Sunshine
Comparte con tus amigos










Enviar

Danny Boyle es un director realmente versatil. Un día aparece y nos hace una película tan controvertida como Trainspotting o algo tan impactante como 28 Días Después para luego hacernos una película tan maravillosa como Millones. Sunshine no se libra de su influencia y nos guiará en pleno espacio hacia la peor de las paranoias y miedos que todos llevamos dentro.

Nuestro sol se apaga. La estrella que nos mantiene con vida está llegando a su fin. La tierra está sumida en un eterno invierno con pocas esperanzas de futuro. Los mejores científicos deciden hacer algo al respecto y envían una nave hacia el sol. Su objetivo es hacer detonar una bomba de gran magnitud en el centro del sol para revitalizarlo, inyectándole así la energía que ha perdido en todos estos años. Si todo sale bien, la humanidad estará salvada. Sino, el fin estará próximo. A la vuelta de la esquina. En realidad las posibilidades de fracaso son mucho mayores que las de triunfo fundamentalmente por dos razones. La primera es que ya lo intentaron una vez con el lanzamiento de una primera nave, el Icarus I y fue un fracaso. No se volvió a saber nada de ella. La segunda razón es que incluso si tuvieran suerte y consiguieran alcanzar el sol con dicha bomba, no saben si la detonación aseguraría su reactivación.

Sunshine

Todo son suposiciones y teorías de despachos y laboratorios. Pero es lo único que tienen y como no pueden quedarse de brazos cruzados, vale la pena intentarlo. Es por eso que escogen a lo mejor de lo mejor en cada campo (físicos, psicólogos, científicos,…) y los embarcan en el Icarus II con la misión ya mencionada de hacer estallar una gran bomba en el centro del sol. Todo lo demás es secundario. Lo que no contaban es que cuanto más avancen hacia el sol, más problemas encontrarán y la paranoia y la cordura personal se irán fusionando cada vez más. El miedo se hará evidente en la tripulación. La tensión y el estrés darán lugar a fallos imperdonables y finalmente descubriremos que nada suele salir como debería.

Sunshine

Valoración

No se el por qué pero me temía lo peor de esta película. Quizás porque quería que fuera buena, ya que soy gran aficionado al terror espacial y no quería llevarme una sorpresa negativa, sino positiva. El caso es que me ha gustado, y mucho. El director ha clavado con creces lo que buscaba, lo que esperaba de sus actores y lo que quería que viéramos. Boyle no es un director cualquiera, no se mueve por modas Hollywoodianas ni es un director comercial con productos corrientes. Al contrario. Si analizamos sus obras veremos que no hay nada realmente normal. Y no porque sus argumentos sean realmente extraños (que lo suelen ser) sino porque su manera de rodar y las temáticas que le gusta tocar son todo menos comerciales. Esta no iba a ser una excepción, aunque si es cierto que Sunshine puede ser su obra menos personal, la que goce de mayor aceptación por parte del público. Sunshine es en si un auténtico espectáculo visual. Los efectos son de lo mejor que el cine ha dado de si hasta ahora. La magnitud y fuerza con la que es recreado el sol y sus devastadoras consecuencias hacen de Sunshine una película difícil de olvidar.

Sunshine

La mayor parte de la película se desarrolla dentro de interiores de la nave. En dichos interiores cobra mucha fuerza los colores oscuros. Vemos muchos grises, verdes y negros. El director ha hecho esto para que cuando veamos exteriores del sol y sus reflejos el contraste de pasar de esos interiores apagados a los exteriores oscuros debido a la oscuridad del universo pero a la vez que iluminados gracias al sol y a lo cerca que nos encontraremos de él sean algo impactante al espectador. Sunshine bebe mucho de clásicos de ciencia ficción tales como Alien, el 8º Pasajero como queda evidente en el diseño de la nave. Es todo muy abstracto, con puertas circulares que nos recordarán a  2001 Odisea en el Espacio, que también ha influenciado claramente al film. Creo que algo de Horizonte Final corre por las venas de Sunshine, sin llegar a ser tan oscura (nunca mejor dicho) como aquella. Recordemos que la trama se desarrolla varios años en el futuro, hecho que ha servido para que veamos la puesta en escena de tecnología muy avanzada a la vez que creíble. Todo es más moderno pero es creíble. El apartado visual es excelente. Primeros planos fabulosos nos encandilarán. Los decorados son geniales y los efectos de los que hace uso el film para recrear tanto a la nave en sus exteriores mientras navega en el espacio así como el sol son casi perfectos.

