Jojo Rabbit
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras haber saboreado las mieles del éxito con Marvel, Taika Waititi pone sus miras en una comedia satírica. Una comedia anti-odio y ambientada en la Alemania nazi. Una historia contada a través de los ojos del pequeño Johannes Betzler (Jojo, para los más cercanos) y cuyo mejor amigo es una versión imaginaria de Adolf Hitler. Adentrémonos ya mismo en esta entrañable obra y conozcamos mejor a ‘Jojo Rabbit’.

“Esta noche en mi casa ceno unicornio, ¿te apetece?” (Adolf Hitler)

Crítica de Jojo Rabbit

Antes de meterme a fondo con la última obra de Taika Waititi, déjenme decirles que no soy un fan acérrimo de este cineasta neozelandés. Lo que hacemos en las sombras (2014), ‘A la caza de los ñumanos’ (2016) y Thor Ragnarok (2017) no me entusiasmaron. Además, ni mucho menos me parecieron de la necesaria madurez narrativa para tocar posteriormente un tema tan delicado como es el Holocausto y el nazismo. Tampoco compartía que se recurriese a esos temas para hacer un film con un trasfondo de comedia pura. De hecho, las críticas en USA han sido dispares y algunas rozando la intrusión hacia la figura del director. A nivel personal, no firmo ninguna de esas “sentencias” ni comparto en absoluto ese tipo de campañas. “Líneas editoriales” que ejercen los críticos estadounidenses, en no pocas ocasiones, según les viene en gana y dependiendo del film.

‘Jojo Rabbit’ era un film arriesgadísimo y una auténtica prueba de fuego para Waititi. Hablamos de una película que podía haber sido un absoluto desastre en relación a los temas y géneros que toca… y en el sentido en el que lo hace (bajo el prisma de la comedia). Sin embargo, y como expresa el dicho: “al César lo que es del César”, al terminar de visionar ‘Jojo Rabbit’ me he comido mis peores presagios. Estamos, probablemente, ante uno de los films más entrañables, divertidos y enérgicos de la temporada de premios. No en vano le han caído 6 nominaciones a los premios Oscars, entre ellos “Mejor Película” y “Mejor Guión Adaptado”. En relación a esta última nominación recordemos que la novela adaptada es ‘Caging Skies’ de Christine Leunens.

Esta cinta es la perfecta mezcla de la comedia más puramente “Made in Waititi”. Me refiero a un estilo que navega entre el Mel Brooks más auto-paródico con el Quentin Tarantino más alocado. Eso sí, sin llegar a la “casquería” de este último. Todo esto con un aporte de drama sorprendentemente entrañable y perfectamente perpetrado y en completa armonía con la parte cómica del film. Incluso se permite implantar cierta similitud tonal con los films de Wes Anderson, aunque sin llegar a la excelencia de su planificación visual.

‘Jojo Rabbit’ es, hasta el momento, el film que más me ha interesado de Waititi a nivel visual y planificativo. A diferencia de los tonos multicolor de su obra previa, aquí se encuentra cómodo entre la comedia visual y el drama. Además, resulta cuanto menos irónico que Waititi, siendo judío, encarne a Adolf Hitler como coprotagonista. Un Adolf Hitler imaginario que navega entre lo real (ojito, al final) y lo realmente entrañable y cuasi infantil. En este aspecto, resulta tremendamente efectiva la combinación de canciones no originales de grupos como The Beatles (Komm gib mir deine Hand) con la música de Michael Giacchino. De esta forma, la banda sonora también navega entre la sátira, la comedia y el drama.

Por otro lado, y dejando al margen el gran guión de Taika Waititi, puede que el mejor aspecto de la cinta sea su solidísimo casting. Resultan gratificantes y sobresalientes Roman Griffin Davis y Thomasin McKenzie como Jojo y Elsa. Ver cómo se desarrolla la relación y empatía entre ambos es realmente emocionante y creíble. Los dos nos regalan momentos tanto divertidos como dramáticos. Momentos realmente sólidos y notablemente interpretados. Como curiosidad importante destacar que esta película supone el debut en la gran pantalla del pequeño Roman Griffin Davis.

También resulta muy notable Scarlett Johansson como la madre de Jojo. Posiblemente este sea uno de sus mejores papeles contando además con una de las secuencias más impactantes del metraje. También destaca mucho Sam Rockwell como oficial alemán. A su lado tiene a su segundo interpretado por Alfie Allen y respaldándole en todo momento. Por su parte, la Fraulein Rahm de Rebel Wilson es quizás el personaje más “tarantinesco” del film. Finalmente, destacar a Stephen Merchant como agente de la Gestapo en una aparición más que memorable, tensa y divertida. La escena vale su peso en oro.

En conclusión.
Concluyo esta crítica de Jojo Rabbit, una película sorprendente que cuenta con un logradísimo y sólido equilibrio narrativo entre géneros. Además, también destaca por su notorio reparto en el que sobresalen los dos jóvenes protagonistas y la química entre ambos. Todo lo bueno se remata con una muy loable planificación visual y un notorio uso de canciones no-originales más la música de Michael Giacchino.

Tráiler de Jojo Rabbit