El lado bueno de las cosas
Comparte con tus amigos










Enviar

El director David O. Russell se apoya en el libro ‘The Silver Linings Playbook’ de Matthew Quick para intentar darnos un baño de optimismo y positividad. Además, y como decía el mítico Louis Van Gaal, debemos recordar ser “siempre positiFos” y ser capaces de ver… ‘El lado bueno de las cosas’.

Si eres positivo verás el lado bueno de las cosas” (Pat)

Crítica de El lado bueno de las cosas

El director David O. Russell nos trajo en el año 2012 ‘El lado bueno de las cosas, una agradable comedia sobre las relaciones humanas. Una comedia también salpicada con ciertos toques dramáticos y, por supuesto, románticos ¡cómo no podía ser de otra manera teniendo a Bradley Cooper y Jennifer Lawrence a bordo! Destacar que O. Russeell ya conocía anteriormente el libro ‘The Silver Linings Playbook’ (Matthew Quick) gracias Sidney Pollack, que había adquirido los derechos junto al hoy maldito Harvey Weinstein.

A través de su innegable tono de comedia, en el film se abordan ciertos problemas mentales como: el trastorno bipolar, los trastornos afectivos, las manías supersticiosas,… y cómo todo esto afecta a las relaciones humanas, especialmente a las relaciones familiares y de amistad. Estos problemas y situaciones quedan bastante bien expuestos en la película. Una cinta que, a pesar de tener algún que otro momento dramático o triste, resulta muy grata. Seguramente hará sonreír al espectador más de una vez. Creo que el adjetivo “agradable” que usé en el primer párrafo define bastante bien como es este film.

Ahondado un poco más en lo que nos ofrece esta película cabe decir que la misma resulta divertida (atención a las manías y supersticiones del personaje de Robert De Niro) pero sin pasarse, es decir, no busca en ningún momento ser una comedia pura y dura. También es dramática (algunas escenas llegan directas al corazón del espectador, y en otras hay verdaderos momentos de nervios y discusiones) pero sin caer tampoco en la lágrima facilona. Y, finalmente, es romántica (tenemos a un hombre y a una mujer que pueden sentirse atraídos el uno por el otro) pero también sin caer en la “ñoñería” más total y absoluta. Vamos, que utilizando un símil de cocina, cabría decir que el film está muy bien aliñado para que al ser servido y degustado complazca a todos los comensales. Gran acierto de David O. Russell.

En cuanto al reparto ya adelanté que Bradley Cooper y Jennifer Lawrence son los grandes protagonistas dando vida a la pareja principal, Pat y Tifffany. Pat es un treintañero diagnosticado como bipolar e incapaz de asumir el rechazo de su esposa. Ahora, y con la ayuda de sus padres (y de su psicólogo), está intentando rehacer su vida y ser positivo. Tiffany, por su parte, es una joven con cierto carácter que tuvo una tragedia personal que le ocasionó graves problemas afectivos. Al conocer a Pat intentará conectar con él.

Bradley Cooper es un actor que cae bien y que resulta simpático. Personalmente, y en las películas que he tenido la oportunidad de verlo, no me ha defraudado para nada. Y aquí me volvió a convencer con una actuación muy natural y cercana al espectador. Amén de reflejar con  tino el problema mental que intenta superar su personaje.

Por su parte, Jennifer Lawrence es una actriz como la copa de un pino. Pese a su juventud ya ha dejado demostrado que goza de un gran talento para la interpretación. En esta película tiene grandes y variados momentos. Aquí nos ofrece una de sus actuaciones más completas hasta la fecha en cuanto a la gama de sentimientos exhibidos. En consecuencia, su actuación premiada por la Academia con el Oscar la veo absolutamente justa y necesaria. Como curiosidad decir que consiguió su papel a través de una audición realizada gracias a Skype. En ella dejó pasmado a David O. Russell.

Por otro lado tenemos a Robert De Niro y Jackie Weaver como “los Solano”, padres de Pat. Él es un amante del deporte con unas manías muy peculiares y ella bastante tiene con aguantarlos a todos… Decir que me sentí un tanto reflejado en algunas de las manías del personaje muy bien interpretado por De Niro. Lo cierto es que, hasta hace unos años, yo también tenía ciertos e innegables “tics” a la hora de ver deportes por la tele. Afortunadamente, y con el paso del tiempo, he podido dejar atrás la mayoría de ellos. En lo que respecta a Jackie Weaver cumple muy correctamente con su papel de esposa y madre que tiene que tener la tranquilidad que a los hombres de la casa les falta.

Finalmente, tengo que destacar también en el apartado actoral la presencia y actuación de un recuperado Chris Tucker. Personalmente es un actor que me irrita bastante, pero aquí está muy contenido interpretando a Danny, uno de esos tipos entrañables que, muy de vez en cuando, uno se encuentra por la vida. Con un papel secundario también encontramos a Anupam Kher que interpreta al Doctor Cliff, a la sazón, el psicólogo de Pat.

La gran pregunta es… ¿Qué vas a hacer con tu vida?” (Mister Solano)

En conclusión.
Termino esta crítica de El lado bueno de las cosas y mi conclusión sobre este  film de David O. Russell es muy clara: Esta es una muy agradable y apreciable película con la que pasar un buenísimo rato y aprender la lección que nos ofrece ya desde su propio título: ser positivos y ver siempre ‘El lado bueno de las cosas’.

Tráiler de El lado bueno de las cosas

Escucha nuestro último episodio del podcast