La casa de la fraternidad
Comparte con tus amigos










Enviar

¿Qué si eres chico y por una serie de circunstancias debes vestirte de chica y convivir con el sexo opuesto como una más?… Seguramente que pasarías por muchas de las situaciones que tienen que vivir los protagonistas de ‘La casa de la fraternidad’. Pasemos a conocerlos y como ponía el eslogan de la película…

“Míralas de cera…. No tan cerca”.

Fraternidad

Valoración:
Esta película es graciosilla. Es la típica película que pones cuando te quieres partir de la risa, y si decides hacer una “quedada” con unos amigos para verla, muchísimo mejor todavía. Puedo asegurar que terminarán con dolor de barriga de tanto reír. La peor parte de la cinta es poco después de los primeros minutos cuando los chicos son ellos y deben presentar todo la trama de la misma. Pero una vez que los chicos se visten de chicas (que no es mucho rato después) es todo risas hasta el final.

Las situaciones a las que se exponen dan para mucho: tienen que convivir con las chicas más feas y/o perturbadas de la universidad (una de ellas comenta que trata de que le gusten los chicos, los persigue pero no lo consigue porque tiene problemas al correr al tener una pierna más corta que la otra), deberán experimentar lo que sufren las chicas: problemas emocionales, saber arreglarse para salir y las constantes situaciones que sufren las mujeres día a día (como las enormes colas que deben hacer para usar el servicio). Y sobre todo lo más gracioso es ver como con el pasar del tiempo como los chicos se van sintiendo en realidad chicas y realmente se creen las situaciones por las que pasan y sufriendo por las mismas causas; hasta terminan llorando al leer revistas destinadas al público femenino y sufriendo por no encontrar vestidos adecuados para ellos.

Fraternidad

De todas las actuaciones mi favorita es la de Michael Rosenbaum más conocido por muchos como Lex Luthor en “Smallville”. Además, fue la voz de “Flash” en la serie “La Liga de la Justicia/Ilimitada”.

En general casi pondría este film al mismo nivel de hilaridad que las de ‘Hot Shots’. Tan cierto es esto que no importa las veces que la vea, me río con las mismas ganas en cada escena. Esto ya debí haberlo sospechado cuando la primera vez que la alquilé… la vi tres veces consecutivas y decidí que al siguiente día la compraría (cosa que exactamente hice).

Conclusión:
Es una pena que ‘La casa de la fraternidad’ sea tan poco conocida porque considero que es una de las más graciosas que he visto recientemente. Echénle un vistazo y si les gusta hagan el favor de correr la voz sobre ella.

Fraternidad