Sunshine

La mayor parte de la narración se basa en el silencio. Es cierto que hay diálogos pero la fuerza que se nos transmite viene tanto de la (ya comentada y repito que excelente) fotografía como de la música. La música es otro elemento clave en Sunshine y os aseguro que cuenta con un par de piezas difícilmente olvidables. En ellas encontraremos la angustia espacial que se vive en Sunshine. Y no solo eso, sino que nos sentiremos como la tripulación, melancólica en parte, por esos millones de kilómetros de distancia que les separan de su hogar, de sus seres queridos.
Quizás en parte por esta razón o por la presión que ejerce sobre ellos el tener el destino de la humanidad en sus manos o vete a saber el por qué pero el caso es que la tripulación empieza a sentir miedo. Un miedo que les conducirá a la peor de las paranoias. Su camino se entrecruzará con el de una llamada de socorro que procederá el Icarus I del que nadie sabía nada desde ese día fatídico hace 6 años que fracasó su misión. ¿Qué encontraremos dentro?¿Habrá supervivientes?¿Estará allí la clave de su fracaso? Poco a poco la misión empezará a peligrar y será cuando necesiten más que nunca su humanidad y el estar unidos entre ellos si quieren conseguir que su misión no sea un fracaso.

Sunshine

Para que todo esto sea mínimamente creíble se necesita una tripulación compuesta por actores y actrices a la altura de las circunstancias. Creedme si os digo que todo el reparto de Sunshine está a la altura de lo que se puede esperar. Si nos fijamos en la tripulación veremos que hay dos asiáticos. Tenemos al capitán Kaneda, interpretado magistralmente por Hiroyuki Sanada, el cual de seguro conocereis por su excelente actuación en El Último Samurai. La otra es Michelle Yeoh que aquí interpreta a Corazon, la científica que se encargará de mantener con vida ese increíble jardín que “fabrica” el oxígeno para los tripulantes de la nave. A Yeoh la hemos visto en varias pelis destacando El Mañana Nunca Muere, film en el cual el director quedó tan asombrado con la interpretación de Yeoh hasta el punto de contar con ella en esta peli. También la hemos visto hace poquito en Memorias de una Geisha. El hecho de hayan asiáticos en la nave, según el director, es debido a que estos paíes son cada vez más tecnológicos y seguramente en un futuro serán los más avanzados teniendo cada vez más presencia en tecnologías puntas y viajes espaciales. Pero sin lugar a dudas el actor preferido del director, con el que ya ha contado en posteriores ocasiones no es otro que Cilian Murphy, el cual interpreta al físico de la tripulación que responde al nombre de Capa, que será el encargado de hacer explotar la bomba cuando llegue dicho momento. A Cilian lo podemos ver en películas como 28 Días Después (también de Danny Boyle), Vuelo Nocturno, Could Mountain o Batman Begins. Todos ellos, junto a los demás tripulantes nos sumergirán en ese universo tan creíble que ha conseguido ser Sunshine. Y destaco por encima de todos a Cilian Murphy que vuelve a dar un recital de como actuar. Dicho actor, y según palabras del propio director, no solo actúa fenomenal sino que tiene algo especial, tiene carisma.

Sunshine

Conclusión:

No puedes perdértela por nada del mundo, de verdad. No es el mayor hito del cine moderno pero es un verdadero oasis en un desierto escaso de ideas y de films de este tipo. Actores sensacionales, historia a la altura de lo que podemos esperar y un resultado final tan bien conseguido que hacen de Sunshine un film único en su género.