(Des)encanto: Parte 1
Comparte con tus amigos










Enviar

El próximo día 20 se estrena la “Parte 2” de ‘(Des)encanto’. Aprovechando esta situación, este es un buen momento para hacer los deberes y repasar lo sucedido en la “Parte 1”. Sed bienvenidos a un irónico y fantástico mundo medieval surgido de la mente del inimitable Matt Groening. ¡Sed bienvenidos al reino de Utopía!

“¿No quieres ver el mundo exterior?”

Resumen.
A continuación, una breve descripción-sinopsis de los diez capítulos que componen la primera temporada de ‘(Des)encanto’. Esta serie fue vista en exclusiva en Netflix a través de Vodafone. Los resúmenes se presentan con títulos en español y sin importantes destripes.

1º.-Una princesa, un elfo y un demonio entran en un bar.
Bean es la única hija del Rey Zøg, monarca de Utopía, y debe casarse con el hijo del Rey de Frondosia para unir ambos reinos. Sin embargo, el día de la boda, Bean escapa en compañía de un Elfo y de Luci, un demonio personal.

2º.-Por quién gruñe el cerdo.
Merkimer, el segundo hijo del Rey de Frondosia, logra traer de vuelta a Bean, Elfo y Luci. Mientras se prepara la nueva boda, Conjurio (mago del reino) experimenta con la sangre de Elfo para encontrar la inmortalidad. Por su parte, Bean planea cómo librarse de su nueva boda con Merkimer.

3º.-La princesa de las tinieblas.
El Rey Zøg, incapaz de detener las correrías y juergas de Bean, toma una drástica decisión: someterla a un exorcismo.

4º.-Matanza en la fiesta del castillo.
Después de beber agua estancada el Rey Zøg cae enfermo y tiene que internarse en un balneario. Esta situación es aprovechada por Bean para organizar un fiestón en el castillo y enrollarse con un tipo cualquiera.

5º.-¡Más deprisa, princesa! ¡Mata! ¡Mata!
Zøg, harto del comportamiento rebelde de Bean, decide expulsarla del castillo hasta que se vuelva responsable. Tras muchas penurias, Bean termina conociendo a Hansel y Gretel…

6º.-Pantano y circunstancias.
Bean es nombrada embajadora de Utopía en la misión diplomática a Dankmiria, el reino de su madrastra Oona. Al principio todo va bien, pero luego Luci la emborracha y…

7º.-Tierna cólera de amor.
Elfo miente al decir que tiene una novia y Bean ordena a sus caballeros que la busquen. Así es como terminan dando con una giganta llamada Tes.

8º.-Los límites de la inmortalidad.
Un misterioso individuo secuestra a Elfo y se organiza una partida de rescate liderada por Bean y Luci. Una gran odisea comienza…

9º.-Sé fiel a ti mismo.
Se descubre un gran secreto sobre Elfo y Zøg ordena su destierro del reino. Por su parte, Bean y Luci salen tras él. Juntos llegan a Elfrondosia, el hogar de los elfos.

10º.-Utopía hace aguas.
Alguien muy importante del pasado regresa y altera el status quo de Utopía. Las sorpresas, las intrigas palaciegas y los enfrentamientos terminan llevando al reino al caos.

Crítica de (Des)encanto: Parte 1

Hablar de Matt Groening es hablar de ‘Los Simpsons’ y también de ‘Futurama’, sus dos grandes obras de referencia. La primera sobre la vida y milagros de una peculiar familia norteamericana de clase media. Y la segunda sobre un alocado mundo futuro al que llega un repartidor de pizzas del presente. A día de hoy, es casi imposible que no haya alguien en este mundo que no conozca alguna de las dos; especialmente la primera. Pero no sólo de éxitos pasados quiere vivir Groening en su “jubilación”, por eso ahora nos presenta ‘(Des)encanto’. El propio creador la define con estas palabras: “Trata sobre la vida y la muerte. El amor y el sexo. Trata de cómo reírse en un mundo lleno de sufrimiento e idiotas”.

‘(Des)encanto’ fue anunciada en el verano de 2017 y justo un año después ya era presentada y estrenada por Netflix. Si las anteriormente citadas ‘Los Simpson’ y ‘Futurama’ siempre habían tenido toques adultos aquí todo eso se potencia al máximo. Así pues, ‘(Des)encanto’ es un show animado para un público adulto y no para niños pequeños. Y lo es no ya sólo por las temáticas y personajes, sino también por algunas de sus imágenes. De hecho, Netflix la recomienda para mayores de 13 años.

