Este cuerpo me sienta de muerte
Comparte con tus amigos










Enviar

Christopher Landon vuelve a la carga con otra comedia de terror. Pero esta vez sin bucles temporales. Ahora nos trae un intercambio de cuerpos entre un gigantesco Vince Vaughn y una delicada Kathryn Newton. Metámonos ya mismo en la mente de Millie Kressler y en el cuerpo de “El Carnicero de Blissfield”. Hoy toca lección de anatomía con ‘Este cuerpo me sienta de muerte’.

“Parece un oso hormiguero flácido” (Millie)

Crítica de Este cuerpo me sienta de muerte

Tengo que confesar que tenía ciertas expectativas altas con esta nueva propuesta de Christopher Landon. Aquí tenemos a un realizador que ha conseguido hacerse con un hueco dentro del cine de terror actual. Y lo ha conseguido con dos cintas tremendamente originales y divertidas. Me refiero aFeliz día de tu muerte (2017) yFeliz día de tu muerte 2 (2019). Ambas películas cogían elementos del cine de asesinos en serie de los 90 combinándolos con un elemento a lo Atrapado en el tiempo (Harold Ramis, 1993). Esta peculiar mezcla le permitía a Landon presentar dos films con chispa que resultaron una agradable sorpresa dentro del manido género de la comedia de terror. Amén de lanzar también como protagonista a una desenvuelta Jessica Rothe.

Por desgracia, ‘Este cuerpo me sienta de muerte’ no llega al nivel de sus anteriores propuestas. Al leer la trama pensé en que se podría sacar una cinta similar a los films ya comentados… pero no. Este nuevo film no resulta tan entretenido ni divertido como el díptico ‘Feliz día…’. Aunque tampoco está exento de ciertos atributos muy positivos. No obstante, algunas cuestiones dramáticas, y algunos chistes, no terminan de ser tan solventes como, a priori, deberían haber sido. Por no hablar del doble clímax que termina siendo muy largo cuando realmente no era necesario.

Por otro lado, ‘Este cuerpo…’ bebe de otra película cuyo título original tiene mucho más sentido a la hora ver el presente film. Me refiero a ‘Ponte en mi lugar’ (Mark Waters, 2003), una cinta Disney que en su día protagonizaron Jaime Lee Curtis y Lindsay Lohan con la premisa del intercambio de cuerpos entre madre e hija. En el caso del largometraje de Landon se intercambian el cuerpo de una joven adolescente y el del pérfido asesino del pueblo.

A pesar de que la idea del intercambio más que menos funciona, no la encuentro tan adecuada vista dentro de la propia película. Esto se puede sumar a que el guion, escrito entre Christopher Landon y Michael Kennedy, tiene su chispa en varios momentos pero en el conjunto no termina de ser tan sólido. Retomando las cuestiones dramáticas, aquí la situación de Millie con su madre alcohólica no resulta demasiado convincente. Y, como también he comentado, los elementos de comedia unas veces aciertan y otras no tanto… Sin olvidar que las pretensiones e intenciones son las de homenajear al cine slasher de los 80 y en aquellos films nunca tuvimos elementos cómicos.

Como acabo de mencionar, uno de los aspectos más interesantes es tener como fuentes las películas de terror de los 80. Concretamente la saga de ‘Viernes 13’. Tan es así que “El Carnicero”, en su primera aparición, lleva una máscara ciertamente similar a la usada por Jason Voorhees. Además, Landon no se corta ni un pelo en las varias secuencias de asesinato que elevan a la cinta a una gloriosa R. El film presenta una cantidad bastante destacable de sangre, amputaciones y muertes varias (mención especial a las primeras muertes con las que se nos deleita). Sin duda, toda una delicia para los amantes de los efectos prácticos.

El mejor acierto de la película es Vince Vaughn haciéndose pasar por una joven adolescente. Ver al gigantesco actor, dando saltitos y corriendo como una nena, es uno de los mejores alicientes de la cinta. Vaughn da el cien por cien. Su rol navega entre el autoconsciente ridículo absoluto con un humor especialmente pensado para que se desmelene durante la mayor parte del metraje. Créanme cuando les digo que Vaughn es de los mejores aspectos de la propuesta. Suyos son algunos de los momentos más desternillantes (especialmente aquel cuya cita abre esta reseña).

Sin embargo, si bien Vaughn consigue vender que es una adolescente atrapada en el cuerpo de un asesino en serie, Kathryn Newton no logra igualarlo. La actriz resulta competente pero lo cierto es que no consigue vender que es un tío de dos metros y pocas palabras atrapado en el cuerpo de una joven. Un criminal que mata implacablemente. Del resto del cast destacan especialmente los dos amigos de Millie interpretados por Celeste O’Connor y Misha Osherovich. Ambos logran una química muy sólida con Vince Vaughn e incluso sacando algunas carcajadas.

En conclusión.
Termino esta crítica de Este cuerpo me sienta de muerte, una película que no resulta tan gratificante como las dos anteriores cintas de Landon. Sin embargo, tiene ciertos atributos positivos que la terminan convirtiendo en una propuesta con ciertas risas aseguradas. En definitiva, una producción entretenida pero que podía haber dado más de sí.

Tráiler de Este cuerpo me sienta de muerte