Cleaner
Comparte con tus amigos










Enviar

«La muerte es trágica; pero también mueve mucho dinero. Lo que la mayoría no sabe, es que cuando alguien muere en tú casa, quien va a limpiarlo todo eres tú. Por supuesto los servicios municipales se llevan el cadáver, pero tú te quedas con un pequeño recuerdo de lo ocurrido. Casi nadie tiene estómago para limpiarlo; y ahí es donde entro yo, El Limpiador». ‘Cleaner’.

Cleaner

Valoración (el precio del honor):
Un Renny Harlin ya en horas bajas de popularidad, y arrastrando por siempre la mala fama que se granjeó con el inapelable fracaso de ‘La Isla de las cabezas cortadas’, se lanzó a dirigir un pequeño thriller, que mezcla un misterioso asesinato a lo C.S.I y los lugares comunes del cine negro de los años 40 y 50. Y lo hizo gracias a la ayuda inestimable de Samuel L. Jackson (amigo, protagonista y productor) al que dirigió previamente -y lanzó al estrellato definitivo- en la colosal ‘Memoria Letal’, y al que luego regaló una memorable aparición especial en la muy recomendable cinta de tiburones inteligentes titulada ‘Deep Blue Sea’.

Cleaner’, tuvo sus buenos problemas de post-producción, los cuales, para el espectador más avispado, serán bien visibles en su montaje (se ha eliminado mucho metraje) y duración: algo más de ochenta minutos.
La cinta comenzó su rodaje en 2005, y no fue hasta el año 2007 que empezó a ver la luz, en algunos países en cines, y en el resto directa a videoclubs. No estamos ante una mala película, ni siquiera ante una cinta fallida, más bien ante un largometraje modesto, sin grandes pretensiones y que parte de una premisa argumental novedosa, con un director que sabe lo que hace, y un elenco de actores de alto nivel. La ambientación, también está muy bien manejada por Harlin (dentro de los medios que tuvo disponibles) quien presenta con acierto al personaje principal: un correcto –aunque menos carismático de lo habitual- Samuel L. Jackson, en un rol tan aséptico como el trabajo que desempeña en su empresa: Steri-Clean.

El guión de Matthew Aldrich, sin ser gran cosa, «visita» (con unos cuantos buenos diálogos de policías) todos los lugares comunes del cine negro y el policíaco de los 70s, y muestra unas cuantas analógicas bastante interesantes: como el hecho de que todos los personajes guarden secretos de su pasado y tengan algo que ocultar, actuando, la mayoría, solo por su propio beneficio. Una de las cintas de las cuales bebe ‘Cleaner’ es la eterna referencia del género: ‘Chinatown’ (ver, por ejemplo, el falso encargo, y la posterior visita de Ann al despacho de Tom).

Cleaner

En líneas generales, ‘Cleaner’, sabe mantener la intriga, con una serie de pistas que se van revelando, y una trama que se enreda con corrupciones policiales. Aunque ya es otro tema el pedirle que aguante un segundo revisionado, donde los tijeretazos en el montaje, ya comienzan a hacer estragos en el guión, y algunas decisiones de los protagonistas no terminan de casar con la lógica.

Uno de los puntos de más interés del film es la inevitable, y bien manejada, aparición de personajes clichés del género como: el poli que se las sabe todas en plan viejo sabueso (Lorenzo), el hostigador (Vargas), la femme fatale (Mendes), y un protagonista en medio del huracán (Jackson). Y por supuesto los de “Asuntos internos” metiendo las narices en un cuerpo de policía corrupto, con la fantasmal figura de Robert Vaughn, un personaje al que todos temen, y que nunca aparece físicamente en el film.

Jim Vargas

El estilo de la cinta es intencionadamente televisivo, queriendo ser una especie de capitulo largo de la ya citada C.S.I en cualquiera de sus variaciones. Siendo algo superior a algunas de las historias de aquella gracias a los diálogos (algunos de ellos, resaltados en el apartado final de resumen de esta reseña), a algunas secuencias inspiradas por parte de Harlin (atención a la presentación del trabajo de Cutler y del negrísimo sentido del humor con el que se toman la muerte en dicha intro) pero sobre todo, lo que eleva a ‘Cleaner’ por encima de la media de calidad de otros films de temática parecida o de las series de las cuales toma prestado su estilo, son sus actores; pesos pesados como Sam Jackson y un motivado Ed Harris, un secundario licenciado como Luis Guzmán, la bella y solvente Eva Mendes, y el gran Robert Forster.
De semejante elenco de buenos intérpretes sale ganando un libreto bastante «normalito». De eso y de la magnética labor de Ed Harris, se salva gran parte del film, que en su tercio final, presta demasiada atención a los conflictos padre e hija de los Cutler, que a las sub-tramas de corruptelas que tomaron el protagonista en su primer acto.

Tom Cutler

En resumidas cuentas:
‘Cleaner’ es un intento de recuperación, o más bien, reinserción de Harlin a los nuevos tiempos, que se sitúa por encima de nimiedades suyas como ese truculento juguete cinematográfico que eran ‘Cazadores de Mentes’ o la adolescente ‘La Alianza del Mal’.
Este trabajo de “salvamento” de Harlin (intentado también con ‘El Exorcista: El Comienzo’ o ‘12 Trampas’, aquel vehículo para el lucimiento del torpe de John Cena) funciona, sobre todo, por el factor nostalgia de ver de nuevo a la dupla Harlin-Jackson, por su enfoque premeditadamente televisivo, y por la enérgica aparición de un soberbio Ed Harris degustando con ansía viva sus escenas.

El plano: El de Cutler desempolvando la caja de recuerdos donde guarda su arma, y el perfume de su difunta mujer.
La escena: Cutler en el descampado sospechando de que Lorenzo esté implicado en los chanchullos de Vaughn, y este, desafiándole y mostrándole su número de placa sin tapujos.
La secuencia: El encuentro en el Bar entre Lorenzo & Cutler, y la primera aparición de Luis Guzmán como Vargas.

Frases Memorables:
¡Déjalo ya Tom, olvídalo! (Lorenzo).
He intentando olvidarlo. Dejar atrás todo esa mierda… (Cutler).
¡Toda esa mierda! Mierda como yo ¿verdad? Te pones al teléfono después de no se cuanto tiempo, ¿y es porque quieres reanudar nuestra amistad? ¡Y una mierda!… ¡Solo necesitabas un favor! ¡Otro favor! (Lorenzo).
¿Tienes miedo de que te encuentre en la lista? (Cutler).
49733. ¿Quieres un boli?.
Me acordaré.
Siempre has tenido buena memoria; Ese es tu puto problema (Lorenzo).
¿Contento?
Como un cerdo en la mierda (Cutler).
¿De qué lado estás amigo? (Lorenzo).
¿¡Quién limpiará tus restos, Tom!? (Lorenzo).

Tom Cutler y Eddie Lorenzo

Escucha nuestro último episodio del podcast