En el valle de Elah
Comparte con tus amigos










Enviar

Un padre que no sabe nada de su hijo que ya debería haber vuelto de Irak. Una madre a la que tienen al margen (por el momento) para que sufra lo mínimo (por el momento). Una policía mortificada por los remordimientos que no quiere volver a dejar escapar un caso en el que pueda ayudar. Y un terrible secreto militar que nunca debe salir a la luz. Paul Haggis escribe y dirige ‘En el valle de Elah’.

en-el-valle-de-elah-bandera

Crítica de En el valle de Elah

‘En el valle de Elah’ es de esas películas que cuando la terminas estás con la mandíbula desencajada. Y no por su fuerte contenido, por sus increíbles persecuciones o escenas de acción. Al contrario, apenas aparece toda esa parafernalia. Sin embargo, uno se queda satisfecho porque acaba de ver una buena película. Una cinta de esas que aparecen cada mucho tiempo. Lo mejor de todo es que yo la descubrí casi de casualidad. Y es que el “ruido” que suele hacer una gran película al llegar a nuestras carteleras y luego al mercado doméstico suele ser tremendo. En cambio, ‘En el valle de Elah’ apenas causó mayor revuelo que la poca propaganda que su distribuidora pudo repartir entre revistas especializadas y poco más. Es por eso que la sorpresa es mayor que si uno ya espera una gran obra al verla.

En el valle de Elah

Aquí nos encontramos a un padre preocupado, Hank Deerfield. Un progenitor que se dispone a buscar a su hijo ausentado de la base de Marines donde debería estar. Le extraña que su hijo haya regresado de Irak y no se lo haya hecho saber. Temiendose lo peor coge una maleta con algo de ropa y se dispone a viajar a la base para averiguar lo máximo posible de su paradero. Aun así, Hank prefiere ser optimista de cara a su mujer, Joan. Así pues, prefiere decirle que su hijo debe estar emborrachándose por ahí…

Siempre me ha gustado Tommy Lee Jones y cada vez lo hace mejor. En esta película vuelve a demostrar porque los directores recurren a él. Es un actor de primerísimo nivel capaz de interpretar a personajes difíciles o complicados… y Hank Deerfield es uno de ellos. Le acompaña Susan Sarandon como la esposa de Hank. Lo cierto es que la actriz apenas aparece. No obstante, aun habiendo quedado relegada a un segundo (o tercer) plano cada vez que aparece convierte la toma en una maravilla. Si Tommy Lee Jones hace más que creíble su papel, Susan Sarandon queda que ni pintada. Es increíble el grado de sentimiento que llega a reflejar en pantalla. No puedo hablar más de ella sin chafar la película. Esto es así porque su actuación va muy ligada al destino de su hijo… sólo deciros que ¡colosal! es el adjetivo que mejor la describe.

En el valle de Elah

El tercer personaje para hacer llegar este film a buen puerto es la detective Emily Sanders. Aquí tenemos un personaje bastante frío. De hecho, su “pasotismo” le costará la vida a una mujer a manos de su marido. Una mujer que había acudido hacía pocas horas a ella en busca de ayuda y se la negó. Tras pasar por ese calvario de ver como alguien que podría estar con vida ya no lo está por su culpa, Emily decidirá ser mucho más atenta y cuidada con la gente a la que debería servir y proteger. Es por eso que, tras negarse a ayudar a Hank, rectificará y centrará sus esfuerzos antes de que sea tarde.

Charlize Theron es quien da vida a Emily. Esta actriz sudafricana es capaz de “mutar” no sólo interior sino también exteriormente para interpretar sus personajes. El más claro ejemplo lo vimos en Monster’ (Patty Jenkins, 2003) cuando engordó unos cuantos kilos y se insertó diferentes prótesis para interpretar a una horrorosa mujer. ‘En el valle de Elah’ no requiere un cambio físico extremo, pero si vemos que su exterior refleja un poco su modo de vida. Es una detective, no una modelo. Se conforma con una práctica y cómoda coleta y su vestimenta no le favorece en demasía… pero eso no le importa a esta madre soltera que tiene demasiado entre compaginar su vida como detective y madre. Eso sí, a la hora de buscar pruebas o detener sospechoso se mueve como pez en el agua. Gran compromiso el de Theron con su rol.

en-el-valle-de-elah-charlize-theron

En la dirección tenemos a un director que hace a la vez de guionista, Paul Haggis. Anteriormente ya había dirigido la fabulosa Crash’ (2004) y había hecho de guionista en sendas obras de Clint Eastwood: Milion Dollar Baby’ (2004) y Cartas desde Iwo Jima’ (2006). Como director posee una confianza y robustez fuera de toda duda.

Haggis es capaz de plasmar en pantalla elementos muy simples pero que, a la vez, dicen mucho. Un ejemplo de esto es cuando Hank le explica qué es el Valle de Elah a la hija de Sanders, o como cuando enseña cómo debe alzar la bandera al encargado de hacerlo que no tiene ni idea… Haggis juega en todo momento con los sentimientos del espectador. Cierto es hay quien le tacha de tramposo pero yo no considero que sea así. Es un director que, sin lugar a dudas, se ha ganado un hueco en esta industria.

En el valle de Elah

Conclusiones.
Termino esta crítica de En el valle de Elah, toda una grata sorpresa. Apenas la conocía ni esperaba encontrar lo que me ofreció. Siendo sincero, esta película me daba algo de pereza y agradezco el haberla adquirido en su momento en DVD. Pasó tan desapercibida en cines que fue mucho después cuando la gente la empezó a descubrir. Espero que sólo sea cuestión de tiempo que se convierta en imprescindible en cualquier colección que se precie.

Tráiler de En el valle de Elah