Venganza personal
Comparte con tus amigos










Enviar

Llegamos al final de las aventuras justicieras de Charles Bronson, alias Paul Kersey. Y llegamos al final con una película que deja un muy mal sabor de boca. Una cinta muy mala que lo único que hace es emborronar el mítico recuerdo de este vigilante de Leyenda. Un justiciero que dejó las calles de las ciudades cinematográficas que pisó más limpias que una patena. Es hora de desenmascarar a esta cinta en la crítica de Venganza personal.

“Las armas pueden ser útiles. Los idiotas con armas si me asustan”.-Paul Kersey.

venganza-personal-revolver

Crítica de Venganza personal

Nuevamente, y tal y como sucedió con ‘Death Wish 4’, el título del film fue cambiado al traducirlo al español. De esta manera, se rompió totalmente con la saga y se presentó la película como algo individual y ajeno a la serie “DW”. Nuevo e imperdonable estropicio de traducción. Así pues, conviene aclarar que nos situamos en la quinta entrega (‘Death Wish 5: The Face of Death’) de las aventuras de Paul Kersey. Una quinta parte absolutamente innecesaria. Una película con un argumento trilladísimo, mal interpretada y peor rodada. En definitiva, un pésimo cierre a una franquicia cuyo personaje merecía un final bastante mejor.

La trama no presenta nada nuevo que no hayamos visto antes. Paul Kersey es un tipo que atrae las tragedias como la miel a las moscas. Kersey pierde a las mujeres que ama con la misma facilidad con que las conquista. Es increíble la mala suerte que tiene este hombre con las mujeres. Mujer con la que se lía… mujer que, salvo sorpresa, termina bajo tierra… y claro, luego el amigo Kersey se ve obligado a tomar venganza.

venganza-persona-paul-kersey

Nada nuevo, lo anterior lo hemos visto ya muchas veces a lo largo de la saga con su esposa, su hija, sus diferentes novias. Sin embargo, esta vez nos dejan sin la tan disfrutable megamatanza final. Es cierto que hay una “matanzita”… pero no llega a las masacres de antes. Queda claro que los años también terminaron por hacer mella en el amigo Kersey. Así las cosas, ya no se le ve capaz de coger una ametralladora gigante y despacharse con ella a todo lo que se mueva. Ahora se ha visto obligado a refinar todavía más sus métodos para acabar con la basura humana. Así pues, y en vez de recurrir a ametralladoras de posición de la segunda guerra mundial, recurre a provocar ingeniosas muertes con venenos para roedores… o ¡¡balones de fútbol teledirigidos!!

La cinta se completa con otros aspectos muy negativos. Entre ellos: Una penosa filmación que le da un terrible aire a telefilm barato y malo. Una pésima y oscura fotografía que intenta hacer pasar Toronto y Ontario por NY. Y finalmente, una cuanto menos salvable BSO que trata de salvar unos muebles que hace rato que cayeron al mar.

venganza-persona-trampa-balon

Respecto a las interpretaciones comentar que, salvo puntuales excepciones, son malas. Sólo se salvan: Charles Bronson que se limita a cumplir con su papel de Kersey como quién va a la oficina a desarrollar una tarea cien veces repetida y aprendida (y se salva por el cariño que le tenemos al personaje y a él mismo). También cabe rescatar, en cierto modo, a Saul Rubinek que es un actor pequeñito y muy buen profesional que siempre suele cumplir honradamente y dentro de sus posibilidades con sus papeles (recordarlo, por ejemplo, en ‘Sin perdón).

El resto de intérpretes que intervienen en esta cinta dan verdadera vergüenza ajena. Tenemos a un Michael Parks que se esconde debajo de unas gafas a lo Elton John. Su villano, Tommy O´Shea, resulta pésimo y ridículo. Y ¿qué decir del resto de la banda?… ¡¡Terribles!!… Asoma el careto Chuck Shamatha como subalterno de O´Shea. En la cinta exhibe una pinta de “hermano feo de Juande Ramos” que tira para atrás y una penosa actuación. A su lado, un tal Kevin Lund cuyo mayor “mérito” es limitarse a poner cara de bestia al apretar el gatillo. Finalmente, tenemos a Robert Joy dando vida a Frankie “el casposo” ¿no hace falta decir nada más, verdad?… pues eso. ¡Ah! la cinta también pone como reclamo la presencia de Lesley-Anne Down. Sin embargo, su aparición como Olivia casi es testimonial limitándose a sufrir el maltrato de Tommy O´Shea y esbirros.

venganza-personal-villanos

En conclusión.
‘Venganza personal (Death Wish 5)’ es una mala película que pone punto final de modo absolutamente inmerecido a las firmezas de un mito como Paul Kersey que realmente merecía un final infinitamente más digno. Por citar algo positivo me quedaré con los “ingeniosos” métodos con los que Kersey despacha a los malos. Y ¡claro! con la frase final que les suelta antes de finiquitarlos. Lo demás mejor lo olvidamos y nos dedicamos a recordar las cuatro películas anteriores.

“Teniente… cuando esté en apuros llámeme”.-Paul Kersey.

venganza-personal-adios