Emoji: La película
Comparte con tus amigos










Enviar

Brutalmente defenestrada por la gran mayoría de la crítica, hoy conectamos nuestro teléfono móvil para comprobar si ‘Emoji: La película’ es tan mala como se dijo. ¿Habrá caritas sonrientes al final de esta review o habrá alguna caca? La respuesta en las siguientes líneas…

“¿De qué sirve salvarse uno mismo sino hay nadie más?” (Rebelde)

Crítica de Emoji: La película

Nuevamente estamos ante el caso de un film machacado por la crítica en general pero triunfador en taquilla. La casi totalidad de reviews que ustedes puedan leer de ‘Emoji: La película’ serán para ponerla a caer de un burro. Sin embargo, sus casi 220 millones de recaudación mundial, para un coste de 50, hablan de un éxito rotundo. En mi caso no encuentro que esta cinta merezca tantísimo vapuleo con notas ínfimas que ni siquiera tienen en cuenta su destacado trabajo de animación. En las siguientes líneas ahondaré más profundamente en mi valoración.

‘Emoji: La película’ nos mete de lleno en un fantástico e indescriptible mundo alternativo al nuestro: el de los emoticonos que podemos encontrar en cualquier móvil moderno como el iPhone 12. Reconozco que la premisa es absolutamente insólita y si queremos hasta ridícula. Digo esto porque a casi nadie, salvo a los guionistas del film, se le habría ocurrido hacer una película con las “caritas sonrientes” como protagonistas. Sí, hemos tenido películas de los Lego, los clics y hasta de “hundir la flota”… pero convertir a los emojis en protagonistas ya es rizar el rizo. En cualquier caso se trata de ver si la peculiar propuesta y sus personajes van viento en popa.

Como expuse antes, la trama nos introduce de lleno en el mundo interior de nuestro teléfono móvil. A partir de aquí, y por increíble que pueda parecer, todas las aplicaciones a las que podemos acceder con sólo deslizar nuestro dedo por la pantalla estarán en la película. Me refiero no sólo a los emoticonos, sino también al WhasApp, los SMS, Facebook, Mis Documentos, el SPAM… Así las cosas, el film está plagado de referencias visuales y de palabra a la cultura popular tecnológica de nuestros actuales celulares. Todo lo que puedas tener en tu móvil aparecerá aquí en forma de simpática animación.

Siguiendo con lo expuesto, ‘Emoji’ bebe bastante de dos películas recientes. Me refiero aDel revés (2015) y ¡Rompe Ralph! (2012). Sin olvidar tampoco a toda una pionera en esto de los universos tecnológicos como fue Tron (Steven Lisberger, 1982). De ‘Del revés’ se toma la división en dos mundos: el real y el imaginario. De ‘Ralph’ se usa la idea de edificar la historia en base a referencias culturales. Finalmente, de ambas citas también se toma prestado el planteamiento de viaje en forma de aventura con un riesgo inminente.

El director y guionista principal es Tony Leondis apostando por un mensaje principal de aceptación de uno mismo con sus virtudes y defectos. Esto es lo que le pasa al protagonista, Gene, un emoticono “bah” que quiere ser reprogramado para evitar sus múltiples expresiones y ser aceptado simplemente para lo que nació: mostrar indiferencia y aburrimiento. En este sentido, ojo a su frase al llegar a la nube porque realmente te llega e impacta: “Soy incapaz de que todo me dé igual. Por eso quiero que me reprogramen”. Con un espíritu contrario a Gene tenemos a Rebelde que desea alcanzar todo lo contrario, esto es: alejarse de la imagen para la que fue creada y buscar su propio destino.

Como vemos, las dos temáticas principales son bastante aleccionadoras y con buenos propósitos. Todo esto (y más) es lo que se nos cuenta en el mundo del móvil. Fuera del mismo está el mundo real de Alex, el chico dueño del teléfono. Lo cierto es que de esta parte vemos muy poco en comparación al universo de Gene y Rebelde. Tan sólo vemos a Alex interaccionar con sus amigos y la importancia que el teléfono tiene en sus relaciones. Precisamente esto último, unido al fallo de programación de Gene, será lo que ponga en peligro todo su “cosmos”.

En cuanto a la animación hay que decir que sigue totalmente lo establecido en las producciones de Sony Pictures Animation. Me refiero al divertido y caricaturesco estilo implantado en películas comoLluvia de albóndigas (2009). Eso sí, aquí con un mejor acabado y potencia visual. Además, en determinadas secuencias, se busca un aire claramente pixelado para relacionar mejor la animación con la temática del film. También hay que destacar la impresionante y muy variada paleta de colores que veremos y lo alucinante que resultan determinadas secuencias, por ejemplo: el paseo en barca de Rebelde y Gene, o la visita a la fotografía de París que hacen los padres de este último.

“¡Fuera los móviles!”. Inside Out.

Respecto al elenco nos encontramos con varias voces de famosos que, como en la mayoría de producciones animadas, sirven de gancho para atraer a los espectadores. A Gene le presta su voz T.J. Miller. Gene es un emoji que representa la carita del desinterés. Sin embargo, es capaz de tener y mostrar un amplio abanico de emociones, algo que el resto de emojis no pueden hacer estando limitados a la que les viene impuesta “de fábrica”.

Los compañeros de Gene en su increíble viaje a través de las diferentes apps del móvil son Rebelde y “Choca esos 5”. A la primera le pone voz Anna Faris y al segundo James Corden. En el caso de Rebelde nos encontramos con un personaje interesante. En principio se presenta como una hacker que sólo quiere llegar a la nube para ser libre… pero guarda algún secreto. Por su parte, “Choca esos 5” es el aporte cómico que no puede faltar en cualquier aventura de colegas.

La villana del film es “Sonrisas”, el típico emoticono que casi siempre mandamos y a la que cede su voz Maya Rudolph. No estamos ante una villana al uso… simplemente está programada para que todo se mantenga en orden y evitar que Alex haga un reset a su iPhone. Sin embargo, sí que es claro que en ella “el fin justifica los medios”. Del resto del reparto de voces destacan intérpretes reconocidos como Patrick Stewart y Jennifer Coolidge (los padres de Gene), Sofía Vergara (la bailarina) e incluso Christina Aguilera (Akiko).

“Yo me refería a este mundo: los móviles” (Rebelde)

En conclusión.
Termino esta crítica de Emoji: La película, una simpática y “original” producción muy infravalorada. Es cierto que puede parecer absurdo hacer una película de emoticonos, ahora bien, si aceptas la propuesta y te dejas arrastrar a su peculiar universo pasarás un agradable rato. Atrévete a conocer a los peculiares amiguitos que hacen que nuestros iPhones funcionen y sean tan divertidos.

PD: Hay escena post-créditos.

Tráiler de Emoji: La película