La serie se desarrolla en un mundo medieval poblado por humanos y otros seres fantásticos: trolls, enanos, gigantes, hadas, grifos… Este marco es el ideal para que Groening explote su mordaz sentido del humor aplicándolo a la religión, la familia, el sexo, las drogas, la idiotez actual que nos rodea,… Casi nadie se librará aquí de recibir alguna buena pulla sin chabacanerías pero con ironía y acidez. También encontraremos muchas referencias a la cultura popular: desde ‘Juego de Tronos’ hasta El exorcista (William Friedkin, 1973). Incluso el hada Campanilla aparecerá por la serie notablemente envejecida dándole al cigarrillo…

Todo lo anterior se expone en una trama que se va desarrollando a lo largo de los 10 capítulos para explotar al final. Los dos primeros episodios están totalmente ligados en continuidad y lo mismo sucede con los tres últimos. El resto, de alguna manera, son episodios “independientes” pero están unidos por personajes y temas recurrentes. Entre estos últimos están: la supuesta sangre inmortal de Elfo, los espías del fuego oracular o la pérdida, hace quince años, de la reina Dagmar. En este sentido, los dos últimos capítulos son muy reveladores e impactantes.

Respecto a las imágenes hay que decir que en la serie hay bastante “gore” pero aplicado en busca de diversión. Así pues, veremos muertes, amputaciones de brazos, torsos partidos por la mitad… pero todo ello con un buscado y natural humor negro y sin resultar desagradable. Ahora bien, por todo lo ya comentado es por lo que la serie encuentra su público potencial en los adultos.

La animación y el diseño de los personajes siguen totalmente lo visto en las producciones anteriores de Groening. El clasicismo y brillante simplicidad de los protagonistas de ‘Los Simpson’ y ‘Futurama’ está aquí. Por ejemplo, Elfo es una viva recreación de Burt Simpson en su aspecto exterior… nótese que no se le cambia ni la ropa. Por su parte, Luci evoca de manera más simplista a Mordisquitos. Por otro lado, en lo general también se aplican buenos efectos y “panorámicas 3D” más actuales como las que ya fueron ejecutadas en ‘Futurama’. Terminando con este aspecto me gustaría resaltar el esmero buscando en todos los escenarios. El gusto por el detalle en los fondos es bastante elevado.

Los protagonistas principales son la princesa Bean (voz de Abbi Jacobson), Elfo (Nat Faxon) y Luci (Eric André). Bean es la deconstrucción total de lo que siempre hemos tenido en mente para una princesa. Ella es bruta, rebelde, promiscua, gamberra, borracha y tiene dientes de conejo. Sin embargo, todas esas características negativas conforman un personaje encantador y con el que se empatiza casi de inmediato. Además, mucha de su negatividad proviene de haber perdido, siendo una niña, a su madre (la reina Dagmar).

Por su parte, Elfo es ingenuo y bueno. Él es el típico amigo al que es imposible sacarle una mala palabra o una mala acción. Finalmente, Luci es un demonio y como tal siempre está tentando a Bean para hacer cosas malas. No obstante, su personalidad es muy atractiva y, en ocasiones, contradictoria a su naturaleza. Digamos que tiene mucho del Bender de ‘Futurama’ aunque sea negro como Mordisquitos.

Dejando al margen a Bean, Elfo y Lucy tenemos un montón de personajes secundarios algunos más importantes que otros. Entre los más importantes está el Rey Zøg (John DiMaggio) que es el padre de Bean y monarca de Utopía. Zøg es un hombre bruto y tosco pero sólo quiere lo mejor para su hija. Será en los dos últimos episodios cuando llegaremos a conocer realmente bien su trasfondo y su obsesión por la sangre de Elfo. Será en esos capítulos cuando la imagen, un tanto negativa de Zøg, cambiará por completo.

El resto de personajes secundarios forman un universo muy rico, variado y divertido. Está la Reina Oona (criatura anfibia y madrastra de Bean), Derek (el hermanastro tonto y callado), Odval (el siempre templado consejero real), Conjurio (el inútil y viejo mago del reino) o Pendergast (el jefe de la guardia). Todo esto sin contar con otros personajes que irán entrando y saliendo del show entre irónicas y simpáticas intervenciones.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de (Des)encanto: Parte 1, esta es una serie con la que cuesta un poco hacerse. Sin embargo, una vez que te introduces en su universo, y vas conociendo a los personajes, quedas totalmente enganchado y deseoso de ver y saber más. No supera a ‘Los Simpson’ porque eso sería hablar de “palabras mayores”. Tampoco creo que supere a ‘Futurama’ porque aquella también era una serie sobresaliente. Ahora bien, lo cierto es que ‘(Des)encanto’ puntúa muy alto y con el tiempo creo que será un gran clásico.

Imágenes Netflix.

Tráiler de (Des)encanto: Parte 1