Ambulance: Plan de huida
Comparte con tus amigos










Enviar

Michael Bay regresa a tope y esta vez no decepciona. Acción, persecuciones imposibles y un ritmo que cuando mete la quinta ya no se detiene ante nada ni ante nadie. Como diría Joaquín Sabina: “Pisa el acelerador” y sube a bordo de ‘Ambulance: Plan de huida’.

“¡Somos una locomotora! ¡No paramos!” (Danny Sharp)

Crítica de Ambulance: Plan de huida

Después de su paso por Netflix con 6 en la sombra (2019), el carismático Michael Bay regresa a cines. Y regresa con un film que se adapta perfectamente a sus características y trademarks como director: ‘Ambulance: Plan de huida’. Hablamos de una cinta basada en la película danesa ‘Ambulancen’, dirigida en 2005 por Laurits Munch-Petersen. Lógicamente, Bay coge todo ese material lo americaniza, le añade minutos por un tubo y crea una experiencia que deja sin respiración al respetable.

Tal y como acabo de exponer en el párrafo anterior, todo lo que le pedimos a Michael Bay como director está en ‘Ambulance’. Así pues, aquí tenemos explosiones, acción por un tubo con toda clase de deportivos volcados por el asfalto, filmación estilo video-clip, sus míticos travellings y demás piruetas y fantasías visuales. Además, esta vez incorpora a la fiesta cámaras a bordo de drones para no perder detalle en las persecuciones. Y todo ello en un metraje de 136 minutos que, pasados los primeros 15, va a todo “a todo gas”. De hecho, ‘Ambulance’ es velocidad, velocidad y más velocidad… Sin duda, este es un film que vería Dominic Toretto y donde no hay tiempo para el aburrimiento.

El guión es obra de Chris Fedak en el que es su primer libreto para cines. No podemos pedirle grandes cosas al film en este aspecto. Tal y como diría mi compañero J. Glez: “El script de ‘Ambulance’ cabe en una servilleta de papel”. En consecuencia, estamos ante una trama sencillísima, sin giros sorprendentes ni revelaciones alucinantes. La película se centra en un atraco que sale mal y en una huida imposible a bordo de una ambulancia. No obstante, hay algunos aspectos del guión que merecen la pena destacarse. Por un lado, ciertas frases cinéfilas y autoparódicas hacia la propia filmografía de Michael Bay que provocan más de una risa… Y, por otro lado, la inclusión de ciertos elementos progres que no estaban tan acentuados en las producciones noventeneras del rubio director. Se nota así un intento de “modernización” de la “fórmula Bay”.

Respecto a la acción, creo ‘Ambulance’ puede ser un film muy disfrutable para los amantes de la saga ‘Fast & Furious’. Comento esto porque la película está repleta de persecuciones con todo tipo de potentes vehículos de la policía de los Los Angeles. La propia presentación de Jake Gyllenhaal tiene lugar en un concesionario-garaje repleto de auténticas joyas y deportivos carísimos. Y, claro, con tanto vehículo en acción es imposible no presenciar vertiginosas persecuciones con toda clase de derrapes, choques y volcaduras. En este sentido, ‘Ambulance’ tiene poco que envidiar a las primeras entregas de la citada saga liderada por Vin Diesel… Por supuesto, también tendremos persecuciones aéreas con los helicópteros de LA y secuencias de tiroteos que recuerdan a Heat (Michael Mann, 1995).

Siguiendo con esta review merece destacarse el trabajo en la sala de edición de Pietro Scalia. El doble ganador del Oscar “copia y pega” una set-piece detrás de otra sin apenas tiempos muertos. Tan es así que incluso llegaremos a presenciar una disparatada y risible operación a vida o muerte vía on-line en el interior de la ambulancia sin dejar de pisar el acelerador… Por eso dije antes que el film va “a todo gas”. Claramente podemos apreciar un innegable aire en el ambiente con lo que pudimos ver en Speed (Jan de Bont, 1994), sustituyendo aquí la bomba del autobús por el policía herido tomado como rehén y que también podemos convertir en una especie de Macguffin improvisado.

“No saldremos de aquí sin consecuencias. Estamos jodidos”. Marfil & Ébano…

Los grandes protagonistas son tres actores con foco mediático en la actualidad. En primer lugar tenemos a Jake Gyllenhaal como Danny Sharp, un “empresario” que se dedica a asaltar bancos para financiar su tren de vida. Del triunvirato protagonista, Gyllenhaal entrega al personaje más loco. Su interpretación pasa por controlar hasta el más mínimo detalle del atraco, pero son geniales sus disparatamientos a bordo de la ambulancia y en medio del caos.

Su hermano es Yahya Abdul-Mateen II que hace de Will, un exmarine que combatió en Afganistán y que ahora no recibe un trato justo para ayudar a su esposa. Will es “el eslabón débil” de la familia porque sabe que apuntarse al golpe de su hermano fue una mala idea. En este sentido, la interpretación de Yahya se acomoda al papel de improvisado bueno de la función. El hecho de su parentesco queda explicado en el film de palabra y con algunos flashbacks al pasado que no me parecieron necesarios.

Otro párrafo al margen para Eiza González que interpreta a Cam, toda una experta técnica sanitaria de Los Angeles que se ve metida en el fregado al abordar los hermanos su ambulancia. La interpretación de la actriz mexicana rompe con todos los estereotipos de las “secundarias chicas Bay”. Así las cosas, Eiza nos ofrece a una joven con una gran y dura personalidad que no se achanta ante el peligro.

Por último tenemos un equipo de secundarios plenamente integrados y dándolo todo en la propuesta. Empiezo por un sensacional Garret Dillahunt como el capitán Monroe, el típico jefe duro y carismático de la vieja escuela que no puede faltar en un film de Míster Bay. Ojo a su presentación conduciendo un 600 con un perro tan grande como un león en el asiento trasero… También está Keir O’Donnell como Toledo, un agente del FBI que deja a su marido sentado para irse a la caza de Danny Sharp al que conoce bastante bien. Atención a la dura y latina aparición de A Martínez como Papi, un capo mexicano que hace negocios con Danny y que se prestará a sacar tajada del golpe. Finamente resaltaría a Jackson White encarnando a Zach, el oficial de policía herido que va a bordo de la ambulancia asaltada.

“Es mi ciudad, mis reglas y mis golpes. ¡Esta ciudad es mía!” (Danny Sharp)

En conclusión.
Concluyo ya esta crítica de Ambulance: Plan de huida, un film que da todo lo que tiene que dar una película de Michael Bay. Ya sabéis a lo que me refiero: acción a punta pala, velocidad y más velocidad, diversión y entretenimiento puro y duro. Si te gustan las cintas del realizador californiano creo que con esta pasarás un buen rato… caso contrario ni te acerques a ella.

Tráiler de Ambulance: Plan de huida

Escucha nuestro último episodio del podcast