Cry Macho
Comparte con tus amigos










Enviar

Clint Eastwood regresa a cines con una película que ya le fue ofrecida en 1988. Sin embargo, en aquel momento, Eastwood se veía demasiado joven para encarnar al anciano Mike Milo. Han tenido que pasar 33 años para que el mítico actor y director retomase el proyecto estrenando ‘Cry Macho’.

“Macho… se llama Macho” (Rafael)

Crítica de Cry Macho

El inmortal Clint Eastwood sigue a lo suyo estrenando películas acomodadas a su edad y dando el callo por partida doble: director y protagonista. Si en 2018 nos trajo ‘Mula’, ahora hace lo propio con ‘Cry Macho’. En esta ocasión hablamos de una película basada en la novela homónima del fallecido N. Richard Nash y publicada en 1975. De su adaptación al guión cinematográfico se ha encargado Nick Schenk, guionista reconocido que ya trabajó con Eastwood en la citada Mula y enGran Torino’.

La historia que nos cuenta ‘Cry Macho’ es una historia muy clásica y sencilla. Aquí tenemos el típico viaje por carretera en el que dos personas de caracteres diferentes se conocen y terminado congeniando. En este caso se trata de un anciano (Milo) y de un joven truhan (Rafael). Cada uno aprenderá algo del otro. Aunque, por supuesto, Milo tiene mucho más que enseñar de la vida a Rafa. Tampoco me puedo olvidar como personaje imprescindible al corajudo gallo que les acompañará durante todo el recorrido. Un gallo llamado “Macho”, de ahí el título y de lo que opina Milo sobre los “machos”.

Dada la pareja protagonista, tendremos inevitables reflexiones sobre la vejez, la pérdida, o el hecho de no sentirse parte de una familia. Este último tema enlaza con la exposición del maltrato materno y el abandono paterno. El primero de ellos representado por una madre que piensa que el chico es de su propiedad… y el segundo plasmado en un padre que huyó del hogar buscando nuevos horizontes. Ahora cada uno de ellos quiere usar a Rafael en su propio beneficio. Y es en ese punto donde entra Milo. El personaje de nuestro amigo Clint se verá obligado a lidiar con la poderosa madre y con el padre al que está unido por una estrecha amistad pero que, sin embargo, no le cuenta toda la verdad…

Tal y como acabo de exponer, la película adopta la forma de una road-movie. Una road movie ambientada en 1979-1980 con las polvorientas carreteras y pequeños pueblos mexicanos como telón de fondo. En este sentido, y nuevamente, volvemos a estar ante un film que usa indistintamente el español y el inglés. A lo largo de la película escucharemos a muchos personajes hablar en español, siendo Rafa el improvisado traductor tanto para Milo como para los otros protagonistas que van apareciendo. Así las cosas, y tal y como he expuesto en otras ocasiones, resulta absurdo ver la cinta doblada. En consecuencia, vuelvo a recomendar su visionado en versión original.

Lógicamente, y a lo largo del recorrido, nuestra peculiar pareja irá encontrando todo tipo de gente y afrontando todo tipo de situaciones. Entre la gente a destacar estarían Marta y los vecinos de un pueblo donde Milo y Rafa pasarán unos cuantos días. Y entre las situaciones a afrontar estarían las provocadas fundamentalmente por el principal y violento esbirro de la madre de Rafa. Atención al papel fundamental de Macho en algunas de ellas…

Respecto a la música de Mark Mancina decir que destaca en la misma un cierto aire de western. También el propio Clint Eastwood ha dejado su típica aportación a la banda sonora con algunos arreglos musicales. Finalmente, se incorporan a la misma algunos boleros tan hermosos y populares como “Sabor a mí” versionada por Eydie Gormé y Los Panchos.

“Le estoy devolviendo el favor”. El último cowboy.

Pasando a comentar el reparto tenemos a Clint Eastwood como principal protagonista encarnando a Mike Milo, un viejo excampeón de rodeo que casi tiró su vida por la borda después de un fatal accidente y de una dolorosísima desgracia familiar… Desde un punto de vista mental resulta increíble comprobar como Eastwood, a sus 91 años, sigue siendo capaz de memorizar sus diálogos. Por otro lado, físicamente, ya se le notan sus andares lentos y su ahorro de energía. Aun con todo, todavía es capaz de lanzar algún puñetazo y de montar increíblemente a caballo. Si esta es la última vez que lo vamos a ver en cines como actor, entonces, creo que es un buen final para él… sobre todo por cómo acaba su personaje en la película.

El actor que más minutos tiene estando, en todo momento, codo con codo junto a Clint es Eduardo Minett. Este joven debuta en un largometraje después de haber trabajado en algunas series para la televisión. Eduardo lo hace bastante bien y no le pierde nunca la cara a Eastwood. Suyo es el rol de Rafael, un adolescente que se ha lanzado a sobrevivir en la calle ante los malos tratos de su madre y el abandono de su padre. Respecto a sus progenitores decir que van para Fernanda Urrejola (Leta) y para Dwight Yoakam (Howard), respectivamente. La actriz chilena entrega a una mujer muy temperamental, con mucho poder y con incontrolables estallidos. Por su parte, el cantante y actor norteamericano permanece en la sombra aprovechándose de una “deuda vital” que Milo tiene para con su personaje.

Y ya terminando alabar también la importante presencia de la mexicana Natalia Traven como Marta, una “abuela” viuda que tiene a su cargo a todas sus nietas. Natalia llena la pantalla con su presencia demostrando la gran autoridad de su personaje como abuela y responsable del restaurante más importante de un pequeño pueblecito al que llegarán Milo y Rafa. ¡Ah! Y no me olvido de Macho, el valeroso e inseparable gallo que acompaña a Rafa. En el film fue “interpretado” por 11 gallos diferentes.

“Eso de ser macho está sobrevalorado” (Mike Milo)

En conclusión.
Termino esta crítica de Cry Macho, una película “pequeña” para un mundo que se ha vuelto demasiado grande. Un mundo que rechaza a los héroes viejos del día a día para venerar a superhéroes imposibles que salvan al mundo de chasquidos genocidas. Por último, alabar por enésima vez a Clint Eastwood, un hombre que demuestra que la edad no es ningún problema para seguir al pie del cañón estrenando en cines… y no en directos a video o televisión, tal y como hacen otros ilustres nombres de los que ahora no me quiero acordar.

Tráiler de Cry Macho