El informador
Comparte con tus amigos










Enviar

Cuando vi el tráiler de esta película me dije que tenía que verla. El tema me interesaba y quería saber cómo Ben Younger había reflejado esta realidad en su ópera prima. El resultado del visionado, tanto antes como ahora (pasados ya 20 años), sigue siendo muy satisfactorio. Llegó el momento de establecer contacto con… ‘El informador’.

“Soy millonario ¿suena raro, no? Si, resulta raro decirlo. Soy un puto millonario” (Jim Young)

Crítica de El informador

En 1987 Oliver Stone nos mostró en ‘Wall Street’ a los grandes tiburones de la bolsa. Posteriormente, en 2013, Martin Scorsese nos contó la disparatada historia del bróker Jordan Belfort en El lobo de Wall Street’. En el medio de ambas citas se sitúa ‘El informador’ de Ben Younger. Aquí tenemos un film centrado casi exclusivamente en denunciar los conocidos como “chiringuitos financieros” y el modo de trabajar de sus “brókers”, jóvenes ansiosos por ganar dinero fácil con tan sólo descolgar el teléfono.

En el film seremos testigos de la forma de trabajar en JT Marlin. Veremos sus procesos de selección (atención a la entrevista grupal que organiza Jim Young), el método de trabajo mediante fichas de datos y un interminable reguero de agresivas llamadas telefónicas (más de 700 al día para cada “agente”) trufadas de mentiras (atención a la frase “Tu trabajo es llamarlos y conseguir engancharlos. Vendes un sueño”). Por supuesto, también es palpable el estrés continuo en una “sala de calderas” repleta de jóvenes en mangas de camisa y corbata. Todos ellos perdiendo los nervios por enganchar el dinero de sus interlocutores telefónicos siguiendo dos reglas básicas: “Si hay tetas no te metas y no nos pases paja”.

Además, en la película también somos testigos del tren de vida que intenta llevar estos adoradores de Gordon Gekko. Grandes casas, coches carísimos, trajes relucientes,… Sin embargo, la realidad es que todos ellos viven en una gran mentira propiciada por su actividad ilegal. Y en esto se centra el tramo final. Ahí es dónde veremos las consecuencias de toda esa marabunta de compra/venta telefónica de acciones a precio de ganga. Un detalle muy importante es que también veremos la otra cara de la moneda. La cara de un padre de familia estafado (interpretado por Taylor Nichols) y el drama que esto le provoca.

A nivel personal puedo dar fe que todo lo que se cuenta en ‘El informador’ es cierto y está reflejado con gran veracidad. Y puedo dar fe porque yo mismo trabajé en empresas del sector con cierto renombre y visité de pasada algún chiringuito de estos. Y la metodología en ambos casos, más que menos, era la descrita en la película. El propio Ben Younger también trabajó e investigó una de estas “cuevas de Alí Babá”. Así pues, en el film recoge su experiencia personal. Inclusive, si se fijan bien, podrán verlo haciendo un cameo como un “bróker” de JT Marlin hablando por teléfono con una posible víctima. En consecuencia, para el trabajo como director y guionista de Younger sólo caben elogios, sobre todo por sacar los trapos sucios de este tipo de “empresas” a la luz de la gran pantalla.

En la banda sonora encontramos a la artista conocida como The Angel con partituras muy de su estilo. Además, la película está trufada de temas de hip-hop y rap que suenan casi de manera continua como fondo. No tienen más que repasar los créditos finales para tomar nota del elevado número de canciones del film.

“Somos superestrellas”. Los lobos de Wall Street.

El elenco está repleto de artistas que, por aquella época, eran jóvenes valores a explotar. El protagonista principal es Giovanni Ribisi como Seth, un joven que entra en JT Marlin dispuesto a aprenderlo todo y a conseguir las 40 cuentas necesarias para actuar como corredor independiente. Sin embargo, poco a poco, se irá dando cuenta de que no es oro todo lo que reluce… En la actuación de Ribisi se observa una clara evolución ligada a sus llamadas telefónicas terminando convertido en un auténtico genio del teléfono capaz de vender hielo a un esquimal. Atención también a sus careos con su padre, un juez federal, al que da vida Ron Rifkin. La performance de Rifkin es muy severa y representa la dura conciencia “interior” de Seth.

En el chiringuito el jefe de grupo de Seth es Greg Weinstein interpretado por Nicky Katt que nos entrega a un tipo tremendamente elegante y altivo. La interpretación de Katt dibuja a un sujeto que se considera superior a sus amigos con ciertos tics de desprecio y envidia. La única chica destacada de la oficina y de todo el film es la secretaria Abbie interpretada Nia Long. La actriz sobresale entre tanto bróker por su gran naturalidad, cercanía y simpatía con la cámara. ¿Y quién es el jefe supremo de JT Marlin? Pues un joven Tom Everett Scott que sale más bien poco en su rol de Michael pero que cumple sobradamente con sus discursos triunfalistas…

El principal apoyo de Seth en JT Marlin lo representa Chris al que da vida Vin Diesel. Chris es un agente superior e ídolo para todos sus compañeros, basta ver como cierra la venta de un paquete de acciones a un médico con la sala rendida a sus técnicas. En este film Vin Diesel oculta todos sus músculos bajo sus caros trajes y demuestra que, en sus inicios, realmente tenía talento más allá de sus poderosos bíceps. La pena es que no se prodigara más en roles de este tipo y se decantara totalmente por lo físico.

Finalmente, párrafo también destacado para Ben Affleck encarnando a Jim Young, otro de los agentes superiores y el encargado de las charlas de adoctrinamiento. Lo cierto es que Affleck no sale mucho, puede que tenga tres o cuatro escenas… ahora bien, sus minutos en pantalla son realmente contundentes y su personaje deja huella por la retahíla de sentencias y firmezas que escupe por su boca para espolear a los nuevos agentes (ojo a su definición de “Actúa como si…”). No me cabe la menor duda de que las mejores frases del film van para un sensacional Affleck.

“Aquí queremos ganadores, no cobardes. ¿Queréis vacaciones?… pues ir a trabajar a la Escuela Pública” (Jim Young)

En conclusión.
Termino esta crítica de El informador, un film que plasma a la perfección el mundo de los “chiringuitos financieros” y de la clase de gente que allí trabaja. Por la importancia del tema que trata entiendo que debe ser de visionado obligatorio para todo aquel que se preocupe mínimamente por su dinero. Recomendada.

Tráiler de El informador