.

“Lo que has visto es una bruja” (Abuela)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Las brujas (de Roald Dahl), una película que no logra sobresalir ni como remake ni tampoco como nueva adaptación. Creo que después de 30 años del estreno de la cinta de Nicolas Roeg se podía haber arriesgado más y llevar a un nuevo nivel al cuento original. Lamentablemente no ha sido así y simplemente tenemos una actualización para las nuevas generaciones de espectadores.

Tráiler de Las brujas (de Roald Dahl)