El Inmortal Hulk: Número 2
Comparte con tus amigos










Enviar

Al Ewing y Joe Bennett continúan llevando al mortal más poderoso de la Tierra por el sendero del terror. Historias de superhéroes que bien se podrían encuadrar en el cine de género con monstruo vengativo de por medio. En las siguientes páginas conoceremos a “El fantasma andante”.

“Me llamo Robert Bruce Banner. No me enfurezca”.

Comentario de El Inmortal Hulk: Número 2.

El guionista Al Ewing sigue avanzando en su línea “imitadora” y “homenajeadora”. Con esto quiero decir que continúa aplicando el estilo de la famosa serie protagonizada por Bill Bixby y Lou Ferrigno. Un estilo que ya comenté, en la reseña del número 1, que también aplicaron, en su momento, Bruce Jones y John Romita Jr. Así las cosas, en estas grapas tenemos a un fugitivo Banner viajando y resolviendo los problemas que se va encontrando. Bueno, para especificar habría que decir que Banner investiga los problemas y Hulk los resuelve de manera cruel e inmisericorde. ¡Ojo al castigo que aplica al responsable de “la cadena de dolor”! Por otro lado, Ewing también continúa con los homenajes a los primeros números. En este sentido, las primeras viñetas son todo un homenaje al miedo y estrés que pasaba Bruce Banner cuando comenzó a convertirse en Hulk.

Además de lo que ya he comentado, el guionista también aprovecha para ir dejando referencias a personajes clave en la mitología de la colección. Ahí están los pensamientos de Banner sobre Doc Samson y Betty Banner. Hay que destacar que Ewing también va aclarando las circunstancias y efectos de la “muerte” de Banner. Al mismo tiempo va esclareciendo el proceso por el que ahora se convierte en Hulk y las características mentales de este nuevo y cruel coloso esmeralda.

Respecto al “villano” del número y sus motivaciones, he de decir que me recordó a Max Hammer, aquel viejo mafioso que apareció en los números 294 al 296 USA del Volumen 1 (abril a junio de 1984). En concreto, y sin “spoilers”, me refiero a la experimentación gamma. Y hasta aquí puedo contar…

En los lápices seguimos contando con Joe Bennett con Ruy José como entintador y Paul Mounts aplicando el color. La portada sigue siendo obra de Alex Ross. Lógicamente, y al no variar el equipo artístico, el estilo del dibujo sigue siendo exactamente igual al ya comentado anteriormente. Ahora bien, quiero destacar dos aspectos. Por un lado, son muy curiosos los homenajes que podemos encontrar en las viñetas al mundo de Marvel. Algunos ejemplos: El restaurante al que entra a comer Banner se llama “Buscema´s”, uno de los periódicos a la venta es el Daily Bugle y la palabra “Asgard” adorna uno de los armarios de un bar. Por otro lado, hay que destacar muy positivamente el brillante efecto de la radiación gamma conseguido en el cuerpo del “villano”.

Conclusión.
El Inmortal Hulk: Número 2 es una consolidación, tanto artística como narrativa, de lo ya visto en el primer número. Por lo demás, no aporta (aparentemente) gran cosa que otra historia autoconclusiva. Los amantes de los brutales combates tendremos que esperar a próximos números y rivales.