El retorno de Godzilla
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras acabar la era “Showa” con “El Terror de MechaGodzilla” dirigida por Ishirô Honda, Toho rebooteó a Godzilla a mediados de los ochenta, obviando todas las películas anteriores y tomando sólo como referencia la cinta original. Esto fue un intento de conseguir que los fans del personaje volvieran a respaldarle, pero el resultado fue un tanto regular. Llegó la hora de “El retorno de Godzilla”.

el-regreso-de-godzilla-rugido

Valoración:
La conocida como época Showa fue una etapa en la que Godzilla pasó de ser una fuerza de destrucción imparable al mejor amigo de los niños. Esto perjudicó bastante la popularidad del personaje con películas como “El hijo de Godzilla” (un despropósito que no gozaba ni siquiera de buenos efectos especiales) o con cintas tan “especiales” como “Godzilla contra Hedorah” (y digo “especiales” porque algunas rozaban la paranoia pura y dura). Por ello, la responsable de todo esto, Toho, tuvo la genial idea de hacer borrón y cuenta nueva, rodando la presente película, a la que básicamente ellos se referían como la auténtica secuela del film original titulado Japón bajo el terror del monstruo, e incluso haciendo acopio de valentía llamaron al protagonista de la versión censurada de 1954 (Raymond Burr) para dar continuidad a esta película al menos de manera internacional (actualmente, la versión censurada no existe a la venta en formato doméstico, claramente, porque la versión nipona recibió mejor acogida por los fans). Sin embargo, el resultado final no fue para tirar cohetes.

“El retorno de Godzilla” se estrenó en Japón en 1984 (lo de “Godzilla 1985” es claramente porque el film se vio en televisión en 1985 bajo el sobrenombre de “Godzilla: The Legend is Reborn”) y tuvo una acogida tibia y fría por parte de los fans hardcore, y sinceramente estoy bastante de acuerdo con ellos.
El presente film parece un remake a color del magistral film de Ishirô Honda e incluso intenta dotarse a si mismo de una seriedad que no tiene, algo que el film de Honda ofrecía desde sus primeros minutos. En consecuencia, estamos ante un film bastante aburrido (y dura 84 minutos) puesto que el argumento es simplón a más no poder, pero no sólo ese es el problema, el problema es que Koji Hashimoto no es capaz de imprimir a su película ni un ritmo trepidante ni tampoco un cierto grado de épica, y aquí es donde me remito a la palabra “remake”, puesto que en una de las secuencias, claramente Hashimoto plagia de manera descarada una de las escenas cumbre del film de Honda, lo cual otorga menos credibilidad a un film que ni siquiera quiere que le tomen en serio.

el-regreso-de-godzilla-tokio

Otro de los máximos problemas de este film, proviene por parte del casting, algo que seria bastante normal en muchas de las entregas de la serie, pero que en este film roza lo más decepcionante. Los personajes son meros esbozos de los guionistas e incluso se repiten algunas de las profesiones de los protagonistas del film de 1954. De esta forma, si en aquella teníamos a un científico y a un periodista, aquí también, lo cual hace notar que los guionistas pusieron poco (o nulo) empeño en desarrollar unos personajes, que podían haber sido más interesantes de lo que fueron. Tampoco ayudan los personajes referentes a la Unión Soviética y Estados Unidos (los primeros son capaces de lanzar una bomba nuclear a Japón con tal de destruir al monstruo, y los segundos siguen empeñados en enviar armamento con tal de pararle los pies), por si esto fuera poco, el personaje de Raymond Burr es el colmo de la inexpresividad (que conste en acta, que yo visioné la versión nipona de la película de Honda, lo cual implica que no sé si la interpretación de Burr fue buena en su momento) y su personaje prácticamente sólo se dedica a decir que Godzilla es imparable… cuando la mitad de los personajes nipones saben perfectamente (y tal como dice el Dr. Hayashida al principio del film) eso de que Godzilla es indestructible, lo dicho, los personajes en el film son de encefalograma plano.

Sin embargo, en el plano técnico, hay una enorme mejoría en términos de efectos especiales. Godzilla luce realmente bien, el diseño es fiel a la versión de 1954 (puesto que el personaje sufriría remodelaciones durante la época “Hensei”, este es un primer paso realmente bueno). Esto hace que algunas de las apariciones del personaje sean suficientemente atractivas y algunas incluso bastante chulas (la aparición de Godzilla en la bahía de Tokio finiquitando con su aliento atómico a los tanques que le disparan es sobresaliente).
En términos técnicos, “El regreso de Godzilla” supuso un buen avance dentro de la saga e inclusive se hicieron algunos acopios de animatrónica en la cara del personaje, para dotarle de mayor expresividad.

el-regreso-de-godzilla-godzilla

En conclusión:
“El retorno de Godzilla” es una película decepcionante dentro de la franquicia. Aburrida, sosa e incluso “remakea” a su manera al brillante film de Honda, eso si, supuso un buen avance en términos de efectos especiales para el gigante japonés, pero lo mejor llegaría con las siguientes cintas del personaje.

el-regreso-de-godzilla-tren