Mujercitas (1994)
Comparte con tus amigos










Enviar

“Mis hermanas y yo recordamos aquel invierno como el más frío de nuestra infancia. Hacía algunos años que cierta pobreza temporal había azotado a nuestra familia. Debido a la guerra escaseaba el combustible y el aceite para las lámparas. Pero la necesidad es realmente la madre de la inventiva. De alguna forma, en aquellos oscuros días, nuestra familia, la familia March, parecía crear su propia luz”. La directora Gilliam Armstrong nos invita a ver su versión de ‘Mujercitas’.

Crítica de Mujercitas (1994)

‘Mujercitas’ (1994) es una película que debemos poner en la lista de “obligatorias”. No tiene desperdicio alguno y, aun pareciendo por el título que se trata de una película para chicas, cuenta con una gran cantidad de enseñanzas de la vida. Lecciones que bien podemos aplicar hoy en día a nuestras vidas sin tener en cuenta el género o la edad.

La directora australiana Gilliam Armstrong firmó aquí su película más conocida. La pena es que su carrera nunca terminara de despegar, a pesar del éxito de esta cinta. Anteriormente se había dado a conocer en Hollywood gracias a ‘Mrs. Soffel’ (1984), una de las primeras películas protagonizadas por Mel Gibson en territorio americano. Gilliam se mantiene bastante fiel al relato original de la novela de Louisa May Alcott, una novela que ha tenido innumerables adaptaciones al cine y la televisión.

En relación a lo anterior, la última adaptación de la obra de May Alcott nos llegaba el pasado 2019 en plena fiebre de empoderamiento y de la mano de Greta Gerwig, una de las principales defensoras de la figura de la mujer en el cine. Casualmente, tanto la cinta de Armstrong como la de Gerwig también tienen en común la nominación al Oscar de las actrices protagonistas: Winona Ryder y Saoirse Ronan. Lamentablemente, ninguna de las dos consiguió alzarse con la estatuilla por su interpretación de Jo March.

Volviendo a la figura detrás de las cámaras de la versión que hoy nos ocupa, es justo recalcar que Armstrong eleva la obra de Alcott. La realizadora deja atrás el dicho de que el libro siempre es mejor que la película. Está claro que los libros siempre contienen más detalles y quedarán a la imaginación del que los lee, pero la película brilla por sí misma. El guión es adaptado por la conocida guionista Robin Swicord, autora del libreto de El curioso caso de Benjamin Button (David Fincher, 2008) por el que fue nominada al Oscar. Destacar que Robin también tuvo crédito como productora en la versión de Gerwing.

La fotografía corre a cargo de Geoffrey Simpson y retrata a la perfección la época y parte de su decadencia. Simpson incide en el contraste entre pobres y ricos, las vestimentas y el ambiente de pueblo que se enmarca tan bien en la pequeña casa de los March y a lo largo de la película en los diferentes lugares como la posada de Nueva York o Europa. Por su parte, la banda sonora de Thomas Newman representa la totalidad del sentimiento que nos quieren transmitir. Un sentimiento de ese afecto y cariño que transmiten las chicas, el amor de familia y los sacrificios que llegamos a realizar con tal de ver felices a nuestros seres queridos.

‘Mujercitas’ fue nominada a tres estatuillas en la gala de 1995: mejor actriz, diseño de vestuario y banda sonora original. De estas bien podría haber ganado perfectamente al menos las dos últimas. Con esto no quiero decir que Winona Ryder no lo mereciera, pero el resto del reparto considero que está a su altura en todo momento.

En la película conocemos a Jo March que nos enseña lo que significa no encajar en el lugar al que perteneces y los conflictos que puede generar intentar hacerlo. Jo es una mujer que lucha no solo contra la sociedad (siglo XIX) que le dice que por ser mujer no podrá conseguir lo que se propone, sino que lucha también contra sí misma y lo que cree que puede hacer y lo que en realidad será capaz. Por el contrario tenemos a su hermana Meg, más sencilla y con unas ambiciones más comunes para una mujer de esa época: casarse, tener una casa e hijos. La pequeña Amy es un terremoto y sabe exactamente lo que quiere: nunca se casará con un pobre. Por último está Beth, una chica tranquila que pasa bastante desapercibida. Además es bastante enfermiza y lo único que quiere es estar con su familia.

Una vez hechas las presentaciones de las “mujercitas” protagonistas podemos hablar un poco de las actrices que las encarnan. La protagonista de la historia es Winona Ryder interpretando a Jo March, la más rebelde e inteligente de las hermanas. Winona estaba en su momento álgido habiendo demostrado ser una de las chicas de moda de los 90. Por lo tanto, no extraña que la seleccionaran para uno de los papeles principales de la adaptación de la novela. Otra de las apuestas fuertes, Amy, iría para Kirsten Dunst, que ese mismo año coprotagonizó Entrevista con el vampiro (Neil Jordan, 1994). Estas dos cintas le abrirían las puertas a la filmografía que ya conocemos. Otra gran actriz es Susan Sarandon dando vida a la madre de las chicas, la señora March, una madre cariñosa y comprensiva que apoya a sus hijas a toda costa.

Entre los intérpretes masculinos destaca un joven Christian Bale que todavía no había dado todo su potencial dando el paso de actor infantil a intérprete adulto. Bale interpreta a Laurie, el “hermano” que las chicas nunca tuvieron. Cariñosamente lo apodan como Teddy y lo convierten en un pilar para la familia. Cerramos el casting de los más “conocidos” con el misterioso profesor alemán, el señor Friedrich Bhaer, interpretado por Gabriel Byrne. Mister Bhaer es un personaje que viene a cambiar la vida de Jo. Él es la persona que le haría creer que hay algo más allá de sus libros.

En conclusión.
Termino esta crítica de Mujercitas (1994), una cinta que merece la pena ver tengas la edad que tengas, seas hombre o mujer, niño o adulto. Si ya has leído esta reseña sólo te falta visionarla. Tiene ese aire de película de Navidad, esos valores tan familiares y ese sentimiento que te hace sentir afortunado. Un reparto de calidad que no deja indiferente y que cumple con las expectativas que depositamos en ellos. Una película que habla sobre la amistad y el poder de la familia, de enfrentarse a los miedos y a uno mismo.

Tráiler de Mujercitas (1994)