La primera película de Mary Elizabeth Mastrantonio
Comparte con tus amigos










Enviar

Durante los años ochenta, y principios de los noventa, fue una actriz coprotagonista de presencia poderosa. Encarnó a mujeres fuertes en contraposición con algunos de los actores más importantes del momento. Además demostró que era una intérprete que podía trascender llegando a trabajar con los cineastas más influyentes de Hollywood… ¡hasta el día que desapareció de escena! Hoy toca rescatarla del olvido en…

La primera película de Mary Elizabeth Mastrantonio

Mary Elizabeth Mastrantonio nació en Illinois (Estados Unidos) un 17 de noviembre de 1958. De clara ascendencia italiana, ya desde joven sintió la llamada de la actuación. Y sería en 1981 cuando le llegó su momento de gloria debutando en cines. Fue en la mastodóntica y épica El precio del poder (Brian de Palma, 1981), un glorioso remake del homónimo clásico de 1932 dirigido por Howard Hawks.

El nombre de Mastrantonio aparece en los créditos como el cuarto en el orden de reparto. Su primera aparición en pantalla tiene lugar en el minuto 52:00 de la película. Aparece en la secuencia donde el mítico Tony Montana, encarnado por el legendario Al Pacino, acude por primera vez a las afueras de Miami para visitar a su madre y a su hermana de diecinueve años, Gina. Precisamente, Gina fue el papel de Mastrantonio en el film. Su frase de introducción en el cine fue la siguiente: “¿Tony? Oh! Tony! Creía que nunca volvería a verte ¿sabes?” Y cierra su primera escena en cines con un: “Eres de mi sangre Tony. Siempre”. Como curiosidad, apuntar que Al Pacino y Mary Elizabeth Mastrantonio volverían a trabajar como familia en la pantalla en ‘Two Bits’ (James Foley, 1995).

Su impresionante belleza felina llama la atención en sus primeros planos en la gran pantalla. Aunque el poder de dicha secuencia está claramente en la durísima pose de Miriam Colon interpretando a la madre de Tony. Una madre llena de odio hacía su propio hijo, un expresidiario y gánster que se cree más que su propia familia; a su modo de ver.

En el devenir del relato de ‘El precio del poder’, Mastrantonio tiene algunas apariciones más para un total de 25-30 minutos de metraje. Las más destacadas tienen lugar en un club nocturno donde acabará siendo acompañada a casa por Manny (Steven Bauer) (1h 17min), en la boda de su hermano (1h 45min) y en los últimos minutos del film. En los mismos aparece ya totalmente enajenada por sucesos que, a los que no han visto el film, no destriparemos… En la review que publicamos en su momento, Mastrantonio era destacada con las siguientes líneas: “Mastrantonio convierte en puro fuego sus encontronazos con Montana. Al mismo tiempo es capaz de mostrar dulzura y pureza. Va ganando protagonismo a medida que avanza el film”.

Como actriz fue descubierta por el director de casting Alixe Gordin. Por su parte, el director Brian De Palma explica en su libro ‘De Palma por De Palma’ cómo se gestó su fichaje: “Antes de trabajar en ‘El precio del poder’, Mary Elizabeth Mastrantonio había tenido un papelito en ‘El rey de la comedia’ (Martin Scorsese, 1982) que se cortó en el montaje definitivo. Era la única actriz capaz de ahondar en todas las facetas del personaje de Gina Montana. Podía ser a un tiempo la hermana buena, muy latina y la mujer increíblemente sexual. Fue extraordinario lo que consiguió. Es una gran actriz”.

Apuntar que Mastrantonio no habla español, lo que sí hizo fue adoptar un acento claramente latino en la versión original. Su voz en español para el doblaje de cines fue la de Rosa Guiñón haciendo un trabajo sencillamente insuperable en cuanto a parecido de voces. Basta sino cambiar las pistas de audio y compararlo de primera mano. Pero siempre asegurándose de que el escuchan es el original a cines y no el infame redoblaje de 2004 para la salida en DVD del film.

Después de ‘El precio del poder’ llegaría cerca de una década de éxito para ella, sobre todo en los ochenta. De esos años son sus recordadas apariciones en El color del dinero (Martin Scorsese, 1986), ‘Sin vía de escape’ (Wayne Wang, 1987) y Abyss (James Cameron, 1989). En los noventa se dejaría ver en algunas cintas importantes con buenos papeles como el de Marian enRobin Hood: Príncipe de los ladrones (Kevin Reynolds, 1991). Posteriormente caería en el olvido hasta que fue rescatada para cines conLa tormenta perfecta (Wolfgang Petersen, 2000). También ha trabajado en la pequeña pantalla en series como ‘Grimm’ (2012-2017), ‘The Punisher’ (2017-2019) y ‘Blindspot’ (2018-2020).

En cuanto a su vida personal, decir que se casó en 1990 con Pat O’Connor con quien ha tenido dos hijos, Jack y Declan, nacidos en 1992 y 1997. Además de actriz es una reconocida cantante de ópera, llegando a interpretar varias obras de teatro musicales. En un momento dado, y cuando se le preguntó por su carrera y como había desaparecido de la escena cinematográfica, simplemente dijo que: “Lo hice para estar más tiempo con mi familia y centrarme solo en trabajar en proyectos que me llenaran”.

Hasta aquí nuestro merecido remember a una actriz que tocó el cielo. Una auténtica reina de finales de los 80, y principios de los 90, que luego desapareció para volver en los 2000 con series de televisión y ya sin el poder mediático de antes, pero siguiendo demostrando su gran valor. Regresaremos próximamente con más rescates. Hasta entonces no olviden echar un vistazo a más “introducings” en La primera película…