Capitán Phillips
Comparte con tus amigos










Enviar

En 2009 el carguero norteamericano “Maersk Alabama”, a cuyo mando estaba el capitán Richard Phillips, fue abordado y secuestrado por un grupo de piratas somalíes. Esta es su historia. Esta es la historia de… ‘Capitán Phillips’.

“La Marina no os dejará ganar. No puede hacerlo” (Capitán Phillips)

capitanphillips_rehen

Crítica de Capitán Phillips

Tenía bastantes reticencias al respecto de esta película. No sabía muy bien qué podría encontrarme y fui a verla con cierta cautela. Y la verdad es que he de reconocer que Paul Greengrass entrega un muy buen film en el que destaca su estupenda y curradísima dirección. Una dirección que se deja notar desde el acertadísimo casting de actores, pasando por las complicaciones del rodaje en alta mar (aquí todo es real, nada de pantallas verdes ni CGI) y terminando con un metraje de 134 minutos en el que no sobra nada y que se hace francamente entretenido y para nada aburrido.

Paul Greengrass ha sido un grandísimo capitán abordando un rodaje de 60 días en mar abierto. Así se manifestaba el realizador: “Para mí ha sido muy importante rodar esta película en el mar, en un navío en funcionamiento. Todos me dijeron: ¡Estás loco! Los directores no deben rodar en alta mar… Pero eso le aporta una veracidad a la película que no se puede cuantificar”. De hecho, uno de los grandes retos que afrontó Greengrass fue encontrar los múltiples navíos que forman parte de la historia: un buque carguero en funcionamiento, dos buques destructores de la armada estadounidense y un portaviones. La colaboración de la Armada Estadounidense y de la compañía Maersk Line fueron fundamentales.

Por otro lado, otro de los aciertos de ‘Capitán Phillips’ es mostrar las dos caras del conflicto. Es decir, pese a ser un film norteamericano que trata el tema de un secuestro de un barco de las barras y estrellas, pues no se limita simplemente a retratar al Capitán Phillips y a su tripulación, sino que también, y de forma breve, se nos muestra el lado de los piratas. Esto nos lleva a entender los motivos que les empujan a arrojarse al mar a realizar los abordajes. Finalmente, el guión (entiendo también que por aquello de basarse en el libro escrito por el propio Richard Phillips) viene a humanizar a algunos de los piratas (atención a según qué frases de Muse o al chaval que va cargando con un fusil de asalto). En resumen, no todo en el film es “propaganda” como en otras películas.

“Sólo son negocios. En América quizás pudiera regresar a mi casa…” (Muse)

capitanphillips_piratas

También destaca como Greengrass nos muestra todo el operativo y protocolos que se ponen en marcha cuando se va a producir o se produce un intento de secuestro/abordaje de un barco. De esta forma, seremos testigos del procedimiento interno de la tripulación y de los procesos externos de aviso y seguimiento que se activan cuando se produce la alarma. Veremos cómo los EE.UU. se toman con la máxima importancia la vida de sus compatriotas fuera de sus fronteras, no reparando en gastos ni medios técnicos ni humanos. ¡Tremendo todo el operativo activado! Por su poderosa política exterior, los USA no pueden dar ni un atisbo de debilidad. Todo esto creo que está expuesto notablemente en la película. Así pues su visionado se convierte en algo muy interesante, atractivo e instructivo.

Para mayor realismo, y en relación a lo comentado en párrafos anteriores, la marina cedió algunos de sus buques “disfrazados” como los buques del film. Así las cosas, el destructor USS Bainbridge fue sustituido por el USS Truxtun. El barco de asalto USS Boxer fue sustituido por el USS Wasp. Y, finalmente, el USS Halyburton se puede ver tal cual en la película ya que este no fue “disfrazado”. Además, la compañía Maersk Line cedió el barco Maersk Alexander para el rodaje en alta mar y parte de la tripulación con su capitán incluido.

“Hay que ser fuerte para sobrevivir” (Capitán Phillips)

Al margen de todo lo anterior, el film se centra en la figura del Capitán Phillips, en el abordaje del “Maersk Alabama” y en los sucesos que allí se produjeron. En este sentido, la película es un thriller repleto de momentos de grandísima tensión que ponen en vilo al espectador. Por una parte tenemos a simples marineros que sólo saben de su oficio (“nuestro trabajo es transportar la carga lo más rápido posible” dice en un momento dado Richard Phillips) y por otra a unos piratas empujados a portar fusiles y secuestrar barcos sin ningún atisbo de piedad. ¿Quién responde por ambos? Pues de parte de los marineros un Capitán Phillips extraordinariamente interpretado por Tom Hanks. Por parte de los piratas “El Flaco” Muse interpretado por el entonces desconocido Barkhad Abdi en una caracterización increíble.

En relación a la figura real del Capitán Phillips, el director Paul Greengrass lo define así: “Phillips me recuerda a hombres que conocí cuando era joven, y mi padre era marino mercante. Eran hombres que trabajan transportando los bienes que usamos en todo el mundo. Son el motor principal de la economía mundial. Son los camioneros del mar. Es un entorno muy físico, muy de clase obrera. Para mí, Richard Phillips es esa clase de hombre. Un hombre corriente que se ve atrapado en una confrontación indeseada”.

“¡Cállate, irlandés! Hablas demasiado” (Muse)
“El problema no es que yo hable demasiado, es que tú no escuchas” (Capitán Phillips)

capitanphillips_discusion

“Aviso de piratas en la costa de Somalia”. Piratas del Caribe.

Los dos protagonistas más destacados son los anteriormente citados: Tom Hanks y Barkhad Abdi. Entre los dos actores tiene lugar un tremendo choque de voluntades. Tom Hanks da vida en pantalla al Capitán Richard Phillips. Phillips es un buen hombre que destaca también por ser un capitán modelo que se preocupa por su tripulación y por su barco. Hanks se luce en esta interpretación. El actor saca lo mejor de sí mismo y se mimetiza totalmente con su personaje. No vemos a Tom Hanks sino a Richard Phillips. Esta interpretación de Hanks es, sin ningún género de dudas, de sobresaliente. Presten especial atención a sus minutos finales al máximo nivel interpretativo.

A Tom Hanks le da la réplica el por entonces debutante y desconocido Barkhad Abdi como Muse. Muse (apodado “El Flaco” por su delgado físico) es el cabecilla de los piratas que abordan el Maersk Alabama y su lema es: “El cobarde es el primero en ir a la tumba”. Atención porque, sorprendentemente, Abdi está muy bien como contrario de Hanks. Su caracterización y la de sus compinches es francamente buena. Gran trabajo de casting entre jóvenes de raíces somalíes que vivían en EE.UU. sin experiencia anterior en el cine.

Al lado de Muse es de justicia resaltar también a su principal esbirro: Najee (interpretado por el también desconocido Faysal Ahmed), un tipo larguirucho y violento con unos ojos de loco que te tiran de espaldas. Es el tipo de sujeto que sabes que te pueden pegar un tiro en la cabeza y al momento siguiente fumarse un cigarro. Del resto de intérpretes mencionar también el buen papel de Yul Vazquez como Capitán de la Marina, y Max Martini en uno de esos papeles de militar que tan bien se le dan.

“Irlandés, no te preocupes. Todo saldrá bien” (Muse)

capitanphillips_barkhadabdi

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Capitán Phillips, una gran, interesante y actual película sobre el tema de la piratería en alta mar. Un film que cuenta con una dirección curradísima de Paul Greengrass y con un excelente Tom Hanks. Recomendada.

Tráiler de Capitán Phillips