El aviso
Comparte con tus amigos










Enviar

Martes, 12 de septiembre de 2006: Tras su primer día de colegio, Leo salió de clase con la cabeza agachada, mirando al suelo. Se dejó llevar por la corriente de niños. Viernes, 12 de mayo de 2000: En el asiento del copiloto, Andrea se apartó de la cara el mechón de siempre. Colocó un dedo sobre los labios de él… Basada en la novela de Paul Pen, el director Daniel Calparsoro presenta… ‘El aviso’.

“Pase lo que pase no vayas al 24 el día de tu cumpleaños. Si lo haces… morirás” (Aviso)

Crítica de El aviso

Tras Cien años de perdón (2016), Daniel Calparsoro nos vuelve a traer un film rodado con una escenografía y cuidado estético dignos de alabar. En esta ocasión, el director barcelonés se apoya en la primera novela que, en su momento, publicó Paul Pen, escritor madrileño de éxito y cuyas descriptivas letras denotan su calidad.

De adaptar la novela a las páginas del guión se han ocupado Jorge Guerricaechevarría, Chris Sparling y Patxi Amezcua, bajo la lógica supervisión de Calparsoro. El resultado es un libreto que marca muchas diferencias (algunas importantes y otras menos) con el libro. Por ejemplo: se cambian casi todos los nombres y profesiones de los protagonistas así como sus relaciones personales y familiares (sobre todo la del pequeño Nico/Leo), se eliminan ciertos personajes y se crean otros nuevos… Ahora bien, lo que se mantiene invariable es el bullying, la doble narración y su estructura. También inalterable podemos apreciar la esencia de la obra, esto es: el misterio de la nota. En definitiva, el fondo se mantiene pero las formas cambian y mucho. Esto hace que te preguntes si todas estas modificaciones eran absolutamente necesarias en vez de haberse mantenido fieles al material original.

Al respecto de los cambios, tengo que manifestar que en el film sale ganando la parte de Jon (David en el libro) que fue la que más me gustó. En cambio, en la novela me decanto claramente por la narración que sigue al pequeño Nico (Leo en el libro) que me atrapó bastante más que la otra.

El primer aspecto que llama la atención de ‘El aviso’ es su estructura. Una estructura que imita a la del libro dividiendo el film en “dos películas diferentes”. Dos historias que se van alternando. Cada una de ellas sigue un esquema lineal y tan sólo se unen por determinados sucesos y por el final. La “primera película” es la que tiene lugar en el pasado y básicamente es un thriller de investigación pura y dura. La investigación llevada a cabo por Jon a raíz de la muerte de su amigo, David. La “segunda película” es un drama sobre el acoso escolar (el que sufre el pequeño Nico) y la relación madre-hijo.

Destacar también que ambas narraciones son la noche y el día. Me explico, la parte de la acción que sigue las pesquisas de Jon resalta por su oscura y nocturna ambientación, es decir, casi todas las escenas transcurren por la noche y en lugares poco iluminados. Por el contrario, las desventuras de Nico se producen a plena luz del día y en entornos claros e iluminados. Es un montaje bastante acertado que prácticamente te da dos películas al precio de una.

Es importante también resaltar que a lo largo del film vamos conociendo mejor a los personajes, especialmente a Jon, Nico y su madre. Del mismo modo se van desvelando datos importantes sobre cada uno… Además, surgen otros temas. Temas que son tratados unos con más interés que otros que se limitan a una simple mención. El más referido es la numerología. El análisis de los números es, básicamente, el centro de la investigación de Jon. Tal y como él mismo llega a decir: “Los números no mienten”. Otras temáticas citadas de pasada son: las profecías, las supuestas maldiciones de determinados lugares o la violencia doméstica.

Por su parte, en la banda sonora encontramos a Julio de la Rosa, compositor jerezano que ya colaboró previamente con Daniel Calparsoro en la citada ‘Cien años de perdón’. Además, en la misma fecha de ‘El aviso’ también puso música y sentimiento a El cuaderno de Sara(Norberto López Amado, 2018). Aquí nos entrega unas composiciones de tonos claramente expectantes ante los descubrimientos que va haciendo Jon.

“No se va a morir”… Señales del pasado.

La trama que se desarrolla en el pasado está interpretada por Raúl Arévalo que hace un buen trabajo como Jon, especialmente destacada es su labor cuando a su personaje le va haciendo mella una determinada dolencia. A su lado, resalta la sentida labor dramática de Belén Cuesta en el papel de Andrea, la novia de David (Sergio Mur), el amigo que queda en coma justo al inicio. Finalmente, con cierta autoridad se muestra Aitor Luna dando vida al policía Pablo, el hermano de David y amigo de Jon.

Al respecto de la historia que tiene lugar 10 años después cabe destacar a una gran Aura Garrido en el papel de Lucía, la madre del pequeño Nico. Aura acierta de lleno a la hora de retratar a una mujer de carácter. Una madre soltera que se ha alzado frente a las adversidades que ha tenido que soportar y que lucha por su hijo, al que defiende como una tigresa. Precisamente a Nico le da vida el jovencito Hugo Arbués en una correcta interpretación. Eso sí, no consigue llegar al sentimiento que desprende el jovencito Leo en el libro.

Buenas apariciones para Patricia Vico como la directora del colegio al que acude el pequeño y para Luís Callejo como un empresario al que visitará Jon. Finalmente, el único personaje que repite en ambas narraciones es el encargado de la gasolinera al que da vida Antonio Dechent. Su rol vendría a ser el de “El americano del Open” en el libro de Paul Pen.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de El aviso, un thriller de cuidadas formas y estética. Si bien resulta discutible en algunos puntos y en algunas escenas que se podrían haber ahorrado, lo cierto es que termina siendo un más que correcto e interesante film con el que intentar acercarse y conocer la obra original del escritor Paul Pen.

Tráiler de El aviso