La caza
Comparte con tus amigos










Enviar

Desatada la polémica en fechas cercanas a su estreno, ‘La caza’ retrasó su exhibición en cines norteamericanos hasta el 2020. Sin embargo, este año se encontró con un nuevo enemigo: el coronavirus. Ahora, superada la etapa de confinamiento, Universal nos la trae a los cines españoles. Llegó el momento de descubrir qué sienten los desconocidos que se encuentran atrapados en este macabro pasatiempo.

“Me importa una mierda” (Bola de nieve)

Crítica de La caza

A finales de 2019 tenía previsto estrenarse en salas norteamericanas la cinta que hoy nos ocupa. No obstante, el lanzamiento fue cancelado por la salida de su violento primer tráiler. Por esas fechas estaban recientes unos salvajes tiroteos en Estados Unidos y el tráiler desató una polémica que cuestionó el estreno. Así pues, en Universal decidieron guardar el film para mejor ocasión. Parte de la polémica también deviene de la propia trama que nos presenta a un grupo de millonarios armados dando caza a un diverso grupo de personas. A todo esto añadir la eterna controversia por la posesión de armas en USA.

‘La caza’ llegó a cines norteamericanos el pasado marzo de 2020. Sin embargo, se vio afectada por la crisis de salud desatada por el Coronavirus. Nuevamente, en Universal se veían obligados a replantearse la estrategia a seguir. Así las cosas, decidieron pasar esta y otras producciones recientes que estaban en cartelera, directamente al formato digital/streaming en concepto de alquiler. Se trataba de evitar las mayores pérdidas posibles al haber cerrado las grandes salas. Ahora, en territorio europeo, estamos en plena etapa de desconfinamiento y con los cines abiertos. Así pues, por fin, podemos volver a disfrutar de las películas. Aprovechando la situación, Universal nos presenta su polémica película.

Ahondando en lo que nos ofrece ‘La caza’ decir que estamos ante una sátira gore. A nivel personal veo excesiva la polémica que levantó. Más que nada porque es un film que plantea ya desde sus primeros minutos lo que se nos viene encima. Aquí tenemos una película cargada de mala leche que se desquita brutalmente de las clases altas y políticamente correctas. Para ello emplea como principal base la caza humana sin tapujos. Así las cosas, un puñado de desconocidos se verán brutalmente perseguidos y asesinados por un grupo de millonarios a cada cual más obsesionado en sus ideologías.

Una de las mejores virtudes del realizador Craig Zobel es que no da respiro al espectador. En este sentido, los primeros 10 minutos son un ¡zas! a las expectativas del público sobre las posibilidades de supervivencia de los personajes. Además cuela varias secuencias bastante sangrientas y tremendamente hilarantes que arrancarán más de una “sonrisa maldita” al respetable. La dirección de Zobel, en cuanto a estas set-pieces, es tremendamente sangrienta y eficiente a más no poder.

Cabe destacar que estamos ante una producción de Blumhouse, responsable de varios films de éxito en el cine de género. Films recientes como Feliz día de tu muerte (Christopher Landon, 2017) o Fantasy Island (Jeff Wadlow, 2020) llevan el sello de esta productora. En consecuencia, ya sabemos perfectamente que estamos ante un film de un presupuesto justito. Aun así, Zobel saca un enorme provecho al haber rodado en escenarios reales de Louisiana. Escenarios donde abundan los bosques, siendo el lugar donde se encuentran nuestros personajes cuando despiertan después de haber sido secuestrados.

El guión de Nick Cuse y Damon Lindelof está repleto de giros en lo que concierne a ciertas situaciones. Eso sí, no se explaya en dar una repuesta clara sobre las portentosas habilidades del personaje de Betty Gilpin. Puede que las pretensiones de sus responsables, a la hora de plantear la película y su desarrollo, no diera una situación para plantear las resoluciones necesarias. Así pues, y específicamente, una de las respuestas que se ofrecen sobre las razones por las que estos millonarios deciden cazar gente puede ser tomada muy a coña o, directamente, enfadar al espectador. Al final todo queda en buscar, desde el principio, un entretenimiento directo y con las justas pretensiones. Amén de una mofa a la actual ley del uso de armas en los Estados Unidos.

En el reparto sobresalen Hilary Swank y Betty Gilpin en sus roles de Athena y Crystal alias “Bola de nieve”. Ambas actrices derrochan carisma y cualidades físicas. Atención a su enfrentamiento a cara de perro. Además, Gilpin aporta también muy mala leche repartiendo tollinas y one-liners cuando debe. Del resto del casting poco se puede entrar a comentar porque algunos no pasan del medio minuto en pantalla. No obstante, aquí están Amy Madigan, Ike Barinholtz, Wayne Duvall, Justin Hartley, Steve Coulter y la más conocida Emma Roberts.

En conclusión.
Termino esta crítica de La caza, un producto directo y con pretensiones justas contando con Hilary Swank y Betty Gilpin en unos roles de carisma y portento físico. Todo esto acompañado por una sangrienta y divertida sátira sobre las elites millonarias y la ley de armas de USA. Sus 90 minutos se deben aceptar como una producción de entretenimiento algo más que decente.

Tráiler de La caza