Cadáver
Comparte con tus amigos










Enviar

El director holandés Diederik van Rooijen debuta en Hollywood y en el terror con esta película. Una película en la que nos invita a adentrarnos en un lugar tan tétrico como es la morgue. Ha llegado la hora de saber porque a un cuerpo sin vida se le conoce como a un… ‘Cadáver’.

“Al olor nunca te acostumbras”

Crítica de Cadáver

Cualquiera que haya visto La autopsia de Jane Doe’ (André Øvredal, 2016) encontrará en ‘Cadáver’ muchos elementos comunes. Ambas historias se desarrollan en una morgue. Un cadáver es el centro de atención. Y, finalmente, lo sobrenatural tiene un gran peso en la trama… Así pues, bien se puede decir que son casi hermanas. La principal diferencia es que en la cinta de Øvredal los sucesos se iban desarrollando al tiempo de la autopsia. En cambio, en esta propuesta dirigida por Diederik Van Rooijen los sucesos se desencadenan con la llegada del cadáver del título. No es una gran diferencia, pero ahí está.

En ‘Cadáver’ (The Possession of Hannah Grace) todo explota a raíz de un exorcismo que termina de forma dramática. El exorcismo de la joven del título en inglés, Hannah Grace. Lo que presenciamos luego es la llegada de un cuerpo sin vida a la morgue. A partir de ahí es cuando lo sobrenatural comienza a acosar a la protagonista, la recién llegada Megan Reed.

Dejando parecidos al margen, ‘Cadáver’ presenta una buena facturación y puesta en escena a todos los niveles. Para empezar, llama mucho la atención la ambientación en la morgue. Este recinto de muertos queda configurado como la parte de carga de una nave espacial. En este sentido, tenemos las típicas luces con fluorescentes, la voz metálica de la máquina e incluso el puesto de control central. Amén claro está de la sala con los cuerpos. Por otro lado, también tenemos un muy buen trabajo en las prótesis del cuerpo de Hannah Grace. Aquí destaca la labor del nominado al Oscar Adrien Morot en el equipo de maquillaje.

En el terreno de los sustos y el miedo todo está muy controlado. No se abusa de los ya trillados “jumpscares” y el terror se trata de generar con la ya comentada ambientación. Naturalmente, la presencia del cadáver también contribuye a generar gran perturbación. De hecho, a medida que va avanzando el metraje va tomando más y más protagonismo…

La trama avanza haciéndonos testigos de la infernal jornada que Megan Reed pasa en la morgue. Antes ya hemos sido obsequiados con el clímax de un malogrado exorcismo y después se producirán algunos flashbacks. Estos breves saltos al pasado se hacen para conocer mejor los problemas personales de Megan y completar su perfil. Además, por la película harán también su aparición personajes internos y externos. Este tipo de personajes son meros puntos de apoyo para la protagonista y también mera carnaza…

En general no estamos ante un grandioso guión ni ante una fabulosa historia. Incluso tiene algunas lagunas e incoherencias. Ahora bien, el trabajo es brutalmente honesto y entregado con el único fin de cumplir su propósito. Un propósito que no es otro que el de ofrecer una historia de terror para ser disfrutada por los fans del género. Si además se disfruta en solitario (como la protagonista) mucho mejor. Prueba de todo esto que comento es su corta duración, 85 minutos.

“Este trabajo no es para cualquiera”. The Possession.

El protagonismo del film va para la actriz canadiense Shay Mitchell. Tras varios trabajos en televisión, este es su primer gran papel protagonista en cines. Shay no hace mala labor y cumple. Sobresale especialmente al recrear el carácter independiente de Megan pero quizás flaquea a la hora de exponer el pánico por el que pasa su personaje.

En la ya citada ‘La autopsia de Jane Doe’ era una modelo la que “interpretaba” al cuerpo inerte, Olwen Catherine Kelly. En ‘Cadáver’ sucede lo mismo y es otra modelo la que yace en la camilla, Kirby Johnson. Esta joven además es bailarina y contorsionista, esto último añade un terrorífico y natural extra a su rol. Kirby está empezando en esto de la actuación y aquí su labor se limita a la pura y dura expresión corporal.

Del resto del elenco hay poco que decir. Como expuse anteriormente estamos ante personajes de apoyo y con minutos limitados. Estos son los casos de Stana Katic y Grey Damon. La primera apenas puede brillar nada como Lisa, una médico amiga de Megan que la ayuda a superarse. El segundo tiene más importancia en su rol de Andrew, policía y exnovio de Megan. Lisa supone un punto de apoyo interno y Andrew uno externo. Finalmente, el papel de Louis Herthum queda muy mal desarrollado, sobre todo en su segunda aparición. Otros intérpretes como Nick Thune, Jacob Ming-Trent y Maximillian McNamara son mera carnaza.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Cadáver. No estamos ante una mala opción para pasar una buena jornada de terror angustioso. Por otro lado, resulta innegable que la cinta podía haber dado más de sí. Ahora bien, observando el actual panorama del cine de terror comercial este film se alza por encima de otros anunciados con más bombo y platillo. Si os gustó ‘La autopsia de Jane Doe’, entonces, debéis tener en cuenta a ‘Cadáver’.

Tráiler de Cadáver