Atrapados
Comparte con tus amigos










Enviar

Nuevamente tenemos entre manos una película con una gran estrella como protagonista que nos llega directa a televisión. Actualmente muy pocos artistas pueden presumir de tener una filmografía impecable. Gente como Bruce Willis, Nicolas Cage, Uma Thurman, Noomi Rapace y ahora Naomi Watts han caído en las redes del VOD. Podemos decir que todos ellos y muchos más están… ‘Atrapados’.

“Estás confundiendo la realidad con tus pesadillas” (Doctor Wilson)

Crítica de Atrapados

Cuando toda una estrella como Naomi Watts saca una nueva película siempre es (o era) un acontecimiento. Por ello, cuando tuve conocimiento de este film (‘Shut In’, en inglés) lo puse bajo seguimiento. Desgraciadamente, los buenos tiempos de Naomi parece que ya han pasado y los proyectos que le llegan distan mucho de ser mínimamente atractivos. La antaño cotizadísima actriz inglesa ha caído, como muchos compañeros, en el abismo del directo a video e incluso en otro abismo peor: el directo a televisión. Y así es cómo nos llegó ‘Atrapados’ a España, estrenada en agosto de 2019 por Antena3TV y sin tener salida en formatos domésticos. Eso sí, en USA (y en otros territorios) llegó a salir a cines gracias a EuropaCorp. Su recaudación mundial fue de 13.082.071 $.

El director que intenta salvar los muebles como puede es Farren Blackburn, un realizador conocido por su trabajo como cortometrajista y en series de televisión. ‘Atrapados’ supuso su segunda películas después de ‘El martillo de los dioses’ (2013). Lo cierto es que no se le van malas maneras y contando con un solo escenario (la casa de Mary) sabe manejar bien el tema de la ambientación. También destaca en el manejo y colación de las cámaras no moviéndolas bruscamente y dejando ver bien las escenas. Digamos que, en este aspecto, su labor no molesta pero tampoco resalta.

Ahora bien, tema distinto es cuando Blackburn hace uso o inserta los elementos asustadores. Ahí todo se viene abajo. Y se viene abajo porque pasa lo de siempre y nos encontramos con recursos cien mil veces explotados y que ya hastían. Me refiero a las subidas de volumen de la música o lo sobresaltos sonoros, las típicas escenas de miedo que luego se tornan en simples pesadillas o las alucinaciones acechadoras. Todo el manual del mal y más básico cine de género está en ‘Atrapados’.

El guión es obra de Christina Hodson y está repleto de incoherencias y detalles que chirrían. Para empezar cuesta mucho creerse que toda una Psicóloga ejerciente sea incapaz de controlarse a sí misma. Por no hablar de la brusquedad con la que trata a ciertos personajes o toda su obsesión con Tom. Por otro lado, determinadas acciones de los personajes resultan difíciles de justificar. Un ejemplo de esto último sería ver cómo se le da un sartenazo a un atacante y, en vez de atarlo o reducirlo estando inconsciente, se opta por esconderse para que el agresor se recupere ¡Y esto pasa más de una vez! Inaudito. Y ya el colmo es el giro del tramo final que toma por tontos a los médicos del film y al propio espectador. En descargo de Christina hay que decir que este fue su primer libreto profesional.

En el reparto quien pone toda la carne en el asador es Naomi Watts en su rol de Mary. La actriz inglesa pone todo su esfuerzo, valía y entrega para salvar todas las deficiencias de su personaje y del guión. A ella ningún reproche se le puede hacer, todo lo contrario. En su compañía encontramos a Charlie Heaton, el Jonathan Byers de Stranger Things’. Aquí encarna a Stephen, el hijo de Mary. Charlie se aleja de su tranquilo papel en la citada serie para presentarnos a un adolescente violento y con complejo de Edipo. No obstante, después de un accidente de tráfico queda convertido en un vegetal y no hace otra cosa que estar sentado en una silla especial.

Dejando al margen a Naomi y Charlie, por el resto del metraje van desfilando, entrando y saliendo otros protagonistas. Los más destacados son: Oliver Platt con una actuación fácil y de estar sentado al ordenador como el Doctor Wilson. Por su parte, David Cubitt encarna en otro papel sin problemas a Doug, el padre de un adolescente problemático al que atiende Mary. Finalmente nos queda Jacob Tremblay como el pequeño Tom cuya desaparición desencadenará toda la trama y el nerviosismo de Mary. El pequeño actor encarna a un infante sordomudo y sus minutos se concentran al principio y al final del film. Eso sí, no son muy abundantes.

En conclusión.
Termino esta crítica de Atrapados, una película que recomendaría única y exclusivamente para los fans y completistas de Naomi Watts. Más allá de la actriz inglesa se extiende el abismo. El film no aporta nada nuevo, tiene aire a TV Movie y sus elementos asustadores son puro cliché. Yo no emplearía el tiempo en volver a verla.

Tráiler de Atrapados