El Inmortal Hulk: Número 4
Comparte con tus amigos










Enviar

Las historias desarrolladas por Al Ewing siguen rescatando a personajes del pasado. En esta ocasión retorna Brian Banner para seguir atormentando a su hijo y a su verdoso alter ego. Por su parte, Joe Bennett entrega su mejor arte hasta ahora. Estamos ante el primer número verdaderamente imprescindible de esta nueva etapa. Miremos ya mismo a los espejos…

“Hay que vigilar a los vigilantes”.

Comentario de El Inmortal Hulk: Número 3.

La trama global que está desarrollando Al Ewing en esta nueva colección empieza a dar sus frutos y respuestas. Ahora bien, al mismo tiempo también va generando nuevos interrogantes. Para empezar, el guionista vuelve a hacer un guiño al pasado de la colección. Concretamente se rescata al maltratador padre de Bruce Banner, personaje desarrollado por el no siempre valorado Bill Mantlo. El quién (o qué) lo ha traído de regreso es algo que todavía está por desvelar. El cómo parece que es a través de “las puertas verdes y espejos”. De momento se ofrecen algunas pistas en la posesión a Sasquatch. Pistas que Shaman (el místico de Alpha Flight) afirma que nos llevan a oscuras fuerzas: “El rostro que no soportamos ver”. Ahí queda eso…

En lo concerniente al nuevo Hulk decir que, en algunos diálogos del vs contra Sasquatch, se nos da a entender que es Banner quién lo controla. Sin embargo, esto cambia radicalmente cuando, en el número siguiente, vemos como Banner intenta comunicarse con él. Respecto a las apariciones de Hulk cuando muere Banner también sigue el misterio. En este sentido, se retoma lo ya anticipado en el número 3 a modo de breve viñeta. Me refiero a que Hulk puede salir al exterior sin necesidad de que Banner muera. Esto queda claro al final del número 6 cuando Banner desvela su “secreto” a la Capitana Marvel. Un secreto aterrador…

Retomando la pelea de Hulk Vs Sasquatch, decir que las consecuencias de la misma provocan la aparición de algunos miembros de Alpha Flight, el mítico grupo canadiense. Aquí podremos ver al ya citado Shaman y al más querido por mí: Puck. Además, estas consecuencias también dan lugar a una nueva trama que también pinta interesante. La aparición de una nueva “Base Gamma” denominada ahora “Base Sombra”, liderada por el General Fortean. Básicamente estamos ante una fortaleza secreta con métodos más oscuros y crueles que la “Gamma”. No obstante, su objetivo es el mismo: atrapar a Hulk y experimentar con él. Atención porque la aparición de “Base Sombra” trae de regreso, brevemente, al Doctor Frye, el villano del número 2.

Finalmente, también se da respuesta al interés real de la periodista Jackie McGee en Banner y Hulk. Es una respuesta un tanto sorprendente y ahora mismo no sé a dónde podrá llevar al personaje más adelante… pero parece que a nada bueno. ¡Ah! No se pierdan los “cameos” de dos clásicos: Betty Banner y Leonard Samson.

El dibujo que nos entrega en esta ocasión Joe Bennett es el mejor y también el más espectacular. A esto ayuda mucho que el número 5 sea un combate a muerte entre Hulk y Sasquatch. Ya he comentado en las anteriores reseñas que Bennett da lo mejor de sí al dibujar los músculos y la hipertrofia… y aquí tiene a dos titanes para lucirse. No obstante, en algunas viñetas los golpes carecen del movimiento que sería deseable para haber logrado un mejor trabajo.

Para el número 6 se produce un nuevo cambio de dibujante, algo que ya expuse anteriormente que no me gusta pues rompe totalmente el estilo visual de la colección. Ahora el artista “invitado” es Lee Garbett. Su estilo es bastante “seco” y funcionaría mejor en una colección tipo ‘The Punisher’.

Conclusión.
El Inmortal Hulk: Número 4 resulta superior a todos los cómics publicados hasta ahora. Al Ewing empieza a demostrar su talento hilvanando y relacionando historias. La única pena es la no continuidad de la narrativa visual cambiando en cada número el arte de Joe Bennett.