Aracnofobia
Comparte con tus amigos










Enviar

Araña: Artrópodo de la clase de los arácnidos con cuatro pares de patas y órganos productores de seda con la que elabora una red para capturar a las presas. Fobia: Temor intenso e irracional y de carácter enfermizo hacia una persona, cosa o situación. Si juntas estas dos palabras tienes un diagnóstico calificado como ‘Aracnofobia’.

“Puede que haya por aquí arañas muy grandes. Si véis una no tratéis de cogerla ni de matarla. ¡Salid corriendo!” (Doctor Jennings)

Crítica de Aracnofobia

Más allá de sus virtudes y defectos, ‘Aracnofobia’ es una película especial. Y es especial porque significó el debut tras las cámaras de Frank Marshall, el mítico productor y amigo personal de Steven Spielberg. Un Spielberg que aquí ejerció de productor ejecutivo junto al propio Marshall y su esposa, la mítica Kathleen Kennedy. Esta triple asociación (Spielberg, Marshall y Kennedy) nos ha regalado fabulosos e inolvidables momentos de entretenimiento cinéfilo.

La película se plantea como casi todas las del citado trío con un aire de entretenimiento claramente familiar. Así pues, y pese al título, no cabe esperar en ‘Aracnofobia’ algo terrorífico y monstruoso con sangrientas muertes. Nada de eso. Lo máximo que veremos serán un par de gigantescas arañas y sus crías soldados expandiéndose por la tranquila localidad de Canaima. Así pues, el film se decanta por la aventura, la comedia y el suspense más que por el terror. Incluso llega a la parodia con la aparición del personaje interpretado por John Goodman.

Expuesto lo anterior, la labor de Frank Marshall se limita a provocar la expectación del público. Para ello, el productor y realizador nos va mostrando a las arañas en diferentes ángulos metiéndose en ropajes y aparatos en busca de la picadura perfecta. Esa picadura que haga desplomarse inmediatamente a su víctima humana pero sin rastro de sangre ni gore. También destaca Marshall al poner la cámara en varias secuencias a ras de suelo para que el espectador adopte la visión subjetiva de la colosal araña que provoca la plaga en el poblado. Por supuesto, el clímax es lo mejor de toda la propuesta con cientos de arañas acosando al doctor Jennings y a su familia en su propia casa. Sin olvidar el tremendo enfrentamiento a cara de perro en el nido entre Jennings y el rey y la reina. Estas últimas son unas secuencias francamente logradas.

Por su parte, el guión de Don Jakoby y Wesley Strick es cumplidor de lo que se le pedía a un film de las características descritas. Así las cosas, y tras un prólogo en el que se nos muestra la procedencia del colosal arácnido, luego pasamos al ambiente de Canaima. Un ambiente con personajes típicos y tópicos que se contenta con eso. Aquí tenemos al típico médico creído, la amable y anciana vecina, el sheriff gordiflón e inútil,… El exotismo, y lo “original”, lo representa el citado prólogo que nos muestra una expedición en Venezuela en busca de especies no conocidas de arañas. Ojo a la filmación de los preciosos escenarios naturales de la cascada del Salto del Ángel.

Respecto a los efectos especiales hay que decir que las gigantescas arañas fueron recreadas por medio de animatrónicos fabricados por Chris Wallas. Pocas o ninguna pega se les pueden poner incluso actualmente. En pantalla veremos unos “bichos” del tamaño de una gran mano humana capaces incluso de planear estrategias de combate o venganza. Además, para determinadas tomas, se empleó una gigantesca tarántula comedora de pájaros y nativa del Amazonas.

Por supuesto, también veremos cientos de arañas “pequeñas” que, a modo de soldados, van tomando posiciones a lo largo de la región. Todos estos arácnidos realmente eran de verdad. Hablamos de la Delena Cancerides de Nueva Zelanda, una especie inofensiva para el ser humano. En consecuencia, en el terreno visual el film no ha perdido nada de detalle con todo el tiempo que ha pasado. Es lo bueno de usar efectos prácticos y animales o insectos reales y no generados por ordenador. Aclarar que ninguno de los arácnidos fue fulminado durante el rodaje del film.

“Este es muy mal asunto”. Arac Attack!

El elenco de la película se apoya en el liderazgo de Jeff Daniels dando vida a Ross Jennings, un doctor de San Francisco que se traslada, junto a su familia, al pequeño pueblecito en busca de tranquilidad. Daniels está correcto y, al igual que la película, sube enteros en el clímax final enfrentándose a los arañones. De su familia poco podemos decir porque simplemente están para acompañar. En cualquier caso citar a Harley Jane Kozak como su esposa, Molly. Sin ella saberlo, contribuirá accidentalmente a la plaga en la región al perdonarle la vida a una araña que encuentra recién estrenada la casa y que, amablemente, traslada al viejo granero de la finca.

Por otro lado, los que saliendo poco tienen gran importancia son Julian Sands y Brian McNamara. El primero es un científico y aventurero experto en insectos, especialmente en arácnidos, y el segundo es su “pasante”. Del resto del reparto destacar a Stuart Pankin como el gordinflas e inútil sheriff de la región, Henry Jones como el creído doctor Metcalf y Peter Jason como el entrenador de rugby del Instituto. Poco hay que decir de ellos pues sus interpretaciones y personajes son típicas y tópicos sin salirse ni un milímetro de esto.

Finalmente, el que más llama la atención del casting es John Goodman en una caricaturesca interpretación. Goodman sale disfrazado de Delbert McClintock, un desinsectador un tanto bocazas. Ni la propia producción se lo toma en serio marcando cada una de sus apariciones con una ridícula música apoyada en tonos country. Eso sí, nadie duda que su personaje es el más recordado.

“Trae mala suerte matar a una araña al estrenar una casa” (Molly Jennings)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Aracnofobia, un film que no hace honor a su título al menos desde el punto de vista del terror. Ahora bien, lo que no se puede negar es que junto a ‘¡Viven!’ (1993), ‘Congo’ (1995) y ‘Bajo cero’ (2006) forma un muy curioso pack que aglutina todas las películas dirigidas por Frank Marshall. Si la encuentran por ahí pueden pegarle un visionado y celebrar así su 30 aniversario.

Tráiler de Aracnofobia