Retornados
Comparte con tus amigos










Enviar

Manuel Carballo nos presenta una sociedad donde los zombis son “enfermos”. “Enfermos” que pueden ser tratados médicamente para controlar su estado. Estos individuos no son zombis pero tampoco son humanos. Se les conoce como ‘Retornados’.

“No son zombis. Son retornados” (Doctora Kate)

retornados-proteína

Crítica de Retornados

En 2010 Manuel Carballo nos trajo La posesión de Emma Evans, una especie de film “de exorcismos” aderezado con tintes de drama social. Aquella fue una curiosa pero decepcionante propuesta. Tres años después nos volvió a presentar un curioso film de ese mismo estilo pero que no resulta cómo se vendió, no al menos plenamente. Me explico: ‘Retornados’ es una especie de film “de zombis” aderezado con tintes de drama social y humano. Así las cosas, nuevamente la película resulta “curiosa” pero también decepcionante. Estamos en las mismas que con ‘La posesión’. Eso sí, la puesta en escena de esta película es mejor que la anterior.

‘Retornados’ intenta adentrarse en la problemática, social y humana, en la que se ven inmersos los “infectados” y el mundo que los rodea. A través del “retornado” Alex vemos y experimentamos el rechazo de gran parte de la sociedad a su peligroso estado. Un estado físico que puede estallar en cualquier momento siempre que no sea debidamente controlado y/o tratado. También vemos el elevado coste que supone el desarrollo o búsqueda de una cura y cómo esto le afecta en su vida diaria junto a su novia, la doctora Kate.

retornados-novios

La excusa “zombi/infectado/retornado” le sirve a Manuel Carballo para recrear el drama que, en nuestra misma realidad, puede sufrir una persona infectada por determinados virus contagiosos (más extremo y radicalizado en la pantalla… que para eso es una película). Básicamente eso es ‘Retornados’, es decir, no esperéis encontrar aquí cientos de “zombis” y escenas tremebundas porque es un completo error y la decepción será máxima. Para explicarme mejor usaré esta frase: ‘Retornados’ es un film “de zombis” pero “sin zombis”. Es un nuevo “experimento” por parte de Manuel Carballo que intenta reinventar una vez más el género de terror aplicando perspectivas sociales al mismo.

Más allá de ese toque “social y curioso” con el que parece marcar sus films Carballo, tenemos una película que, en su conjunto, resulta aburrida e insulsa. En ningún momento llegas a empatizar ni con los personajes ni con lo que se nos cuenta. Sólo en la parte final presenta algún giro que la hace un poco más entretenida e interesante pero ya es demasiado tarde. Es como cuando un equipo intenta remontar el marcador adverso en los últimos minutos pero no lo consigue porque antes no ha jugado bien. Esto es lo que pasa con esta película. Por ello me resultó globalmente decepcionante.

retornados-ejército

Respecto al elenco tenemos una pareja principal protagonista formada por Emily Hampshire y Kris Holden-Ried (Kate y Alex). También nos encontramos con una pareja secundaria formada por Claudia Bassols y Shawn Doyle (Amber y Jacob). Por la parte que nos toca resulta obligatorio resaltar que Claudia es una actriz catalana afincada en USA. Allí lleva tiempo ganándose la vida e incluso filmó una película con Jean-Claude Van Damme pendiente de ver, algún día, la luz. En esta ficción ambas parejas son íntimas gracias a Alex y Jacob que llevan muchos años de amistad.

Entrando brevemente en las interpretaciones tengo que decir que no les pongo mayores pegas. Los cuatro intérpretes están correctos/as y sin grandes alardes. Quizás me quedaría más con Kris Holden-Ried que fue con el que más “cercano” me sentí debido a su sufrimiento al ser un “retornado”. Por su parte, Emily Hampshire pasa casi todo el film con cara de palo en su rol de Kate, una doctora que trabaja con retornados intentando conseguir avances y una cura. Shawn Doyle simplemente está para dotar de una amistad pasada al personaje de Holden-Ried. Y, finalmente, nuestra compatriota Claudia luce bien pero no tiene muchos minutos en pantalla.

“Ser un retornado es un privilegio no una maldición” (Doctora Kate)

retornados-abrazo

En conclusión.
Concluyo esta crítica de Retornados, cuando me dispongo a ver una película de “zombis” tengo muy claro lo que quiero ver. Es cierto que esta cinta no es una película “de zombis” en sentido estricto y eso puede servirle de disculpa. Sin embargo, entiendo que, al igual que sucedía con ‘La posesión de Emma Evans’, el resultado de experimentar con ciertos temas e iconos del género de terror tampoco le ha funcionado en esta ocasión a Manuel Carballo. Ya sabéis lo que se dice: “Los experimentos se hacen con gaseosa”.

Tráiler de Retornados