La vieja guardia
Comparte con tus amigos










Enviar

Charlize Theron es Andrómaca de Escitia, o como la llaman sus compañeros de batalla, Andy. Hablamos de una guerrera milenaria que lleva más de 600 años luchando y que comanda un grupo de guerreros inmortales. Ahora, en Cineycine, vamos a hacer de bardos para narraros las legendarias batallas de… ‘La vieja guardia’.

“Yo siempre voy primero” (Andy)

Crítica de La vieja guardia

Estamos ante una nueva película que cae en manos de Netflix después de que, al parecer, ningún estudio aceptase su financiación, o que vieran que las posibilidades de recuperar el dinero invertido fueran escasas. Y eso a pesar de tener nombres potentes en su cartel. Este es el caso de Charlize Theron que, después de estar un tiempo alejada de la acción, vuelve para recuperar su lado de tipa dura.

En el caso de ‘La vieja guardia’, lamentablemente, estoy de acuerdo con su salida en Netflix y no en cines. Me explico, habiendo leído el cómic original de Greg Rucka y Leandro Fernández esperaba una película de acción alocada. Esto debería haber sido así porque hablamos de una obra bastante violenta, con personajes que tienen elementos que rozan el humor negro (especialmente el villano) y cargada de muy mala leche. Todo esto, por desgracia, no lo recupera Rucka ni de lejos en esta versión cinematográfica de la que ha escrito el guión.

Además de lo anterior, Rucka hace cambios que no le hacen justicia a su propio cómic. Entre ellos el de preparar el camino a una secuela que, prácticamente, no aporta nada a la trama principal. Sumémosle también que de la mala leche que destilaban los protagonistas en las viñetas hay poco en la cinta, siendo sustituido por un drama flácido que no termina de ser solventado adecuadamente.

En la dirección sobresale el fichaje de Gina Prince-Bythewood. Destaca que en su carrera como directora solamente presenta tres films estrenados en salas USA y ninguno de acción. Su filmografía estaba más centrada en series de TV. Así las cosas, no la veo cómoda en una película del calibre de ‘La vieja guardia’. Por si fuera poco, de su comentado paso por las series hereda ciertos elementos televisivos. Por otro lado, determinadas decisiones musicales se antojan sonrojantes a la hora de emplear música no original en varias secuencias de acción que pedían a gritos una mayor contundencia. En relación con esto también destaca el hecho de que no deja respirar a la banda sonora de Volker Bertelmann y Dustin O’Halloran.

A lo anterior hay que sumar que en el film no vemos nada de mala leche ni gore. Apostillo, una vez más, que en las viñetas los personajes eran mutilados, ametrallados y tiroteados sin pudor y con contundencia. Los protagonistas terminaban hechos puré y se regeneraban una y otra vez. Aquí no vemos nada de eso. Tan solo los habituales tiros en la cabeza, algún que otro corte y poco más. Eso sí, sangre a toneladas para alcanzar la R. Pero ¡ojo! es una R que no aporta nada y si hubiera sido PG-13 no me habría extrañado nada.

Lo positivo de este film se puede resumir en su elenco. Especialmente destacados resultan Charlize Theron y Matthias Schoenaerts que consiguen cierto carisma y química entre ellos. Ambos nos hacen creer que son verdaderos guerreros inmortales que llevan siglos trabajando juntos. Por su parte, la nueva adquisición del grupo, Niles Freeman, interpretada por KiKi Layne, tampoco desentona. También resalta la enorme profesionalidad de Chiwetel Ejiofor. Y eso que, en su caso, cuenta con un material no tan solvente. Ejiofor logra que su Copley sea algo más convincente que el villano de Harry Melling. Este último es una versión edulcorada de Mark Zuckerberg mezclada con el Lex Luthor de Jesse Eisenberg. De la mole cargada de tatuajes que era el maloso del cómic no hay ni rastro y no produce temor ni memorabilidad.

Al margen del casting, también voy a hablar bien de las secuencias de acción. Ya expuse antes que no son de la contundencia esperada. No obstante, se puede decir que están bien planificadas y lo suficientemente bien filmadas. Eso sí, repito que en esta película se pedía a gritos la crudeza del cómic original y más en un canal de streaming que presume de atreverse con todo. Finalmente, la banda sonora de Volker Bertelmann y Dustin O’Halloran aporta más bien poco. Sus composiciones no son nada del otro mundo. En cualquier caso merecían tener más presencia dentro del film.

En conclusión.
Termino esta crítica de La vieja guardia, una producción que partía de un material muy potente. Sin embargo, en la traslación al streaming ha perdido mucho de lo que era en su contrapartida comiquera. Al final todo se salva por un elenco convincente… aunque desaprovechado en su desarrollo. Una pena que no hayan sabido captar la contundencia original.

Tráiler de La vieja guardia