Lost River
Comparte con tus amigos










Enviar

Llegó la hora de saber cómo le ha ido a Ryan Gosling en su debut como director. Alejado de las modas y tendencias actuales, Gosling nos invita a adentrarnos en la cruda y triste realidad de los suburbios y en el extraño hábitat de los submundos. Es hora de abrir las puertas y encontrar el camino que conduce a… ‘Lost River’.

“He encontrado un camino que se sumerge en el agua” (Bones)

lost-river-bones

Crítica de Lost River

Había leído y escuchado de todo antes de ver esta película… y casi todo era malo. Así las cosas, me esperaba encontrar un auténtico desastre en esta ópera prima de Ryan Gosling. ¿Lo encontré? Pues no, no lo encontré. Y no lo encontré porque ‘Lost River’ no es ningún desastre ni tampoco un film que podamos calificar de “rarísimo” o “incomprensible”, nada esto. Al menos no lo ha sido para mí, y eso que estoy acostumbrado a “consumir” un tipo de cine que bien podemos calificar de “fácil”.

¿Por qué no me ha parecido “incomprensible” el film de Gosling? Sencillamente porque no lo es. Lo que Ryan Gosling nos cuenta es una desgarradora historia de la realidad y temática que vivimos a diario, por ejemplo: la crisis urbanística (esa ciudad conocida como “Lost River” que iba a ser próspera y brillante… y acabó siendo una ciudad sumergida y “maldita”), la carga de las hipotecas, los desahucios y los bancos (esos pagos a los que tiene que hacer frente Billy) o la añoranza de una vida mejor (esa vecinita llamada Rat cuya abuela vive una muerte en vida recordando permanentemente el pasado). Nada o casi nada hay aquí que pueda inducir a encontrar una carretera a la esperanza de una nueva y mejor vida.

lost-river-camino

Toda esta historia de Gosling es un golpe durísimo para el sueño americano (atender a una de las conversaciones de Billy con un taxista inmigrante). Ahora bien, tampoco puedo negar que la cinta tiene una ambientación, personajes y “submundos extraños”. Esos elementos recuerdan a lo visto en películas propias de cineastas como David Lynch (ese Dave, ese Bully, ese club al que acude Billy, esas luces y sombras). Esta ambientación y personajes extremos (unidos a la triste temática) es lo que hacen que ‘Lost River’ no invite a reventar salas ni tampoco a acumular millones. Tampoco es esta la intención de Gosling, que es un tipo suele nadar a contracorriente de modas y demás. Su intención es contar una historia que impacte o que nos invite a reflexionar sobre la realidad que nos rodea.

Al margen del guión y la historia, lo que también destaca mucho en ‘Lost River’ es la fotografía de Benoît Debie y la banda sonora de Johnny Jewel. Al respecto de la fotografía nos encontraremos con claros contrastes de imágenes: las tristes ruinas, el rojo del fuego, el verde del césped y, sobre todo, la negrura de la noche y los tonos exóticos del club al que se verá obligada a acudir Billy. La música también llama la atención. En este aspecto las “hipnóticas” composiciones de Jewel son perfectas para este tipo de película. Además, casi podría decirse que es un personaje más del film. Eso sí, invisible, un testigo invisible.

lost-river-billy

“Susurra que me quieres”… Personajes y ciudades rotas.

Veamos ahora el rol que juegan en esta historia los principales intérpretes. Los protagonistas son Christina Hendricks, Iain De Caestecker, Saoirse Ronan, Matt Smith, Ben Mendelsohn y Eva Mendes. Personalmente la actuación de Christina Hendricks me pareció la más “floja” de todas. Digamos que, en la cinta, se la ve demasiado tranquila para los acontecimientos a los que tiene que hacer frente su personaje (Billy). Bastante mejor están Iain De Caestecker y Saoirse Ronan como Bones y Rat, la joven vecina con la que Bones inicia una especie de romance. A destacar como Saoirse, al igual que su director, no hace apuestas fáciles. Esta joven actriz casi siempre juega en “ligas complicadas”, algo que merece un notorio reconocimiento.

lost-river-rat

Dentro de los papeles “extraños” y/o extravagantes/peculiares hay que destacar a Matt Smith como Bully, el jefe de una banda de jóvenes matones que se cree el dueño del cobre de la zona. Smith recrea a un personaje absolutamente detestable. Un tipo de esos que caen mal nada más verlo, un auténtico lobo, un depredador. Otro que juega en la misma liga de “detestabilidad” es Ben Mendelsohn con su personaje de Dave, un hombre que pasa por ser el director del Banco de la ciudad pero que lleva una extraña vida nocturna. Una vida en la que se codea con las desagradables y enfermizas aficiones de la gente del club nocturno que visitará Billy. Para terminar nos queda la siempre atractiva Eva Mendes en un breve y efectivo papel como Cat, una de las principales atracciones del club “infernal”.

No quisiera terminar esta crítica de Lost River sin citar el “rescate” de Barbara Steele como la mentalmente ida abuela de Rat, un personaje de esos que causan una tristeza infinita en el corazón. Finalmente, citar al pequeño Landyn Stewart como Franky (el hermanito de Bones) y a Reda Kateb como el taxista que casi siempre lleva a Billy al club.

“¿En qué se ha convertido el mundo?” (Viajero)

lost-river-cat

En conclusión.
‘Lost River’ es una película “diferente” (que no incomprensible) como lo es su director. Una película que no juega a entrar en las “ligas millonarias” ni tampoco quiere hacerlo. ‘Lost River’ es un crudo retrato de cómo el sueño americano puede devenir en terrible y maldita pesadilla para una ciudad y para una familia americana de los suburbios.

Tráiler de Lost River