Critters 2
Comparte con tus amigos










Enviar

En 1988, tan sólo dos años después del film original, regresaron los Critters. Atrás quedó la parte de terror para volcarse plenamente en la comedia y las gamberradas. Habrá a quien le guste este cambio pero, a nivel personal, no me acaba de satisfacer. En cualquier caso, es hora de ver que más nos ofrece ‘Critters 2’.

“¿A quién vamos a llamar? ¿A los Cazacritters?”

Crítica de Critters 2

Después de su éxito, la secuela de Critters (Stephen Herek, 1986) estaba más que cantada. Además, con todas las bases ya establecidas, realizar una segunda parte era muchísimo más sencillo que cuando empezó todo. Lógicamente, no es lo mismo comenzar una película de cero, en la que no sabes cómo va a funcionar en taquilla y si va a gustar a los espectadores y críticos, que partir ya con un determinado status.

Ahora bien, también es cierto que en las segundas partes desaparece el factor sorpresa. Por regla general, las continuaciones suelen seguir la estela de la primera arriesgando lo justo. Y este es el primer problema que tiene ‘Critters 2’. La película ya no nos sorprende como lo hizo la original…

En esta continuación todos conocemos ya a los peligrosos Critters y a los camaleónicos Cazarrecompensas. Esto obliga a buscar situaciones nuevas con las que sorprender al público. Por ejemplo: la bola gigante que forman todos los Critters unidos… También empuja a los realizadores a llevar hasta extremos insospechados algunas situaciones ya conocidas. Por ejemplo: las transformaciones de los Cazarrecompensas convirtiéndose uno en una auténtica chica Playboy y todo…

No obstante lo anterior, ‘Critters 2’ es la mejor de las secuelas. Eso sí, aquí todo parece más simple y menos planificado. El terror que sentimos en la primera parte, con la familia siendo asediada por las peludas criaturas, nunca se experimenta en esta secuela. Es cierto que en ‘Critters’ también había momentos de comedia. Sin embargo, el humor no era la tónica y el “efecto terror” era tomado más en serio. En cambio, en ‘Critters 2’ las criaturas están constantemente de cachondeo y las situaciones son más cómicas virando hacia el humor negro. Pero ni rastro de ese toque de terror que nos hacía ver lo peligrosos que eran estos bichos… Y eso que el guionista fue David Twohy, el director y también guionista de todo un film de terror y sci-fi de culto como es Pitch Black(2000). De hecho, este fue su primer libreto para cines.

En relación a lo comentado en el párrafo anterior, los Critters siguen matando pero ni ellos mismos se toman en serio lo que hacen. No sufrimos con nada ni con nadie. Prácticamente nos da igual quien muera porque no llegamos a empatizar con ningún personaje. De hecho, a estos sólo les prestamos atención por ver quién va a morir el siguiente y por cómo va a ser finiquitado.

Siguiendo con los personajes… estos son, o debería ser, un pilar en toda película que se precie. En ‘Critters 2’ tenemos de regreso a Scott Grimes, el niño de la primera parte, pero más crecidito. También volvió Don Keith Opper en su rol de Charlie. Por su parte, Los cazarrecompensas pierden parte de su encanto. Esto es debido a que aparecen más y pierden su “aire misterioso”. Para interpretarlos se volvió a recurrir a Terrence Mann y se fichó a la explosiva Roxanne Kernohan, actriz tristemente fallecida con tan solo 32 años a causa de un accidente de coche. Como dato curioso ‘Critters 2’ fue su segunda película. El resto de los habitantes del pueblo cumplen con su cometido pero quedan lejos de las actuaciones y situaciones de tensión sufridas en la primera parte. Entre estos habitantes podemos encontrar a Lin Shaye y Barry Corbin.

Respecto a la ambientación, el pueblo está correctamente conseguido y recreado. Ahora bien, lo cierto es que, si nos fijamos bien, hay una calle principal, un restaurante, una Iglesia y poco más. Cuando la revisioné era como estar viendo tan sólo un único decorado exterior.

Conclusiones.
Termino esta crítica de Critters 2, una secuela que no llega a asombrar como sí hizo la primera parte. Es lineal y, sobre todo, tiene poca coherencia con lo que sucedió en la primera parte. Básicamente queda para disfrutar con las muertes que van provocando las peludas y dentudas criaturas. También nos sirve para mirar al pasado y seguir saboreando su inconfundible aire de Serie B desprejuiciada.

Tráiler de Critters 2